30 Apr 2018 - 1:49 a. m.

Observan el lugar más activo del universo: la fusión de 14 galaxias sucedida poco después del Big Bang

Hasta ahora se pensaba que la formación de cúmulos de galaxias, una de las estructuras más masivas del Cosmos, habían tardado 3.000 millones de años en darse tras la expansión. Este descubrimiento, ocurrido cuando el Universo tenía solo una décima parte de su edad actual, rebate lo pensado sobre evolución estelar.

Redacción ciencia

Esta ilustración representa el último descubrimiento hecho por el telescopio Alma, ubicado en Atacama (Chile). Una fusión de 14 galaxias en una edad muy temprana del Universo, hecho improbable para los científicos que estimaban que la formación de estas masivas estructuras había ocurrido 3.000 millones de años después del Big Bang. 

 / ESO/M. KornmesserCredit: ESO/M. Kornmesser
Esta ilustración representa el último descubrimiento hecho por el telescopio Alma, ubicado en Atacama (Chile). Una fusión de 14 galaxias en una edad muy temprana del Universo, hecho improbable para los científicos que estimaban que la formación de estas masivas estructuras había ocurrido 3.000 millones de años después del Big Bang. / ESO/M. KornmesserCredit: ESO/M. Kornmesser

Es apenas lógico que los astrónomos modernos creyeran que la formación de los cúmulos de galaxias, una de las estructuras más masivas del Cosmos, se hubiera dado muchos años después del Big Bang. Pero esa idea acaba de ser rebatida por la observación de una aglomeración de jóvenes galaxias bautizadas como SPT2349-56. Esta colisión ocurrió cuando el Universo tenía solo 1.400 millones de años, una décima parte de su edad actual. Es decir, la mitad del tiempo que los científicos pensaron que tardaría en darse.

Como se pensaba que estos eventos demoraban en evolucionar, las manchas de luz registradas hace 8 años por los científicos y que fueron la primera pista de SPT2349-56 no prometían semejante descubrimiento. En ese entonces, el cúmulo de galaxias había sido observado por el Telescopio Polo Sur y su marca era apenas un débil borrón. Siguiendo su pista, un equipo de astrónomos internacionales se ayudaron de los dos instrumentos más potentes en esta materia, el observatorio Apex y las 66 antenas de Alma que funcionan como un solo telescopio gigante. Ambos ubicados en la región de Atacama, Chile.  

Así los científicos, liderados por el astrofísico de la Universidad Dalhousie, Scott Chapman, se toparon con 14 galaxias ubicadas a 12.400 millones de años luz de la Tierra. Una aglomeración unida gravitacionalmente gracias a la materia oscura y al océano de gas ionizado a su alrededor en un área de apenas tres el tamaño de la Vía Láctea.

En palabras más simples: están tan comprimidas que entre ellas se fusionan, formando estrellas 10.000 veces más rápido que en nuestra región del Universo. Lo que lo convierte en el lugar más activo del Cosmos según el estudio publicado esta semana en la revista Nature.

El descubrimiento supone una oportunidad para estudiar cómo se forman los cúmulos de galaxias y de qué manera se dan las fusiones dentro de ellas. Porque, en palabras de Tim Miller, doctorando en la Universidad de Yale y co-autor del artículo, “aún no sabemos cómo este conjunto de galaxias creció tanto y tan rápido. No se formó de manera gradual a lo largo de miles de millones de años, como podrían suponer los astrónomos”. De ahí que el siguiente paso para estos científicos sea expandir sus búsquedas y así confirmar si esta formación es común o es un fenómeno singular.

Síguenos en Google Noticias