Publicidad
22 Oct 2020 - 7:28 p. m.

Murió James Randi, el mago que desenmascaraba charlatanes

El canadiense dedicó su vida a combatir las pseudociencias. A través de una fundación ofrecía un millón de dólares a la persona que demostrara tener poderes extraordinarios. Obviamente nadie pudo reclamar el premio.
James Randi, un mago y divulgador de ciencia, dedicó su vida a combatir las pseudociencias.
James Randi, un mago y divulgador de ciencia, dedicó su vida a combatir las pseudociencias.
Foto: Facebook

“Te extrañaremos muchísimo. Se libre. Por siempre en nuestros corazones”, escribieron en su página de Facebook los colaboradores del viejo mago de 92 años, James Randi, quien falleció esta semana en Florida, EE.UU.

El rostro de Randi puede no resultar muy conocido entre los colombianos, pero los norteamericanos lo vieron pasearse por programas de televisión, en portadas de revistas y periódicos, por varias décadas. Casi siempre con un mismo objetivo: investigar los éxitos y talentos que se atribuían todo tipo de charlatanes, desde el doblamiento de cucharas con la mente hasta curaciones milagrosas.

“Las personas que están robando dinero del público, engañándolos y desinformando, ese es el tipo de cosas con las que he estado luchando toda mi vida”, dijo en un documental de 2014 “Un mentiroso honesto" (An Honest Liar), “Los magos son las personas más honestas del mundo: te dicen que te van a engañar y luego lo hacen”.

El famoso escritor Arthur C. Clarke, autor de la novela 2001: Una odisea del espacio dijo en alguna ocasión: “Considero a Randi como un tesoro nacional, y quizás uno de los antídotos restantes que pueden prevenir la descomposición de la mente estadounidense”.

En homenaje al viejo mago reproducimos a continuación la entrevista que le concedió a El Espectador en 2010.

James Randi, el mago del millón de dólares

Por: Pablo Correa

James Randi es un extraño mago. Desde hace más de 40 años usa sus conocimientos y habilidades para desenmascarar a todo el que presume tener poderes curativos, paranormales o supernaturales. Una de sus primeras víctimas fue Uri Geller. En los años 70, Geller se paseaba por todos los shows de la televisión y ocupaba las portadas de las revistas exhibiendo sus supuestos poderes psíquicos.

Una de sus especialidades era doblar cucharas con la fuerza de la mente. Randi sabía muy bien cómo doblar cucharas así que se encargó de que los productores de The Tonight Show cambiaran las cucharas del ajuar personal de Geller por otras no preparadas. Frente a las cámaras, a su archirrival no le quedó otra salida que decir que se sentía presionado.

En 1996 creó la Fundación Educativa James Randi, que ofrece un millón de dólares a la persona que logre demostrar, cumpliendo una serie de requisitos, que posee algún poder paranormal. Se rumoraba que el premio que ha existido por 14 años acababa este año, pero Randi dice en entrevista con El Espectador que sigue adelante y con una bolsa más grande.

¿Por qué las personas les creen tanto a los charlatanes?

La gente quiere respuestas fáciles y los medios tienen una gran responsabilidad por la promoción de todas estas cosas paranormales y supernaturales.

¿Es cierto que se acabó el premio del millón de dólares para el que demuestre que tiene poderes?

Hace un tiempo dije que lo cerraría este año, pero luego empezaron a decir que tenía miedo de que alguien lo ganara, entonces anuncié que el premio continuaba. Ahora es de US$1,4 millones.

¿Cuántas personas han intentado ganar el premio?

La mayoría de los que intentan aplicar no leen cuidadosamente lo que tienen que hacer. Hemos examinado a cerca de 230 personas y todas han fallado.

¿Qué investigación recuerda con más orgullo?

La que hice sobre los fanáticos religiosos como Peter Popoff, quien fue famoso en este país por vender cosas extrañas, totalmente fraudulentas. Decía, por ejemplo, que te daba agua del mar Negro. Pero cuando la analizamos resultó que era agua doméstica a la que se le añadían químicos.

¿Cuál de todas las prácticas resulta más difícil de desenmascarar?

Ninguna es especialmente difícil. Como tengo una formación especial como mago se cómo se hacen los trucos y puedo ver a través de ellos.

¿Un racionalista como usted en qué cree?

Soy ateo. No veo ninguna evidencia para creer en ángeles, demonios, el cielo o el infierno.

¿Qué misterio le gustaría explicar?

Me gustaría saber si hay vida en otra parte del universo.

¿Qué planes tiene ahora?

Tratamos de trabajar en silencio nuestras investigaciones para no arruinarlas.

¿Cuál puede ser el mayor fraude de estos días?

He cambiado mi respuesta en los últimos años, porque elegir a George W. Bush fue la cosa más ilógica que los americanos pudimos hacer (risas). Creo que hay una gran cantidad de personas engañadas con medicinas que no funcionan.

Síguenos en Google Noticias