Publicidad
21 Oct 2021 - 10:52 p. m.

Subastan los fósiles del triceratops más grande conocido. La ciencia lo lamenta

Aunque muchos científicos habían manifestado su malestar, en París, Francia, vendieron los restos fosilizados de  Big John, el dinosaurio triceratops más grande que se había encontrado. Su precio fue de 6,65 millones de euros.

Con información de AFP

Restos fosilizados de Big John.
Restos fosilizados de Big John.
Foto: CHRISTOPHE ARCHAMBAULT

Big John es el dinosaurio triceratops más grande que los seres humanos han encontrado. Está compuesto por 200 piezas, incluido su cráneo, que tiene 2 metros de ancho. En total, el cuerpo suma 8 metros de largo por 3 metros de alto. Una verdadera pieza que por años ha fascinado a científicos y coleccionistas. (Lea las noticias de Ciencia en Colombia y el Mundo)

Pero hoy la historia de Big John, que deambuló hace unos 66 millones de años en los que hoy es Dakota del Sur (EE. UU.), ha dado un vuelco completo: pese a la oposición de investigadores, acaba de ser subastado en París, Francia. Su precio fue de 6,65 millones de euros. (Lea Otros europeos pisaron América casi cuatro siglos antes que Cristóbal Colón)

El comprador fue un coleccionista privado que, según dijo su representante, estaba “absolutamente emocionado con la idea de poder llevar una pieza como esta para su uso personal”.

Sin embargo, el anuncio de su venta ha generado una gran controversia porque implica que muchos investigadores no podrán acceder a él y cientos de ciudadanos no podrán verlo en un museo.

“Lo triste es que no podemos competir con los coleccionistas privados”, dijo a la agencia AFP el paleontólogo francés Francis Duranthon, director del Museo de Historia Natural de Toulouse (sur de Francia). A sus ojos, el precio de los fósiles equivale a 20 o 25 años de nuestro presupuesto de adquisiciones.

“Tricerátops hay muchísimos”, aseguró Pascal Godefroit, paleontólogo del Instituto Real de Ciencias Naturales de Bélgica. La especie está estudiada y “tenemos esqueletos completos”, añadió Duranthon. “Pero este es el más grande”.

“Pero aunque se trate de un tricerátops, hay muchos aspectos que no se conocen”, puntualizó Annelise Folie, conservadora de las colecciones de paleontología del Instituto belga. “Puede haber huesos con un mayor grado de conservación que puedan aportar datos nuevos”.

“Nadie puede saber con antelación si nos dará información que no tenemos”, añadió Nour-Eddine Jalil, paleontólogo del Museo de Historia Natural de París. “Pero en este caso es un mal menor”, porque el espécimen que se subasta este jueves en París ya fue estudiado.

Algo que no se puede afirmar de otros esqueletos de dinosaurios que se ponen a la venta en el mercado, que no han sido estudiados ni catalogados.

“La mitad de lo que se vende no tiene ni pies ni cabeza”, afirma con enojo Pascal Godefroit. “A menudo son piezas interesantes pero que están mal identificadas o se reconstruyen mal, mezclando huesos con trozos de plástico, por ejemplo”.

“Si se trata de una nueva especie, la pérdida es inmensa, no sabremos ni si ha existido”, dijo Annelise Folie.

Para el paleontólogo Steve Brusatte, autor del libro “Auge y caída de los dinosaurios”, estos fósiles “constituyen nuestro patrimonio natural” y “además dan pistas para aprender sobre la evolución en la Tierra”.

Más problemas

Las subastas de esqueletos de dinosaurios plantean otro problema: el acceso del público a estos restos fósiles. “Exponer un tricerátops en un museo es una posible vocación para los niños”, afirmó Francis Duranthon, del Museo de Toulouse.

“Ver el esqueleto del tiranosaurio rex Sue (el mejor conservado del mundo, ndlr) en el museo Field de Chicago despertó mi deseo de ser paleontólogo cuando era adolescente”, recordó Steve Brusatte, que participó como experto en la película “Mundo Jurásico 3″ (estreno previsto en 2022).

Este experto asegura que su vida podría haber sido muy diferente si ese esqueleto hubiera estado en el salón de un adinerado hombre de negocios.

La venta de restos de dinosaurios existe desde que el ser humano empezó a encontrar fósiles, pero el estreno de “Parque Jurásico” en los años 90 relanzó este mercado, sobre todo entre los famosos.

Actualmente no se puede obligar a los compradores a dejar los fósiles en manos de los científicos para su estudio. Pero a veces se puede “llegar a un acuerdo”, afirmó Pascal Godefroit.

Además, este negocio permite “actualizar” ciertos fósiles, sobre todo en Estados Unidos. Que se puedan vender (bajo ciertas condiciones) puede motivar que se hagan nuevas excavaciones en algunos países, recalcó Nour-Eddine Jalil.

Síguenos en Google Noticias