24 Feb 2018 - 6:48 p. m.

Que las ballenas asesinas puedan decir "hello" significa que no deberían vivir en cautiverio

El famoso canto de estos cetáceos tienen los elementos básicos necesarios para la comunicación hablada. La importancia de la cultura para su desarrollo significa que el cautiverio limita su capacidad de aprendizaje

Redacción VIVIR

Que la Orcinus Orca pueda decir "hello" no solo significa que puede imitar sonidos, como los loros, sino que puede aprenderlos, aunque no signifiquen nada para ellas. / Gail Hampshire / iNaturalist
Que la Orcinus Orca pueda decir "hello" no solo significa que puede imitar sonidos, como los loros, sino que puede aprenderlos, aunque no signifiquen nada para ellas. / Gail Hampshire / iNaturalist

Funcionaros franceses del parque marino de Antibes, en Francia, informaron hace unas semanas que una Orcinus orca, conocida como ballena asesina, emitió sonidos que se asemejan al lenguaje humano. Dijo algo como “hello”. Aunque parezca poca cosa que un animal asemeje su comunicación a la humana (los loros y en menor medida los murciélagos y las focas lo hacen), este descubrimiento significa que las orcas poseen la capacidad de imitar sonidos nunca antes percibidos, es decir, el aprendizaje vocal.

De acuerdo con Luke Rendell, catedrático de Biología de la Alianza Marina de Ciencia y Tecnología para Escocia (MASTS) de la Universidad de Saint Andrews, en el diario El País, “lo asombroso de que una orca diga hello no es lo que significa para nosotros, sino lo que significa para ella: absolutamente nada. La palabra se eligió aleatoriamente por ser absolutamente ajena al repertorio normal de sonidos de la especie. Por consiguiente, que los animales emitiesen reproducciones aceptables de los sonidos cuando se les pedía que lo hiciesen, a menudo al primer intento, constituye una prueba bastante conclusiva de que son capaces de aprender sonidos nuevos por imitación”.

Lea: Una orca aprendió a decir "hello"

Investigadores de la Universidad Complutense de Madrid (incluído Rendell) llegaron a esa conclusión luego de haber realizado pruebas con diversos sonidos en tres situaciones. Le pidieron a la orca por medio de gestos que emitiera un sonido; le reprodujeron un sonido a través de un parlante; y un humano produjo u sonido al azar. En las tres ocasiones, las orcas respondieron con un sonido similar y, tras un análisis acústico, los investigadores concluyeron que sus imitaciones eran muy buenas.

Según el diario español, que las orcas tengan capacidades de aprendizaje vocal proporciona una pista que faltaba en el rompecabezas para entender estos cetáceos, y tiene que ver con el famoso y misterioso “canto de las ballenas”. Rendell explica que los cetáceos tienen dialécticos específicos de su grupo, llamadas únicas de su manada que, según décadas de investigación, son fruto del aprendizaje. Si se mueven o son trasladadas a otro sitio, cambian sus llamadas para adaptarse a sus compañeras. 

Rendell y su compañero Hal Whitehead han defendido que esa herencia cultural es fundamental para la vida de las orcas, según cuenta en su artículo de El País. “En cierto modo, es una ironía que el estudio, realizado con animales cautivos, refuerce la idea cada vez más generalizada de la importancia de la herencia cultural en la vida de estos mamíferos marinos y sea un argumento más para defender que jamás se deberían tener en cautividad. A las orcas cautivas les es imposible desarrollar y expresar su cultura con la riqueza que observamos cuando están en libertad”.

Síguenos en Google Noticias