20 Feb 2019 - 5:51 p. m.

Nueva foto de Hidroituango refuerza dudas sobre la autenticidad de la primera

Gracias a varios lectores aparece una teoría que explica razonablemente toda la confusión que provocó la primera imagen del cuarto de máquinas. Una segunda fotografía revive el debate.

Pablo Correa

Nueva imagen del cuarto de máquinas de Hidroituango filtrada a periodistas el 20 de febrero de 2019.
Nueva imagen del cuarto de máquinas de Hidroituango filtrada a periodistas el 20 de febrero de 2019.

“La foto es real”, respondió EPM.  “La foto fue tomada por uno de los ingenieros con su teléfono personal tipo smartphone”.  En un comunicado divulgado la semana pasada la empresa lamentaba que se “haya desatado una polémica sobre su autenticidad con argumentos que nada aportan en la solución de la actual contingencia”. 

¿Para qué insistir en desnudar una simple imagen? Cada uno encontrará sus propias razones. Sobre todo ahora que apareció una segunda fotografía del cuarto de máquinas. Pero vamos paso a paso. 

Resumen del problema

El gerente de EPM Jorge Londoño dijo en varias ocasiones que la imagen sobre la salud del cuarto de máquinas era real. La imagen se filtró a los medios de comunicación justo cuando la empresa intentaba medir el riesgo en que se encontraba el proyecto tras el cierre de las compuertas y también cuando se aventuraba a anunciar su participación en la subasta de asignaciones de Obligaciones de Energía Firme en Colombia para el período 2022-2023. Un evento que la Comisión Reguladora de Energía y Gas (CREG) convocó para finales de febrero.

Un primer análisis de la imagen, con la ayuda de dos astrofísicos, un grupo de ingenieros y un animador 3D, nos llevó a descartar la posibilidad de que la imagen correspondiera a una cámara de “luz visible”. La principal razón es que el agua dentro de la caverna aparece como un espejo perfecto. Vemos los reflejos de las columnas, de la grúa al fondo, de los rieles sin que nada por debajo de la superficie del agua se pueda percibir. Este detalle, principalmente, hacía creer que la imagen habría sido tomada dentro del espectro de la luz infrarroja cercana (NIR por sus siglas en ingles), es decir, luz que no captan nuestros ojos y  no se transmite a través del agua pero que se puede registrar con ciertas cámaras. (Lea: La foto de la casa de máquinas de Hidroituango: ¿es o no es real?). 

La respuesta de EPM, "fue con un celular y un reflector", nos desubicó.  “¿Puede un celular captar luz infrarroja? Sí respondieron tanto Juan Diego Soler como Jorge Zuluaga, los dos astrofísicos que se habían involucrado en esta tarea desde el principio. Los nuevas cámaras de celulares pueden captar un espectro de luz más allá de la luz visible si  se retira un filtro que ponen los fabricantes para evitar una distorsión de los colores en las imágenes. Varios tutoriales en internet enseñan lo fácil que puede resultar convertir un celular en una cámara de infrarrojos. (Lea: Más pistas sobre la foto de EPM que nos tiene confundidos).

 

Gracias a varios lectores aparece una teoría que explica razonablemente toda la confusión que provocó la primera imagen del cuarto de máquinas. Una segunda fotografía revive el debate.

¿Puede un celular tomar esta imagen?

Escribí a una empresa norteamericana especializada en imágenes de infrarrojo con celulares: Eigen Imaging. Adjunté la imagen misteriosa, otra más del cuarto de máquinas y algunas preguntas:

1. ¿Se puede tomar esta fotografía con un teléfono celular?

2. ¿Qué fuente de luz se necesita?

3. ¿Cómo se comportaría la luz en la imagen?

Un día después llegó la amable respuesta de Chuong Tran, del grupo de soporte de Eigen Imaging, quien analizó la imagen con algunos de sus colegas:

“Esta imagen tiene solo 588 x 402 píxeles, por lo que es difícil evaluar sin saber qué teléfono se usó, pero estas son nuestras mejores conjeturas:

Es poco probable que se tome en un teléfono celular ya que la imagen está muy limpia (no hay artefactos de ruido en las zonas  oscuras, incluso cuando se amplía). Por lo tanto, no se tomó con los pequeños sensores de imagen utilizados en los teléfonos celulares y definitivamente no fue tomada con una cámara NIR.

La fuente de luz utilizada en esta imagen debe ser muy brillante para proyectar una sombra negra tan profunda a lo largo de los estantes superiores. Sin embargo, una fuente de luz tan brillante no produciría una imagen de espejo tan  uniforme sobre el agua.

La cámara del teléfono móvil tiene un ángulo de visión muy grande, por lo que todo debería verse pequeño, pero la estructura de esta imagen parece muy grande para un campo de visión como el de un teléfono celular.

Es muy probable que la imagen haya sido "fabricada" (vea la anotación en la imagen que anoté).

Lo siento, no podemos ser de mucha ayuda”.

En la imagen original Chuong anotó dos cosas: una incoherencia en el reflejo del carro de la grúa (muy sútil para tomarlo como un punto fuerte en el análisis) y dos, el patrón atípico en la distribución de la luz a lo largo de la caverna.

¿Qué nos dicen los materiales?

Fue sorprendente lo que detonó la primera publicación sobre este tema en El Espectador. Varios lectores se involucraron en el enigma de la imagen y escribieron al periódico. Muchos hicieron un esfuerzo serio por encontrar más pruebas de la veracidad o falsedad de la imagen. Uno de ellos, Víctor Félix Alarcón Trujillo, experto en Tecnología de la Información Geográfica e investigador del Centro Nacional de Investigaciones de Café, aportó algunos argumentos sólidos e interesantes.

“Partiendo del supuesto que fuese tomada con una cámara de infrarrojo cercano, considero que la imagen es falsa y corresponde a un render, a continuación argumento mi posición”, decía en su correo.

Para Victor incluso si se usa una cámara de infrarrojo se necesita una fuente emisora de luz que permita que los objetos reflejen energía de regreso al sensor, y "considerando el tamaño de la casa de máquinas, se requiere un emisor de luz muy potente para iluminar hasta la parte más alejada de forma homogénea".

Anotó que "a medida que el objeto se aleja, necesariamente disminuye la energía emitida y por consiguiente la reflejada, es decir, existirá una respuesta al NIR menor en los objetos del fondo, situación que no sucede (a manera de ejemplo imagina el bombillos de tu cuarto, que no alumbra hasta el infinito)".

Finalmente envió en su respuesta una "gráfica extraída de los apuntes de clase procesamiento digital de imágenes, del Dr. H. Jaime Morales, de la Universidad  de Chile, donde muestra la respuesta espectral de diferentes superficies".

La gráfica permite discernir que para materiales de construcción, principalmente del concreto, la respuesta espectral al NIR es menor al 10% de reflectancia, esto indica que el concreto no refleja la suficiente energía para tener tanto detalle en una fotografía; así tengas el emisor de luz más potente, el concreto absorbe cerca del 90% de la energía en la longitud de onda para NIR.

Espero mis comentarios sean adecuados para lo que estás investigando y te sirvan de algo”.

Víctor aportó un detalle valioso que hasta ahora no había entrado en la lectura de la imagen: los materiales y su capacidad mayor o menor de reflejar la luz. El concreto con que están hechas las columnas que vemos en la imagen no debería verse con tanta nitidez y claridad en una imagen de infrarrojos.

El viaje de la luz

“Una diferencia entre una foto verdadera y una falsa es que la verdadera tiene imperfecciones que usted no puede controlar. En esta no hay nada inesperado. Es la perfección de la foto  lo que la hace la hace sospechosa”, reflexionaba Soler después del comunicado de EPM que nos obligó a todos a repasar lo dicho en los artículos previos. “Cuando uno piensa en las dimensiones de la caverna está hablando de una autopista de cuatro carriles de ancho, una cuadra de largo y en completa oscuridad. Cuesta trabajo creer que la iluminación tan homogénea de un espacio tan grande se pueda lograr con las fuentes de luz que hayan podido cargar los miembros del equipo de reconocimiento”.

EPM aseguró que su ingeniero usó un reflector para iluminar. Nunca nos dijeron de qué tipo, de cuánta potencia. Pero justamente el comportamiento de la luz en la oscura caverna hace extraña esta foto. Primero porque la luz se reflejó en los objetos como los pernos al lado derecho pero no aparece reflejada en el agua y debería de alguna manera estar allí. En segundo lugar, porque estaría violando la “ley inversa del cuadrado” (para una onda como, por ejemplo, el sonido o la luz, que se propaga desde una fuente puntual en todas direcciones por igual, la intensidad disminuye de acuerdo con el cuadrado de la distancia a la fuente de emisión).

Guillermo Angulo, otro espontáneo colaborador que nos escribió, recordaba en su mensaje que la luz  "disminuye en razón inversa al cuadrado de la distancia" o sea, “si está bien expuesto el primer plano, la luz va disminuyendo y mostrando subexposición a medida que se aleja de la cámara. A estas distancias, el fondo se debería ver casi (o sin casi) completamente negro”.

Si la foto, como asegura EPM fue tomada con un simple celular y un reflector (no infrarrojos) deberíamos ver un patrón distinto de luz a lo largo del cuarto de máquinas. Pero, y en esto también se fijó Chuong Tran, pasamos de ver bajo cierta intensidad de luz a una oscuridad repentina, no gradual, bastante imposible de lograr con un solo reflector sobre la parte superior de la caverna.

Una posible solución

¿Cómo conciliar todos estos indicios, dudas y preguntas en una explicación razonable? En vista de que EPM podía esclarecer todo este enredo con una explicación más precisa pero sólo nos entregó un escueto comunicado, nos queda la especulación racional. Pablo Ferro, gerente comercial de ArqRenderZ, una empresa de visualización digital quien también se sumó al análisis de la imagen expone una interesante hipótesis:

“La imágen es una visualización tridimensional de una levantamiento fotogramétrico de la caverna”. Ferro y su gente “proponen que la imagen es generada por un equipo láser o lidar que permite capturar la información tridimensional del espacio”.

El equipo es como este:

Ferro explica que estas máquinas no generan una foto como las que todos conocemos sino “una nube de puntos o vectores dispuestos en el espacio que contienen información de posición e información de difusión o color”.

“Como lo puede evidenciar este tipo de levantamientos permitiría constatar medidas precisas sobre la caverna (contracciones, colapso, desplazamientos etc...) ya que una simple foto con flash no le sirve a ningún ingeniero”, escribió y adjuntó una imagen de un árbol fabricada por su grupo con el equipo láser. A la izquierda se ve el árbol, luego dos momentos de procesamiento de la imagen fabricada con un láser. 

Un punto importante aquí: estos equipos no capturan reflejos en el agua. Pero Ferro tiene una buena suposición para responder a esto:

1.La difusión o color lo capturaron en un espectro infrarojo.

2.La nube de puntos fué retocada y posteriormente renderizada en un software 3D (conjunto de programas de computador para hacer modelos tridimensionales).

“La razón por la cual creemos que esta imágen es un render sacado de una nube de puntos real es porque evidenciamos dos artefactos de compresión característicos de esa técnica:

1.Artefactos de compresión 3D donde al convertir los puntos en triángulos o malla 3d los detalles se engrosan.

2.Artefactos de compresión en texturas característicos de proyectar información de color en una geometría comprimida.

“Esperamos que esta hipótesis se sume a la investigación que amerita esta caso tan importante”.

El diablo de la foto

Es difícil pensar que la foto fue tomada con un celular y un reflector como asegura EPM. Un asunto que se resolvería para claridad de todos de forma muy sencilla: mostrar otras imágenes y revelar el archivo original con los metadatos.

Tal vez la razón por la que esta imagen provocó tanta confusión es que una parte de ella es fabricada y una parte de ella es verdadera.

Tal vez tenga razón Ferro. La imagen salió de una nube de puntos que se mezcló con un render. De ahí la defensa de EPM  que la imagen es “real”. Esto le daría también la razón al ingeniero Rafael Zarama quien se tomó el trabajo de reconstruir por su cuenta modelos 3D de Hidroituango, incluyendo el cuarto de máquinas. Para Zarama lo importante de esta imagen es lo que nos está diciendo sobre lo que ocurrió después del paso del río Cauca por ese lugar: se desplomó un edificio en el costado norte, se perdieron las primeras columnas y un derrumbe en la mitad de la caverna separa las dos alas. 

Pero la imagen también es falsa porque se mezcló con un render como lo sospechó desde el principio Santiago, el animador 3D, y algunas personas como la periodista Claudia Julieta Duque.

El diablo siempre escondido en los detalles.

Aparece una nueva fotografía

Una segunda imagen, parecida a la anterior, comenzó a circular en medios de comunicación desde ayer. 

Todo este enredo deja algunas preguntas: ¿Por qué comenzaron las mentiras frente a la primera imagen? ¿Por qué tanta ambigüedad y secretismo? ¿Por qué ese juego de filtración de imágenes en un caso que tiene tanta relevancia nacional? La última imagen parece perfectamente elegida para el juego con la opinión pública y los medios de comunicación: una foto en la que se vea la mano de la persona que sostiene la fuente de luz y apagar así tantas dudas "que no ayudan a resolver la contingencia". 

 

Síguenos en Google Noticias