5 Oct 2018 - 2:01 a. m.

Lista la misión espacial que explorará Mercurio

La sonda tiene previsto iniciar en octubre su viaje de siete años al planeta más próximo al Sol.

- Redacción Vivir

NASA's Solar System Exploration
NASA's Solar System Exploration

Europa se prepara para visitar el planeta más misterioso, tórrido y próximo al Sol: Mercurio. BepiColombo, la primera misión de Europa a Mercurio, se está preparando para el lanzamiento en el puerto espacial europeo de Kourou (Guayana Francesa).

La sonda fue construída por la Agencia Espacial Europea (ESA) y la Agencia Japonesa del Espacio (JAXA). El ingenio espacial “cuatro en uno” partirá en octubre a bordo del vuelo VA 245 del Ariane 5 iniciando su viaje al planeta rocoso más pequeño y menos explorado de nuestro sistema solar. 

Las fuentes de energía de BepiColombo serán la fuerza de la gravedad de la Tierra, de Venus y de Mercurio, y el empuje que proporcionará la propulsión solar-eléctrica (SEP, solar-electric propulsion). Dos orbitadores, un módulo de transferencia que cuenta con unidades de propulsión eléctrica y unidades tradicionales de propulsión química, así como un escudo solar constituirán durante el viaje a Mercurio una sola nave espacial. A su llegada a Mercurio, a finales de 2025, se separarán los dos orbitadores científicos del módulo de transferencia.

En ese planeta soportarán temperaturas de más de 350ºC y recopilarán datos en una misión que está previsto que dure un año, con posibilidad de ampliarse un año más.

El reflejo del Sol hace imposible estudiar Mercurio en detalle utilizando telescopios y la temperatura extrema y la proximidad al Sol hacen que este planeta sea difícil de alcanzar. Hasta el momento, solo han visitado Mercurio dos misiones de la NASA: Mariner 10, en los años 70, y Messenger, que orbitó el planeta desde 2011 hasta que agotó su combustible en abril de 2015.

La misión BepiColombo, nombrada así en honor del profesor italiano Giuseppe “Bepi” Colombo, que fue decisivo para el gran éxito de la misión Mariner 10, analizará las características de la estructura interna y de la generación del campo magnético de Mercurio, así como su interacción con el Sol y el viento solar.

Dentro de Mercurio hay varios misterios que desde hace cincuenta años, los científicos intentan responder. Uno es el enorme núcleo de hierro del planeta, que se extiende hasta el 80% de su radio, rodeado por una capa de roca relativamente delgada. Según Sciece News, una teoría es que al principio de la vida, Mercury sufrió una colisión con otro cuerpo que desprendió la mayor parte del material rocoso más ligero, dejando atrás el hierro más pesado. Los investigadores esperan que el núcleo de hierro se haya enfriado y solidificado hasta ahora, pero al menos parte de él todavía es líquido y se agita, generando un campo magnético.

El otro es la presencia de elementos volátiles en la superficie del planeta, incluido el cloro, el azufre, el potasio y el sodio, que deberían haberse evaporado por el calor del sol hace mucho tiempo. "Hay algo extraño en la historia de la formación de Mercurio", dice Johannes Benkhoff, de la Agencia Espacial Europea, a Science Magazin. Una pista proviene de la proporción de potasio a torio, que indica la temperatura de un planeta durante la formación. Benkhoff dice que la proporción de Mercurio apunta a un origen más frío, más alejado que Marte. Los volátiles son más abundantes a esas distancias, y si Mercurio se formara más allá de Marte y se desplazara solo más tarde, habría retenido un mayor suministro de volátiles.

Síguenos en Google Noticias