16 Mar 2018 - 12:00 p. m.

La expresión del ADN de un astronauta cambió tras un año en el espacio

Al regresar a la Tierra, la expresión de los genes del astronauta Scott Kelly había cambiado respecto a la expresión de los de su hermano. También se registraron alteraciones en su flora intestinal.

Redacción ciencia

Scott Kelly (derecha) y su gemelo idéntico Mark (izquierda) son los protagonistas del Proyecto de Gmelos de la Nasa, mediante el cual al entidad espera entender y documentar todos los efectos posibles del viaje espacial sobre el cuerpo humano. / Nasa
Scott Kelly (derecha) y su gemelo idéntico Mark (izquierda) son los protagonistas del Proyecto de Gmelos de la Nasa, mediante el cual al entidad espera entender y documentar todos los efectos posibles del viaje espacial sobre el cuerpo humano. / Nasa

Hace dos años, el astronauta Scott Kelly regresó a la tierra después de haber pasado 340 días en la Estación Espacial Internacional. Su larga estadía en ese complejo era parte de un experimento mediante el cual la entidad quiere entender qué le pasa al cuerpo humano en un espacio tan ajeno como la gravedad cero. Los resultados fueron tan complejos que incluso hoy, siguen apareciendo nuevas conclusiones.

La Nasa escogió a Scott como el sujeto de su estudio por una razón sencilla: su hermano gemelo, Mark Kelly, también es astronauta. Así que mientras el primero de los hermanos viajó durante casi un año al espacio exterior, el segundo se quedó en la Tierra como sujeto de control.

En una primera fase del estudio, la Nasa presentó los primeros datos crudos sobre las diferencias entre los hermanos una vez Scott regresó a la tierra. En esos hallazgos, que se publicaron en la revista Nature en 2017, la entidad demostró que la microbiota del hermano que viajó al espacio se había alterado, así como la densidad de sus huesos, sobre todo en el segundo semestre de su estadía en el espacio exterior.

“Las diferencias en el microbioma viral, bacteriano y fúngico entre los gemelos se manifestaron durante toda la misión; sin embargo, esto se esperaba debido a su dieta y entorno diferentes”, dijo la Nasa en un comunicado.

Más interesante, señaló la Nasa era el cambio que sufrió el microbioma de Scott Kelly antes y durante el viaje. “Fue un cambio en la proporción de dos grupos bacterianos dominantes. La relación de un grupo a otro aumentó durante el vuelo y volvió a los niveles previos al vuelo al regresar a la Tierra”, explicó.

Un año más tarde, tras analizar los datos con mayor detalle, la institución soltó una nueva bomba de información: el 7% de la expresión del ADN de Scott Kelly había cambiado de manera permanente tras su larga misión en la Estación Espacial Internacional.

Cabe aclarar que el hecho de que cambie la expresión de los genes no es lo mismo que se modifique el ADN de una persona. La Nasa explica que “el ADN de Scott no sufrió cambios fundamentales. Lo que observaron los investigadores fue un cambio en la expresión genética, que es la forma como el cuerpo reacciona al ambiente que lo rodea. Esto suele suceder cuando los seres humanos se someten a ambiente estresantes, como escalar una montaña o bucear”.

Lo interesante es que, a pesar de llevar un año en el planeta que lo vio nacer, ese 7% del ADN de Scott sigue funcionando como si estuviera bajo el estrés de la gravedad cero. Esta alteración genes, informó la Nasa, podría afectar a más largo plazo su sistema inmunitario, la reparación del mismo ADN, los canales para la formación de huesos, la hipoxia (falta de oxígeno en el cuerpo) y la hipercapnia (exceso de CO2 en la sangre).

Chris Mason, el investigador del Centro Médico Weill Cornell que se encargó del apartado genético del enorme proyecto señaló que “la secuencia completa del genoma mostró que cada gemelo tiene cientos de mutaciones únicas en su genoma, más de las esperadas, y algunas se encontraron solo después del vuelo espacial, circulando en la sangre como ADN libre, por fuera de las células (algo muy poco común). Se cree que esto fue causado por el estrés del viaje espacial, que pudo causar cambios en las vías biológicas de una célula y la eyección de ADN y ARN”.

Otros hallazgos que fueron revelados por la Nasa el pasado enero, fueron los resultados de las pruebas cognitivas a las que Mathias Basner, de la Universidad de Pennsylvania, sometió a los gemelos. Scott Kelly demostró un descenso en la velocidad y la precisión tras el vuelo. “Posibles razones incluyen la re exposición y el ajuste a la gravedad terrestre, y la apretada agenda del astronauta después de su misión”, señaló el científico.

La tercera parte de este estudio se llevará a cabo a lo largo de este año, cuando los nueve estudios comparativos sean entregados con resultados finales. La idea es que este proyecto, llamado el “Human Research Proyect” sirva para como una primera piedra para preparará la misión que instalará a Scott Kelly durante tres años sobre la superficie de Marte.

Síguenos en Google Noticias