22 Feb 2018 - 3:43 a. m.

¿Le llegó el fin a la web que permite acceder a ciencia gratis?

Alexandra Elbakyan, una kazaja que hoy tiene 29 años, se ha ganado el merecido apodo de la “Robin Hood de la ciencia”.

Redacción ciencia

El sitio web lleva dos demandas perdidas. / Toma de pantalla de Sci-Hub
El sitio web lleva dos demandas perdidas. / Toma de pantalla de Sci-Hub

En el 2011, con 21 años, Alexandra Elbakyan fundó la web pirata Sci-Hub, un portal que les permite a las personas tener libre acceso a millones de publicaciones científicas por las que usualmente hay que pagar. Fue tal el poder que llegó a tener Sci-Hub que, según un estudio publicado en marzo del 2017 por eLife, la base de datos de esta página web contenía el 85,1 % de todos los artículos escolares publicados en las revistas científicas, mucho más de aquello a lo que se puede acceder si uno es estudiante de la Universidad de Pensilvania (Estados Unidos), por ejemplo.

Por esto, no es sorprendente que Elbakyan y su proyecto para difundir la ciencia gratis —aunque pirata— fuera ganando tantos enemigos. En noviembre de 2015 su dominio principal, sci.hub.org, tuvo que ser cerrado después de que la editorial Elsevier ganara una demanda en su contra por distribuir ilegalmente su contenido protegido por derechos de autor.

Pero esto no significó el fin de la página. Comprobando que es toda una estratega, Elbakyan empezó a cambiar el dominio del sitio a medida que le iban cerrando uno anterior. Siguieron vigentes, entonces, dominios como sci-hub.cc, sci-hub.io, y sci-hub.ac. No obstante, tras un segundo golpe, dado por la Asociación Estadounidense de Química (ACS, por sus siglas en inglés) en noviembre pasado, quienes también ganaron una demanda contra Sci-Hub, la continuidad de la página web ha sido intermitente.

Según los registros de descargas de publicaciones presentados por Sci-Hub en enero, el sitio experimentó un crecimiento de actividad en el 2017, a pesar de las demandas ganadas por ACS y Elsevier. Mientras en el 2015 se registraron aproximadamente 200.000 descargas por día, la cifra aumentó a 600.000 a mediados del 2017. El problema es que desde diciembre el tráfico volvió a caer a 350.000 por día. Justo cuando Sci-Hub perdió los tres dominios mencionados.

El problema, de acuerdo con una nota de la periodista Diana Kwon publicada en The Scientist, podría tener que ver con que, con la demanda ganada por ACS, Cloudfare, una empresa de seguridad y rendimiento web, también le finalizó sus servicios al sitio.

“Según Doug Kramer, abogado general de Cloudflare, la compañía terminó sus servicios a Sci-Hub luego de recibir una copia de la orden judicial de parte de los abogados de ACS. La orden, emitida por el juez federal del distrito Leonie Brinkema el año pasado, exigía que las organizaciones —incluidos los registros de nombres de dominio, motores de búsqueda y proveedores de servicios de internet— que tuvieran ‘concierto activo o participación’ con el sitio tomaran medidas para censurarlo”, explica el artículo.

En general, lo que Cloudflare le daba a Sci-Hub eran servicios de optimización y seguridad, por lo que esto no significa necesariamente el cierre de dominios. Sin embargo, sí podría explicar el cese momentáneo de operaciones y las intermitencias que el sitio ha tenido últimamente. Cabe decir que la Robin Hood de la ciencia no se ha pronunciado aún al respecto.

Lo cierto es que Sci-Hub sigue siendo un sitio aclamado por sus usuarios. En algunas redes sociales, dependiendo del país, hay quienes siguen registrando que hay dominios activos. Así, a pesar de que la justicia está tras los talones de Elbakyan, todavía hay muchas dudas sobre si algún día lograran agarrarla.

Síguenos en Google Noticias