27 Apr 2018 - 11:01 p. m.

Inteligencia artificial logra superar a poetas modernos en escribir poemas horribles

Un grupo de investigadores de Microsoft y la Universidad de Kioto desarrollaron un programa para crear poemas a partir de asociaciones entre imágenes y textos.

Adrian Diaz - Agencia N+1

Pixabay
Pixabay

 

La inteligencia artificial ahora no solo está en el cerebro de Sophia dando conferencias por todo el mundo, ni en el de Harmony anunciándose como el primer robot sexual del planeta. Ahora parece que el objetivo de la IA se ha expandido a la bella expresión de las palabras, al más puro estilo de la vieja escuela: escribiendo poemas.

El poema:

the sun is a beautiful thing
in silence is drawn
between the trees
only the beginning of light

Y en español:

el sol es hermoso
el silencio está dibujado
entre los árboles
solo el inicio de la luz

Sí, el poema no es el mejor de planeta, y aunque parezca que la IA tiene poco talento, parece superar en creces a muchos autoproclamados poetas modernos. El pedazo de arte que lees arriba es producto de la inteligencia artificial que un grupo de investigadores de Microsoft y la Universidad de Kioto desarrolló. Y lo sorprendente es que, los poemas eran tan malos, que incluso lograron engañar a algunos jueces online. Los resultados se publicaron en ArXiv.org.

¿Cómo lo hicieron?

Como toda IA, necesitó entrenamiento. Así que los investigadores la alimentaron con miles de imágenes relacionadas a poemas escritos por humanos. Esto enseñó al algoritmo las asociaciones entre imágenes y textos. Además también le enseñó a reconocer algunos patrones en el ritmo y las imágenes, algunos trucos de lenguaje que llevan los poemas, y la relación de los colores con las emociones.

Una vez que la IA estaba bien entrenada, se le presentaba una imagen para que crear un poema a partir de ella. Lo que se esperaba era un poema bien articulado y no palabras asociadas sin sentido. Esto es lo que se obtuvo en español.

El sol está brillando
el viento mueve
los arboles desnudos
tú bailas

Test de Turing

Luego los investigadores tenían que poner a prueba lo que hizo su IA. Para eso necesitaron inteligencia humana. Eligieron a un grupo de personas entre comunes y expertos que tenían algún tipo de conocimiento en poemas.

Se les dieron poema tras poema, algunos con imágenes y otros sin imágenes, con el objetivo de que los lean y pudieran adivinar si habían sido escritos por un ser humano o por una inteligencia artificial. A este proceso se le llama Test de Turing.

Los resultados

Los resultados fueron sorprendentes. Los expertos identificaban mejor los poemas escritos por la IA si se les otorgaba imágenes. Los que no eran expertos identificaban mejor si no se les daba imagen. Y ambos grupos podían identificar mejor los poemas escritos por seres humanos que los escritos por la IA. En conclusión, la inteligencia artificial pudo confundir a las personas en más de una ocasión.

La inteligencia artificial está calando en lugares a donde muchos de nosotros difícilmente llegaríamos. En el arte, hace poco una IA logró crear retratos desnudos con una estética bastante surrealista. En astronomía, hace unas semanas se anunció que podrá predecir la habitabilidad de exoplanetas y a buscar discos protoplanetarios. Incluso en videojuegos, logró encontrar un truco de Atari que ningún humano había encontrado jamás.

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, tecnología que suma.

Síguenos en Google Noticias