13 Jul 2017 - 1:10 a. m.

Las hormigas ven el mundo a través de su nariz

Además de antenas, estos insectos utilizan un “alfabeto de olores” para poder comunicarse, según un estudio publicado en la revista estadounidense Proceedings of the National Academy of Sciences.

Redacción ciencia

Imagen de referencia Pixabay.
Imagen de referencia Pixabay.

Una nueva investigación publicada en la versión digital de la revista estadounidense Proceedings of the National Academy of Sciences, reveló que las hormigas, además de antenas, utilizan un “alfabeto de olores” para poder comunicarse. Esto en razón a una capa cerosa que cubre sus cuerpos y es la fuente de aromas complejos.

De acuerdo con los expertos, estas mezclas olorosas actúan como uniformes bioquímicos, identificando hormigas individuales por casta, colonia y especie, lo que les ayuda regular el comportamiento, permitiéndoles navegar por los sofisticados sistemas sociales que les han convertido en una de las familias de animales más exitosas del mundo. 

Uno de los autores del estudio, Laurence Zwiebel, profesor de Ciencias Biológicas, dijo que “las hormigas ven su mundo a través de su nariz y sus antenas. Si usted es una hormiga, ve a otros por su olor y otros lo ven por su olor”.  

Lo que Zwiebel y su grupo de científicos quieren descifrar, en el marco del “papel importante” que las señales químicas desempeñan en las hormigas, es la genética molecular de su olfato. El objetivo, dicen los expertos, no es solo proporcionar nuevas perspectivas sobre cómo hormigas, abejas y otros insectos sociales crean y administran sociedades complejas, sino poder evidenciar cómo otros animales "más avanzados" lo hacen también.

Para llegar a esta conclusión, los científicos caracterizaron con éxito la función de una serie de receptores que emplea la hormiga india 'Harpegnathos saltator' para identificar mezclas de olor: midieron la respuesta de los receptores a la clase especializada de compuestos químicos que cubren a las hormigas (llamados hidrocarburos cuticulares), y evaluaron su respuesta a otros olores comunes que los científicos saben que afectan a otros insectos.

Jesse Slone, exinvestigador en la Universidad de Vanderbilt, en Nashville, Tennessee, explicó al respecto que "las hormigas son únicas en el mundo de los insectos porque tienen más de 400 receptores de olor en comparación con entre 60 a 80 en otros insectos como las moscas de la fruta y los mosquitos. Los receptores están dispuestos en 24 subfamilias diferentes. Nosotros seleccionamos 25 receptores de olores de varios de estos grupos y los decodificamos, los expusimos a una batería de diferentes productos químicos y determinamos a qué responden".

La Europa Press resumió por su parte que uno de los objetivos de la investigación era probar una hipótesis que los biólogos de Vanderbilt hicieron años atrás cuando descubrieron que las hormigas tienen el número más alto de receptores de olor identificados en cualquier especie de insecto hasta la fecha.

El medio de comunicación extranjero comentó que “ellos sugirieron que el propósito de un subgrupo altamente expandido (denominado la familia 9-exón) de estos receptores adicionales podría ser específicamente para identificar y decodificar las señales químicas que las hormigas usan para regular su complejo comportamiento social”.

"Es como estar encerrado en un ascensor con alguien que usa demasiada fragancia. Si abruma su sentido del olfato, el resultado neto es la repulsión, lo llamamos 'excito-repelencia ", finaliza el autor Laurence Zwiebel.

Síguenos en Google Noticias