20 Jun 2018 - 9:30 p. m.

Los gorriones llevan más de 1.000 años repitiendo las mismas canciones populares

Un nuevo estudio sobre el canto de las aves ha encontrado que al igual que los humanos, los gorriones americanos son capaces de memorizar y transmitir sus canciones de una generación a la siguiente. El estudio dice que algunas de las melodías que cantan actualmente los gorriones podrían remontarse hasta la época de los vikingos

Beatriz de Vera / Agencia N+1

Pixabay
Pixabay

¿Qué hace que las tradiciones culturales humanas sean únicas? Una respuesta común es que somos mejores imitadores que otras especies, lo que nos permite pasar nuestros hábitos y formas de vida a lo largo de las generaciones sin perderlas ni olvidarlas.

Sin embargo, un nuevo estudio sobre el canto de las aves ha encontrado que los gorriones coronirrufos pantaneros (Melospiza georgiana) también son excelentes imitadores. Y al copiar fielmente las canciones más populares, crean antiguas tradiciones que pueden ser tan duraderas como las tradiciones humanas, dicen los investigadores. De hecho, las canciones populares de estos gorriones pueden tener cientos de años.

"De acuerdo con los modelos, algunas de las canciones podrían remontarse hasta los vikingos", dijo el primer autor Robert Lachlan, profesor de psicología de la Universidad Queen Mary (Londres, Reino Unido). Su investigación, publicada en Nature Communications, afirma que los pájaros jóvenes aprenden las costumbres locales en las primeras semanas de vida al imitar a sus mayores.

El gorrion pantanero es un pájaro de pecho gris con alas parduscas, que atrae a sus parejas y defiende su territorio con canciones compuestas de fragmentos de dos a cinco notas, repetidas una y otra vez. Su trino lento puede escucharse en pantanos y humedales en el este y centro de América del Norte.

Los investigadores observaron hace décadas que los gorriones pantanosos que viven en diferentes lugares cantan canciones ligeramente diferentes: mientras que los pájaros en Nueva York pueden tender a cantar en repeticiones de tres notas, sus congéneres de Minnesota prefieren cuatro, o combinan las mismas notas básicas en un orden diferente.

Los investigadores descubrieron que las aves jóvenes no solo escogen aleatoriamente cualquier canción que escuchen, sino que copian a la multitud, imitando las canciones más populares con más frecuencia de lo que cabría esperar por casualidad.

Las canciones únicas o raras que van en contra de la corriente principal rara vez obtienen un pío. Esta preferencia por lo mainstream se explica, dice Lachlan por un "sesgo conformista". Según los investigadores, hay un beneficio evolutivo para adaptarse. Estudios previos muestran que las mujeres prefieren canciones típicas sobre valores atípicos.

Grandes imitadores, pero no muy inteligentes

Las tradiciones culturales similares (comportamientos compartidos que se aprenden de otros y que se transmiten de generación en generación) se han observado en toda clase de animales, se pensaba que las tradiciones humanas tienden a ser más duraderas. Para probar la idea, los investigadores grabaron las canciones de 615 gorriones de pantano macho en seis poblaciones de Nueva York, Pensilvania, Michigan y Wisconsin. Usando un programa informático para medir y analizar cada canción, el equipo identificó 160 tipos de canciones en todo el rango de la especie. Cada ejecución del modelo representó 5.000 años, al final de los cuales los investigadores midieron los tipos de canción en cada grupo de aves.

Cada macho tiene solo un puñado de canciones en su repertorio. Para descubrir cómo las aves jóvenes eligen qué canciones aprender, los investigadores desarrollaron un modelo matemático que simula cómo se expande cada tipo de canción dentro de los grupos a lo largo del tiempo. Con su modelo, también compararon varias estrategias de aprendizaje de canciones. Por ejemplo, las aves jóvenes pueden preferir imitar a un adulto en particular, como su padre o un hombre con un buen territorio. Alternativamente, pueden elegir ciertas canciones porque las encuentran inherentemente más atractivas, sin importar quién las cante. Además, los gorriones del pantano aprenden sus canciones con una fidelidad increíble, haciendo coincidir correctamente las canciones que intentan imitar más del 98% del tiempo. 

El resultado final, muestran sus modelos, es que las costumbres de la canción local en los gorriones de los pantanos están lejos de ser tendencias fugaces, pasando rápidamente de moda y para nunca volver a ser pronunciadas. En cambio, se transmiten de una generación de gorriones pantanosos a la siguiente, con tipos de canciones que persisten a menudo durante 500 años o más, estiman los investigadores.

El estudio también muestra que crear tradiciones que superen la prueba del tiempo no requiere necesariamente inteligencia excepcional. Las aves no necesitan hacer un seguimiento de cuántas aves cantan cada canción para descubrir cómo encajar, según muestran los análisis. Ellos memorizan una variedad de canciones temprano en la vida, de múltiples aves más viejas, pero una vez que alcanzan la edad adulta solo conservan las canciones que escuchan repetidamente a otros cantando.

“Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org

Síguenos en Google Noticias