Publicidad
15 Sep 2016 - 9:11 p. m.

Los secretos detrás del mapa de la vía láctea

La Agencia Espacial Europea reveló el que sería el primer gran mapa de nuestra galaxia, la Vía Láctea, que comprende más de 1.000 millones de estrellas. Con esta información, la ESA espera contribuir entender el origen y la evolución de la galaxia.

EFE

La misión “Gaia” recopilará la información necesaria para crear un mapa completo de más de 1.000 millones de estrellas / ESA
La misión “Gaia” recopilará la información necesaria para crear un mapa completo de más de 1.000 millones de estrellas / ESA

Durante los cinco años que durará esta misión de la ESA, se medirá la posición y la velocidad de mil millones de estrellas, y para conseguirlo la sonda observa cada uno de los astros unas setenta veces y suministra tal caudal de datos que permite también conocer detalles sobre subrillo, color y temperatura.

Pero durante su exploración, la cámara de “Gaia” -que sería capaz de fotografiar desde la Tierra la cara de una moneda depositada en la Luna- se está “encontrando” numerosos y desconocidos objetos celestes, como planetas extrasolares, estrellas “fallidas” que no llegaron a nacer y estrellas “marrones” o enanas.

Aquella misión consiguió desentrañar muchos misterios del Sistema Solar, pero “Gaia” ampliará el conocimiento a toda la Vía Láctea; “conocimos el patio de nuestro vecino, pero ahora vamos a adentrarnos en su jardín”, señaló la científica Antonella Vallenari, del Observatorio Astronómico de Padua (Italia) y miembro del consorcio internacional que se ha creado para analizar y procesar los datos de “Gaia”.

Diferentes generaciones de estrellas

Con los datos que ha comenzado a suministrar esta misión, volcados hoy en las computadoras de miles de astrónomos de todo el mundo, se podrán conocer las diferentes generaciones de estrellas que existen en la Vía Láctea e incluso en otras galaxias.

Servirán también para conocer cómo han viajado a través del tiempo y del espacio esas estrellas y para conseguir la descripción más detallada y precisa que se haya hecho nunca de la estructura y de la evolución de la Vía Láctea.

El laberinto del universo

Fred Jansen, responsable de esta misión de la ESA, considera que se trata de “cribar” el cielo y de abrirse paso por el laberinto del Universo, y subrayó la importancia de los datos que ya está facilitando la sonda, pero sobre todo la trascendencia que el procesado y análisis de esos datos van a tener para la ciencia en el futuro.

En el Consorcio internacional que se ha creado para procesar y analizar los datos de “Gaia” están presentes más de 450 científicos de todo el mundo, y su responsable, Anthony Brown, incidió hoy en la trascendencia del caudal de información procedente del cielo, y sobre todo de los dos millones de estrellas más brillantes y próximas a la Tierra.

A su juicio, la misión conseguirá “el mayor avance en la cartografía del cielo” y los datos estelares más precisos que se han obtenido hasta ahora, lo que se traducirá durante los próximos años en una importante producción y publicaciones científicas.

Síguenos en Google Noticias

Temas relacionados

Vía Láctea