8 Apr 2019 - 3:32 p. m.

México busca construir su propio acelerador de partículas

México verá colisionar partículas a velocidades similares a la de la luz para estudiarlas de forma exhaustiva y aprender de distintas ciencias como la física, la química o la medicina gracias a la construcción del Complejo Científico y Tecnológico Sincrotrón de Hidalgo.

Daniel Meza - Revista N+1

lustración de lo que sería el próximo sincrotrón mexicano
 / UNAM
lustración de lo que sería el próximo sincrotrón mexicano / UNAM

Por primera vez, México verá colisionar partículas a velocidades similares a la de la luz para estudiarlas de forma exhaustiva y aprender de distintas ciencias como la física, la química o la medicina. Esto será posible gracias a la construcción del Complejo Científico y Tecnológico Sincrotrón de Hidalgo. 

Hace algunos días, informó El Universal, en el histórico Palacio de Minería, se dieron cita autoridades de gobierno y representantes de la comunidad científica, tecnológica y de innovación. Durante dos días de trabajo, juntos delinearon las bases para que el sincrotrón mexicano en el estado de Hidalgo atienda las necesidades de la población nacional mediante infraestructura e investigación de frontera. El acto protocolario ha sido etiquetado como el “acta de nacimiento” del sincrotrón mexicano. 

Qué es el Sincrotrón

El Sincrotrón es una máquina para acelerar electrones a velocidades cercanas a la luz. Aunque lo que importa más no es la velocidad que alcanzan las partículas, sino la luz que emiten. (Así será el sucesor del Colisionador de Partículas suizo)

Esa luz permite conocer la estructura atómica de cualquier material, de manera que un sincrotrón puede dar grandes alcances en materias como la biomedicina, la producción de isótopos y la farmacología. Por ejemplo, el sincrotrón de Standford, en Estados Unidos, permitió conocer la estructura del virus de la gripe H1N1. 

En estas estructuras en forma de círculo transitan electrones a velocidades cercanas a los 300 km/s, produciendo haces de luz 1.000 veces más potentes que los del sol. (Este año Brasil termina su acelerador de partículas)

El proyecto estuvo en peligro el 2017. Desde el 2015 la idea rondaba el Senado, aunque para entonces no se conseguían los recursos necesarios. México quedaba rezagado en investigación. Actualmente, los 50 sincrotrones en el mundo le pertenecen a los países económicamente más importantes, habiendo una importante relación entre desarrollo y la posesión de estos megalaboratorios. 

Gracias a la participación de la Universidad Autónoma de México (UNAM), el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional (Cinvestav), el gobierno de Hidalgo y Conacyt se estaría logrando la durísima tarea de reunir 500 millones de dólares como inversión inicial. Se espera también el apoyo de organizaciones civiles y el sector privado. 

Actualmente, la mitad de los sincrotrones del mundo se encuentran en Europa. 

Síguenos en Google Noticias