10 Feb 2018 - 3:00 a. m.

Investigadores de la U.N. crean hamacas y carpas a prueba de rayos

Entre el 2000 y el 2009 murieron 684 personas en Colombia a causa de un rayo. En un intento por reducir esa cifra, expertos utilizaron un tejido especial para desviar las descargas eléctricas.

Redacción ciencia

Abril y octubre son los meses con más tormentas eléctricas en el país.  / Agencia de Noticias UN
Abril y octubre son los meses con más tormentas eléctricas en el país. / Agencia de Noticias UN

Entre el 2000 y el 2009 murieron 684 personas en Colombia a causa de un rayo. Inspirados en esa cifra, el ingeniero y físico Francisco Román Campos y su grupo de investigación de la Universidad Nacional (UN) crearon carpas de acampar y hamacas a prueba de descargas eléctricas. Ambos inventos, pensados para campesinos, miembros de las Fuerzas Armadas y viajeros de nuestro país, podrían disminuir esta causa de mortalidad.

Los dos implementos, que acaban de ser patentados a nombre de la UN, están cubiertos por una tela especial con elementos conductores, como carbono, cobre, níquel o plata. Ese tejido hace que, en caso de que caiga un rayo, sus corrientes eléctricas se deslicen sobre la superficie formando una especie de jaula. Este efecto es conocido como jaula de Faraday.

“El material conductor metálico que utilizamos hace que la corriente del rayo se pueda transportar hasta el piso, de manera que se garantice la seguridad de la persona que se encuentra en la hamaca o dentro de la carpa”, explicó Campos como líder de la investigación. El secreto está en el material utilizado para ambas invenciones.

De hecho, los autores consideran que este tipo de textil puede aplicarse en otros implementos, como prendas de vestir, aunque no haya pruebas de qué tan seguro sea. Todavía no se han hecho estudios de si el impacto podría causar quemaduras sobre la piel.

Por ahora se espera que las hamacas y carpas contra rayos puedan comercializarse rápido. “Hemos aprendido una serie de técnicas para hacer que las ideas generadas en la UN se conviertan en productos comerciales, además de tener mayor claridad sobre quiénes serían los potenciales socios, gracias a la labor realizada por el equipo de transferencia y la Dirección Nacional de Extensión, Innovación y Propiedad Intelectual”, aseguraron el docente y su equipo, que cuenta con el apoyo de la Universidad de Lund, en Suecia, reconocida por su experiencia en emprendimiento e innovación.

*Con información de Agencia de Noticias UN.

Síguenos en Google Noticias