25 Mar 2018 - 10:36 p. m.

FBI reportó un ciberataque masivo contra 320 universidades

Nueve iraníes que trabajan en nombre del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica piratearon las computadoras de 7998 profesores en 320 universidades de todo el mundo en los últimos 5 años.

Redacción VIVIR

El FBI busca a estos nueve iraníes acusados de piratería electrónica.  / FBI
El FBI busca a estos nueve iraníes acusados de piratería electrónica. / FBI

Cuando el mundo no termina de sorprenderse por el robo de información de más de 50 millones de usuarios de Facebook, ahora el FBI reportó que un grupo de al menos nueve iraníes que al parecer trabajan para los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica piratearon las computadoras de 7998 profesores en 320 universidades de todo el mundo en los últimos 5 años.

Los responsables, que el FBI ya exhibe en un cartel y está tras sus pistas, habrían robado 31,5 terabytes de documentos y datos, incluidas investigaciones científicas, publicaciones de revistas y disertaciones. Entre los afectados también figuran las Naciones Unidas, 30 empresas norteamericanas y cinco agencias gubernamentales de EE. UU.

El asalto cibernético masivo es "una de las mayores campañas de piratería", dijo en una rueda de prensa el fiscal federal Geoffrey Berman del Distrito Sur de Nueva York, donde se presentó la acusación. De acuerdo al fiscal, los piratas informáticos iban tras información relacionada con “innovaciones y propiedad intelectual de las mentes más brillantes de nuestro país".

De acuerdo a un reporte sobre el tema de la revista Science, los acusados vendieron los datos robados a través de dos sitios web, Gigapaper y Megapaper. La operación buscaría ayudar a las universidades iraníes, así como a las organizaciones científicas y de investigación de ese país, a acceder a información privilegiada.

Otros países que estarían en la mira de los piratas de ideas e información serían: Australia, Canadá, China, Dinamarca, Finlandia, Alemania, Irlanda, Israel, Italia, Japón, Malasia, Holanda, Noruega, Polonia, Singapur, Corea del Sur, España, Suecia, Suiza, Turquía y el Reino Unido.

De acuerdo con la información suministrada por el FBI a los jueces, una de las estrategias usadas por los hackers consistió en contactar a los investigadores a través de correos electrónicos, haciéndose pasar por lectores interesados en sus trabajos, para luego guiarlos a páginas falsas desde las que hackeaban el acceso a sus computadoras.

"Estos acusados ​​ya no pueden viajar fuera de Irán sin el temor de ser arrestados y extraditados a Estados Unidos", dijo Berman, "la única forma en que pueden ver el resto del mundo es a través de la pantalla de su computadora, pero ahora despojados de su mayor activo, el anonimato".

Síguenos en Google Noticias