Publicidad
31 Jul 2021 - 2:43 a. m.

Fiódor Yurchijin: el cosmonauta ruso que está visitando Colombia

Fiódor Yurchijin, cosmonauta ruso con más 600 días de experiencia en el espacio, estuvo este viernes en Villa de Leyva, Boyacá, para la inauguración del 24° Festival de Astronomía. El hombre de 62 años habló sobre los recientes viajes espaciales de turismo, la estación espacial internacional y hasta sobre ovnis y vida extraterrestre.
Natalia Pedraza Bravo

Natalia Pedraza Bravo

Fotógrafa y Diseñadora Gráfica
Fiódor Yurchijin
Fiódor Yurchijin
Foto: Mauricio Alvarado Lozada

Este año se cumplen 60 años del momento en que el primer ser humano consiguió viajar al espacio exterior. El 12 de abril de 1961, Yuri Gagarin, cosmonauta y piloto ruso, logró esta hazaña que marcaría un hito en la historia del mundo y, por supuesto, en la carrera espacial.

Desde ese momento hasta nuestros días, han sido pocas las personas que han conseguido un logro similar. Aunque no hay un número claro, se estima que no serían más de 600 los hombres y mujeres han cruzado la atmósfera del planeta tierra.

Para conmemorar este importante evento, el Festival Astronómico de Villa de Leyva, invitó a uno de los pocos seres humanos que han tenido el privilegio de pertenecer a este pequeño grupo de personas: Fiódor Yurchijin.

Yurchijin es un cosmonauta ruso que ha realizado cinco viajes al espacio exterior. En total, ha estado 673 días fuera de nuestro planeta y hoy, a sus 62 años, visita Colombia para conmemorar el día en que su compatriota Gagarin cambiaría la historia para siempre.

En una rueda de prensa Fiódor Yurchijin accedió a hablar sobre viajes espaciales de turismo, la estación espacial internacional y hasta sobre ovnis y vida extraterrestre.

¿Qué opina de los recientes viajes de Jeff Benzos y Richard Branson?

Es imposible responder brevemente. Aunque yo creo que la humanidad, por lo pronto, está muy lejos de ir a de vacaciones al espacio, Branson y Beznos están ayudando a mucha gente a sentir qué es el espacio sideral.

Sin embargo, considero importante que pensemos si estas personas que viajaron con intereses comerciales pueden llamarse cosmonautas.

Yo siento mucho respeto hacia lo que han hecho ellos, pero existe un concepto que es diferente para los estadounidenses y para los rusos: la frontera entre la atmosfera y el cosmos

Para nosotros son 100 km de distancia entre la superficie de la tierra mientras que para ellos son 86 km. Para que ustedes vayan entendiendo, ninguna nave espacial sobrevuela la tierra a esta distancia, de intentarlo, se quemaría.

Quiero que piensen que el primer vuelo de Gagarin hizo una órbita de más de 300 kilómetros de la superficie de la tierra. Por otro lado, Branson realizó un vuelo a 86 km y Brezos voló a poco más de 100 km. Ambos fueron suborbitales, es decir, levantaron el vuelo y enseguida regresaron. Eso no quiere decir que no hayan logrado un milagro técnico, sin embargo, solamente alcanzaron la línea que separa el cosmos de la atmósfera. Eso es como decir que ustedes gastaron un montón de tiempo y de plata para viajar a la costa, entraron al agua, se remojaron los pies y, después de eso, anuncian que han conocido el océano completo.

Además, en Estados Unidos hay una entidad que condecora a los astronautas con una medalla -yo tengo una de esas- y Branson recibió esa condecoración. Imagínense que compran un pasaje, realizan un vuelo en avión y luego de eso les regalan una medalla que los acredita como pilotos. Sin duda, lo que han hecho ellos es digno de todo respeto, pero ¿tiene algo que ver con la profesión de astronauta o con vuelos espaciales? A mi juicio, no.

¿Qué es lo que no cuentan las películas de ciencia ficción sobre el espacio?

No voy a responder por todos los cosmonautas voy a responder por mí. Al sentarnos a comer en la mesa, tenemos que usar cinta pegante para asegurar el plato y que no flote en el aire.

Aunque la gravedad cero trae una sensación de libertad maravillosa, inmediatamente te castiga. Cualquier objeto puede irse flotando o, tal vez, puedes hacer un movimiento muy brusco y salir volando.

Cada instante que pasa en el espacio, la gravedad cero se gana tu respeto.

¿Cuál es la lección más grande que le ha dado su experiencia en el espacio sobre el planeta tierra?

Yo tenía muchas ganas de llegar a ser un cosmonauta. Cuando abordamos una nave espacial para viajar al espacio, somos patriotas de nuestros propios países, pero cuando regresamos a la tierra somos patriotas del planeta tierra.

Gagari, el primer cosmonauta, expresó su opinión con palabras maravillosas: “nuestro planeta es tan hermoso y a la vez tan frágil e indefenso que tenemos que cuidarlo en vez de destruirlo”.

Viendo nuestro planeta desde arriba y apreciando toda su belleza, lo vemos como un ser vivo. Por eso una de las tareas de los cosmonautas es hacer observaciones ecológicas. No saben lo horrible que es ser testigo del cambio de las regiones al pasar los años. La deforestación, las islas de plástico y los accidentes de petróleo se ven desde el espacio, aunque visualmente pueden ser eventos “atractivos” somos conscientes de que se están exterminando muchos seres vivos.

Por eso me uno a las palabras de Gagarín: tenemos que cuidar nuestra tierra.

¿Cuál cree que será el futuro de la estación espacial internacional?

Para mí es muy importante pensar que este es el único programa del planeta tierra en que países con diferencias políticas, religiosas y culturales, participan juntos y en paz en aras de toda la humanidad.

Yo les puedo asegurar que en esta estación se están realizando experimentos únicos y por eso considero que el programa, que se cree que estaría en órbita hasta el 2025, debe estar la mayor cantidad de tiempo posible en el espacio.

Usted ha realizado nueve caminatas espaciales ¿qué se siente caminar en el espacio?

Imagínense que están en un cuarto oscuro, encerrado y solo pueden ver el espacio exterior a través de una ventana pequeña en el techo.

Usted quiere asomarse por ella, pero solo logra darse golpes en la nariz.

Así se siente ver a través del traje de astronauta aunque contamos con una ventaja clave: la gravedad cero; eso nos permite dar vueltas más fácil.

Lo resumiría en una sensación de libertad.

¿Le gustaría participar de alguna nueva misión que quiere ir a la luna?

Sin duda alguna me anotaría.

¿Qué consejo le daría a alguien en Colombia que sueñe con ser cosmonauta?

Desde que era muy pequeño yo soñaba con ser cosmonauta. Nací en una ciudad que solo contaba con 100.000 personas. Aun así yo cumplí mi sueño.

Por eso siempre aconsejo que los sueños, no pueden ser solo sueños, tienen que convertirse en metas; y esas metas deben ser siempre muy altas.

Porque solo soñando con lo imposible, se puede lograr algo en la vida.

Y cuando consigan la meta, se sentirán tan felices como yo, que soy el niño que cumplió su sueño.

¿Cómo incentivar a los niños para que amen a ciencia?

Con ejemplo.

¿Alguna vez vio un ovni?

Claro que he visto ovnis. Los niños son ovnis. Sin duda tienen un pensamiento de otro planeta.

¿Cree que existen los extraterrestres?

Creo que tenemos que ser conscientes de que si existen, deben estar muy lejos de nosotros. En cualquier caso, el contacto con ellos no puede hacer daño si se basa en el respeto hacia los demás.

Yo conozco un planeta poblado por unos seres que se consideran racionales, y durante toda su historia se han estado matando. Si los extraterrestres vinieran con nuestro mismo pensamiento, creo que no estamos preparados para establecer este contacto. Especialmente porque aún no hemos aprendido a comunicarnos entre nosotros. ¿Cómo sería con otra especie?

Los extraterrestres son lo suficientemente inteligentes para no dejarse ver. Tal vez, solo nos están observando de lejos.

Síguenos en Google Noticias