25 Oct 2018 - 10:37 p. m.

Los chinos compiten entre sí para crear el computador más rápido del mundo

En ese país, tres entidades–incluyendo una privada– compiten entre sí para quedarse con los fondos que repartirá el Ministerio de Tecnología e Innovación de ese país para desarrollar el que esperan se convierta en el computador más rápido jamás construido.

Redacción ciencia

El superordenador Sunway TaihuLight, que se coronó como el más rápido hace dos años. / Tomada de www.top500.org
El superordenador Sunway TaihuLight, que se coronó como el más rápido hace dos años. / Tomada de www.top500.org

Las ventajas de los súper computadores, más que extravagancias de ficción,  pueden rastrearse a practicamente todos los campos del conocimiento. Desde generar modelos climáticos con una precisión y rapidez inusitada, pasando por el análisis de grandes cantidades de datos médicos o incluso, el modelamiento a escala del universo, la carrera por construir máquinas cada vez más rápidas se acelera a cada instante.

La revista Science reportó que tres equipos chinos se unieron a la competencia cuyo primer lugar lo ostenta el computador Summit, del Laboratorio Nacional Oak Ridge, en Tenesse (Estados Unidos), que se coronó como el más rápido en junio pasado, cuando venció al computador chino Tianhe.

Summit tiene la capacidad de generar 122,3 petaflops, o 122.300 billones de cálculos por segundo. Con él, señaló el director del Laboratorio estadounidense, Thomas Zacharia, “los investigadores podrán simular y explorar fenómenos complejos y obtener resultados en disciplinas que van desde los materiales y la química cuántica, la fisión avanzada y la energía de fusión, hasta la bioenergía y las biociencias fundamentales, más rápido y con mayor detalle”.

Los tres equipos chinos que hoy compiten esperan crear un computador que sea por lo menos cinco veces más veloz. Es decir, que sea capaz de producir un exaflop, o, dicho de otro modo, mil millones de cálculos cada segundo.

Los tres competidores son el Centro Nacional de Supercomputadoras de Tianjin de China, el Centro Nacional de Supercomputación en Jinan y la empresa privada Dawning Information Industry Co, que recibieron, aproximadamente, unos $9 millones de dólares para un prototipo que deberá ser presentado en diciembre de este año. De ellos, solo dos recibirán nuevos fondos para crear el que los chinos esperan sea el primer computador capaz de procesar una exaflop.

Di bien el panorama sobre los costos que puede llegar a tener este súper equipo aún son nebulosos, uno de los evaluadores de los proyectos en el Ministerio de Tecnología chino señaló que la cifra puede orbitar alrededor entre los $2888 y $342 millones de dólares.

La estrategia china es única en el mundo. “Los prototipos se han enfrentado a una serie de pruebas de velocidad, estabilidad y consumo de energía, además de versiones de prueba de software de diferentes áreas de aplicación, pero los resultados son ‘muy secretos’”, le dijo a Science Meng Xiangfei, un físico involucrado en los proyectos.

Si bien China tiene una meta impresionante, no es el único país que está disputandole a Estados Unidos el primer puesto en la carrera de la velocidad computacional. Japón quiere tener su primera computadora en la escala de exaflops, Post-K, para 2020, como China. Estados Unidos planea que la suya se concrete en 2021, el mismo año que la Unión Europea espera tener listo a EPI, el European Processor Initiative. 

Síguenos en Google Noticias