17 Aug 2018 - 4:17 p. m.

Pingüinos, "los reyes de la monogamía", al parecer no son tan fieles

En el acuario The Living Planet ubicado en Utah (EE. UU.) vive una población de la especie Gentoo. Son varias parejas que cuidaban de sus crías, por lo menos eso pensaban los científicos hasta realizarles pruebas de paternidad.

- Redacción Ciencia

El estudio fue recientemente publicado en la revista ZooBiology.  / Pixabay (Imagen de referencia)
El estudio fue recientemente publicado en la revista ZooBiology. / Pixabay (Imagen de referencia)

Del mundo animal, los pingüiinos se habían ganado la admiración por su monogamia. Eran aplaudidos por una actitud "romántica", al ser fieles a sus parejas de por vida. Pero la historia parece ser diferente, al menos para aquellos que están en cautivero. Así lo confirmó un equipo de investigadores tras realizar pruebas de paternidad dentro de una población del acuario The Living Planet ubicado en Utah (EE. UU.). (Lea: Las enfermedades por transmisión sexual nos volvieron monógamos) 

El análisis, aplicado a 19 pingüinos en cautiverio, consistía en probar cuán fuertes y saludables son las crías de esta población. La razón es que estas especies hacen parte de un programa nacional que busca emparejar los individuos geneticamente más diversos, provenientes de distintos acuarios del país. Una manera de fortalecer su supervivencia genética en contra de la extinción. 

Es por esto que los científicos documentan los linajes familiares de cada parque con el fin de evitar la endogamia. Así fue como, a través de pruebas de ADN, se dieron cuenta que habían crías que no coincidían con la genética de sus padres sociales y que, en cambio, aparecían científicamente como los hijos de otros pingüinos de la comunidad. 

Ese fue el caso de Roto y Cooper y Coco y Gossamer, dos parejas con crías que terminaron por no ser los padres legítimos de algunos pequeños. En otras palabras, de los ocho descendientes en los que se aplicaron las pruebas, la sangre de dos de ellos no coincidía con el de su padre biológico. ¿La razón? dos machos de la comunidad habían estado husmeando con otras hembras. Así lo registraron los autores del estudio recientemente publicado en la revista ZooBiology. 

Esto podría explicarse, según con Eric Domyan, el profesor de biología en la Universidad del Valle de Utah que dirigió las pruebas, con que "la mayoría de las especies que consideramos monógamas, incluida nuestra propia especie, sabemos que siempre hay un asterisco además de eso", le comentó el experto al diario New York Times. De hecho, concluyó el científico, "es muy raro encontrar monogamia en cualquier especie donde haya un 100 por ciento de fidelidad a la pareja. Esperaba que ese fuera el caso con los pingüinos también". 

Síguenos en Google Noticias

Temas relacionados

PingüinosMonogamia