1 Sep 2019 - 9:24 p. m.

La NASA ensambla con éxito el telescopio espacial más potente de la historia

El "James Webb" es el telescopio más potente que se haya construido. Se encargará de explorar el cosmos en la banda infrarroja, desde planetas y lunas dentro de nuestro sistema solar hasta las más distantes galaxias que se conocen.

Adrian Diaz - Revista N+1

El telescopio espacial James Webb ensamblado con parasol y estructuras de paletas unificadas (UPS) que se pliegan alrededor del telescopio para su lanzamiento, se ven parcialmente desplegadas en una configuración abierta para permitir la instalación del telescopio. / NASA
El telescopio espacial James Webb ensamblado con parasol y estructuras de paletas unificadas (UPS) que se pliegan alrededor del telescopio para su lanzamiento, se ven parcialmente desplegadas en una configuración abierta para permitir la instalación del telescopio. / NASA

La NASA acaba de conseguir una gran hazaña: completar el ensamblaje del James Webb, el telescopio más potente hasta ahora construido. Una vez que llegue al espacio, este coloso se encargará de explorar el cosmos en la banda infrarroja, desde planetas y lunas dentro de nuestro sistema solar hasta las más distantes galaxias que se conocen. "Este hito simboliza los esfuerzos de miles de personas dedicadas durante más de 20 años en la NASA, la Agencia Espacial Europea, la Agencia Espacial Canadiense, Northrop Grumman y el resto de nuestros socios industriales y académicos"

El reemplazo del Hubble

La idea de construir un nuevo y poderoso telescopio surgió hace casi 20 años. En 1996, los científicos publicaron un informe llamado "HST y más allá", que discutió la pregunta principal: ¿hacia dónde debería ir la astronomía? Coincidentemente, en 1995, se descubrió el primer exoplaneta junto a una estrella similar a nuestro Sol. 

Naturalmente, la idea emocionó a la comunidad científica, quienes pidieron a la NASA construir un telescopio que fuera adecuado para la búsqueda de exoplanetas. Así comenzó la historia de James Webb, la cual ha sufrido altibajos en su ensamblaje hasta ahora.

Conexión mecánica

Luego de finalizar exitosamente la conexión mecánica del espejo principal a una plataforma que incluye un parasol, los ingenieros ahora se concentran en conectar los circuitos eléctricos de estas dos partes del telescopio, después de lo cual se realizarán las pruebas finales de todos los sistemas. 

"El montaje del telescopio y sus instrumentos científicos, el parasol y la nave espacial en un observatorio representa un logro increíble para todo el equipo de Webb", dijo Bill Ochs, gerente de proyectos de Webb para el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland. "Este hito simboliza los esfuerzos de miles de personas dedicadas durante más de 20 años en la NASA, la Agencia Espacial Europea, la Agencia Espacial Canadiense, Northrop Grumman y el resto de nuestros socios industriales y académicos".

Las siguientes pruebas a las que será sometida el Webb consisten en extender por completo el intrincado parasol de cinco capas, que está diseñado para mantener fríos los espejos e instrumentos científicos del telescopio al bloquear la luz infrarroja proveniente de nuestro planeta. El correcto funcionamiento de este parasol es clave para el éxito de la misión.

"Este es un momento emocionante, en el que veremos ahora todas las partes de Webb finalmente unidas en un solo observatorio por primera vez", declaró Gregory Robinson, director del programa Webb en la sede de la NASA en Washington, DC. "El equipo de ingeniería ha logrado un gran paso adelante y pronto podremos ver increíbles nuevas vistas de nuestro increíble universo”.

¿Qué observará el Webb? 

El telescopio espacial James Webb está diseñado para observaciones de infrarrojo cercano y medio en el segundo punto de Lagrange. Su espejo principal, que consta de 18 segmentos con un área total de 25 metros cuadrados (cinco veces el espejo del Hubble) le permitirá observar una lista extensa de objetos. De esta manera, podrá resolver misterios relacionados a nuestro Universo temprano. 

Desde sus etapas iniciales, la fecha de lanzamiento del telescopio ha sido pospuesta en numerosas ocasiones debido a varias dificultades. La última vez fue en junio de 2018, cuando resultó que después de las pruebas acústicas de la parte del telescopio que contiene el parasol, algunos de los sujetadores se cayeron. Esto hizo que el lanzamiento del observatorio al espacio sea programado para el 30 de marzo de 2021, según el sitio oficial de la NASA. 

Síguenos en Google Noticias