29 Jan 2018 - 3:58 p. m.

Ingenieros colombianos crearon radar de minas antipersona más eficiente

El aparato reconoce objetos metálicos y no metálicos, y además ofrece información muy aproximada que descubre minas en el subsuelo con una profundidad de hasta 15 centímetros.

Redacción VIVIR

Ingenieros de la Universidad Nacional, la U. de los Andes y las empresas Técnica de Ilmenau y Ruhr de Bochum, con apoyo de la Fundación Alemana de Investigación Científica  y de Colcienciasm crearon el nuevo radar.   / Ovidio González / Unimedios
Ingenieros de la Universidad Nacional, la U. de los Andes y las empresas Técnica de Ilmenau y Ruhr de Bochum, con apoyo de la Fundación Alemana de Investigación Científica y de Colcienciasm crearon el nuevo radar. / Ovidio González / Unimedios

Se estima que en Colombia existen alrededor de 52 millones de metros cuadrados de territorio que ocultan minas. Aunque existen varias técnicas para detectarlas, como la inspección palmo a palmo del terreno mediante detectores de metales, otros tipos de radares y perros entrenados especialmente, ninguno es completamente efectivo por la variedad de materiales que usaron los actores de la guerra para fabricarlas.

Ingenieros de la Universidad Nacional, la U. de los Andes y las empresas Técnica de Ilmenau y Ruhr de Bochum presentaron un nuevo radar que permitiría aumentar el rango de certeza de que el objeto encontrado pueda ser diferenciado con un grado de exactitud de hasta un 80 %. La investigación contó con la financiación de la Fundación Alemana de Investigación Científica  y de Colciencias.

“El nuevo radar de penetración puede contribuir a disminuir los costos asociados con el trabajo con explosivos reales y de contratación de los expertos en detección de este tipo de artefactos, cuya operación tiene un valor estimado en más de 5 millones de dólares al año”, informó la Agencia de Noticias de la Universidad Nacional.

De acuerdo a la explicación que ofreció el profesor Félix Vega, del Departamento de Ingeniería Electrónica a Unimedios, el radar reconoce la presencia de una mina o un aparato explosivo cuando identifica el contraste que se produce al comparar las diferencias entre las constantes dioeléctricas del suelo y las del explosivo, las cuales varían respecto a la capacidad de ser polarizadas por un campo eléctrico.

Según el profesor Vega, “para que el aparato ejecute esta acción es necesario entrenarlo para que identifique diferentes tipos de objetos en circunstancias simuladas. Solo así es posible establecer que cuando emita una alerta sea porque realmente ha encontrado una mina y no otro objeto como rocas, ramas, basura, latas, balas, o granadas sin explotar, entre otros”. Lograr mejores métodos de detección de minas es crucial por el alto costo que tiene hoy el proceso. Se estima que la operación de desminado en Colombia tiene un valor estimado en más de US $5 millones al año.

El dispositivo tiene un gabinete en el que integra un computador y entre cuatro y ocho antenas dentro de estructuras cilíndricas de 8 cm de diámetro, situadas en la parte inferior de la estructura, con capacidad para desplazarse a 10 cm sobre el nivel del suelo y la posibilidad de ampliar su rango de acción a otro tipo de actividades.

Uno de los aportes clave para el nuevo dispositivo, de acuerdo a la información de Unimedios, fue el desarrollo de un material que imita las minas reales y que se utilizó para hacer las pruebas. Este se obtuvo gracias a la investigación adelantada en la Universidad Ruhr de Bochum por el profesor Christoph Baher y por Sergio Gutiérrez, estudiante del Doctorado de Ingeniería Eléctrica de la UN.

Se trata de un polímetro (un tipo de plástico) que permite hacer maquetas de explosivos con la seguridad de que los datos arrojados serán muy similares a los que se encuentran en circunstancias reales. “Este material tiene capacidad de almacenar una carga eléctrica distinta a la del resto del terreno, de tal manera que permite identificarlo como si se tratara de un explosivo real”, anotó el docente. El dispositivo será patentado por la Universidad Nacional.

“Además del nuevo material se desarrolló una serie de modelos de minas antipersonales para realizar pruebas en entornos controlados con un radar de penetración terrestre, cuyos resultados estamos procesando para determinar las características electromagnéticas de estos artefactos explosivos”, destacó Sergio Gutiérrez, quien también forma parte del Grupo de Investigación en Compatibilidad Electromagnética.

Más allá del uso militar del radar, el instrumento también podría utilizarse en exploraciones arqueológicas, identificación de construcciones y tuberías subterráneas, detección de fosas comunes, e incluso para determinar la calidad y el grosor del tipo de pavimento de una carretera.

 

 

 

 

 

Síguenos en Google Noticias