27 Jun 2018 - 2:38 a. m.

La misión de la Nasa para limpiar la basura del espacio

La semana pasada se lanzó el Nano Rack Remove Debris, un dispositivo de apenas 100 kilos destinado a limpiar los restos que distintas misiones espaciales han dejado a su paso, y así evitar que satélites de monitoreo ambiental sean colisionados.

- Redacción Vivir

La nueva tecnología fotografiada desde el espacio por las cámaras de un astronauta, sobre Inglaterra y el Canal de la Mancha. El aparato fue lanzado estratégicamente sobre este país para que los ingenieros pudieran captar su señal lo más pronto posible. / Ricky Arnold/Estación Espacial Internacional-NASA
La nueva tecnología fotografiada desde el espacio por las cámaras de un astronauta, sobre Inglaterra y el Canal de la Mancha. El aparato fue lanzado estratégicamente sobre este país para que los ingenieros pudieran captar su señal lo más pronto posible. / Ricky Arnold/Estación Espacial Internacional-NASA

El Remove Debris es un satélite pequeño pero tiene un trabajo muy importante por delante: probar una tecnología que algún día podría usarse para limpiar basura en órbita alrededor de la Tierra. Fue puesto en  órbita la semana pasada.

Según la NASA, las colisiones en el espacio pueden ser muy difíciles de predecir y también pueden ser muy peligrosas. Los objetos no controlados que vuelan en el espacio pueden causar problemas para las naves espaciales operativas.

Se calcula que hay unas 7.500 toneladas de basura espacial orbitan alrededor de la Tierra, incluidos viejos segmentos de cohetes, partes que se han caído de los satélites e incluso herramientas que perdieron los astronautas en sus paseos espaciales.

Existe una gran preocupación por la cantidad de estos materiales ya que podría representar un riesgo de colisión para las misiones operacionales que brindan servicios importantes, como telecomunicaciones y monitoreo ambiental.

Dos objetos colisionando en el espacio pueden conducir a una gran cantidad de escombros más pequeños que se mueven muy rápido. En el peor de los casos, una colisión lleva a otra y, finalmente, todas las naves espaciales de las que depende la conexión a Internet, el correo electrónico, la navegación por el sistema de posicionamiento global (GPS) y el uso de teléfonos móviles se ven afectados.

La investigación que respalda esta nueva tecnología muestra que la eliminación de los objetos más grandes puede reducir significativamente las posibilidades de colisiones, y ese es precisamente el objetivo de NanoRacks-Remove Debris.

NanoRacks-Remove Debris usa una cámara 3D para mapear la ubicación y la velocidad de los desechos y luego despliega una red para capturar y eliminar órbita de restos simulados de hasta 1 metro cuadrado. Después, el video es analisado en la Tierra. Luego, debe buscar diferentes formas de lidiar con la basura espacial. Primero identificándola, y luego moviéndola físicamente.

El Remove Debris despliega una red que captura restos de hasta 1 metro de tamaño. Una vez que la red captura el objetivo, tanto el objetivo como la red se desorbitan muy rápidamente.

Otra de sus técnicas es un arpón que dispara a un objetivo. El arpón tiene una correa que permite que le permite volver al Remove Debris. También hay una especie de vela que desoorbita la nave espacial. Todo esto mientras la cámara 3D graba todo el proceso y envía esa información a la Tierra, en donde es procesada.

Esto para proporcionar información esencial para la futura eliminación de espacios peligrosos, y aunque está en periodo de prueba, ya comenzará a trabajar en las próximas semanas.

Según BBC, el proyecto RemoveDebris tiene su liderazgo científico en el Centro Espacial Surrey, Universidad de Surrey, Reino Unido, y fue ensamblado por Surrey Satellite Technology Ltd.

La misión tiene aportes técnicos de toda Europa y la Comisión Europea invirtió la mitad del costo del plan de US$17,5 millones.

Síguenos en Google Noticias

Temas relacionados

NASABasura espacial