Publicidad
5 Jul 2016 - 1:12 a. m.

Inminente llegada de la nave Juno a Júpiter

Tras un viaje de cinco años, la sonda Juno de la NASA está a punto de entrar en la órbita de Júpiter. Una nueva conquista de la exploración espacial.

Redacción Vivir

La sonda espacial Juno.  / Nasa
La sonda espacial Juno. / Nasa

En menos de dos horas se espera que la sonda Juno de la NASA llegue a la órbita de Júpiter tras cinco años de misión. Será un momento histórico pues se convertirá en la primera nave en aproximarse al planeta más grande del sistema solar y al mismo tiempo se trata del artefacto impulsado por energía solar que ha viajado más lejos en el espacio.

Juno fue lanzada el 5 de agosto de 2011. La nave, no tripulada, tiene un tamaño similar al de una cancha de baloncesto. Sin embargo todo el empeño puesto en su construcción será relativamente efímero. Debido a los cinturones de radiación de Júpiter hacia 2018 será destruida por estas adversas condiciones. Una sola hora de radiación en Júpiter equivale a la que recibiría un paciente odontológico si se sometiera a 100 millones de rayos X en un consultorio.

La llegada de Juno está prevista para 9:30 p.m pero se recibirán las primeras señales del éxito o fracaso de la misión sobre las 22.30 de hoy lunes 4 de julio. Se espera que con la información captada por los instrumentos acoplados a la nave, asegurados en la caja más pesada en la historia de la exploración interplanetaria con 100 kilos de Titanio, se puedan plantear nuevas respuestas a los misterios sobre el núcleo, la composición y el campo magnético del planeta.

Juno también permitirá mejorar la comprensión de los primeros momentos del sistema solar al revelar el origen y la evolución de Júpiter, quizás el primero de los planetas en formarse. De hecho se cree que cuando nació era dos veces el tamaño actual.

La sonda estadounidense será también la primera en observar lo que hay debajo de las densas nubes del planeta, por eso la misión lleva el nombre de la diosa Juno, hermana y esposa de Júpiter, que según la mitología romana, podía ver a través de las nubes. La densidad media del planeta, ha sido comparada con la del Sol o si se quiere algo un poco más cercano: a la miel de maple con que se endulzan los pancakes. Los astrónomos también saben que la energía liberada en las potentes auroras del planeta es la misma que consume un país como Estados Unidos.

Para la agencia espacial estadounidense (NASA), esta misión supone "dar un paso de gigante hacia la comprensión de cómo se formaron los planetas gigantes y del papel que jugaron en la formación del resto del sistema solar".
En total se invirtieron en esta misión alrededor de US $1.300 millones.

Síguenos en Google Noticias

Temas relacionados

NASAJupiter