Publicidad
27 Jul 2020 - 2:39 p. m.

¿Qué produce el mal olor en las axilas humanas? La ciencia resuelve el misterio

Un grupo de investigadores de la Universidad de York (Reino Unido) rastreó la fuente del mal olor que suele generarse en las axilas: una particular enzima de un microbio.
Haber identificado esta enzima será útil para que los desodorantes perfeccionen sus mecanismos de acción.
Haber identificado esta enzima será útil para que los desodorantes perfeccionen sus mecanismos de acción.
Foto: Pixabay

Un grupo de investigadores de la Universidad de York, en Reino Unido, acaba de responder una pregunta que la ciencia aún no había logrado resolver: ¿Por qué los humanos producen mal olor al sudar? (Lea Vacuna para COVID-19: una promesa a medio camino)

Liderado por Michelle Rudden, del departamento de Biología de esa institución, el equipo encontró que la culpable es una enzima bacteriana que pudo haber sido heredada de nuestros ancestros primates. Sus resultados acaban de ser publicados en la revista Scientifics Reports.

“Hemos descubierto cómo se produce el olor. Lo que realmente queremos entender ahora es por qué”, le dijo al diario inglés The Guardian el profesor Gavin Thomas, microbiólogo y uno de los autores del artículo.

En pocas palabras, lo que hizo este equipo de investigadores para encontrar el motivo del mal olor fue transferir la enzima que creían culpable a otro microbio que vive en la axila humana. Cuando lo hicieron notaron que también empezó a producir mal olor.

Estos olores, que se conocen como tioalcoholes, se producen cuando los microbios encuentran otros compuestos en la piel. Sin embargo, no todos los microbios pueden generarlos. Los que lo logran, como el Staphylococcus hominis, lo hacen debido a que consumen un compuesto que es liberado por las glándulas sudoríparas en la axila: el Cys-Gly-3M3SH.

Lo que hizo el equipo de la Universidad de York fue, justamente, rastrear a la enzima que permite que el Staphylococcus hominis produzca el mal olor característico del sudor humano.

Al hacerlo, los investigadores abren un nuevo camino para que los desodorantes tengan una acción más precisa sin necesidad de “atacar” al resto de microbios que suelen estar en las axilas.

De hecho, al analizar la relaciones genéticas con otras especies de microbios, los autores también encontraron que sólo unos pocos han heredado la enzima, aunque, como apuntan en el artículo, “también mostramos que otras especies de Staphylococcus presentes dentro de este grupo son capaces de producir tioalcohol, lo cual era previamente desconocido”.

Otro resultado importante que les demostró el análisis genético es que esta producción de malos olores es, definitivamente, un proceso muy antiguo en los seres humanos. “La composición de la axila humana moderna se considera única en composición y diversidad en relación con otros primates. La abundancia creciente de especies de Staphylococcus puede considerarse indicativa de una trayectoria evolutiva hacia los humanos modernos”, señalan los investigadores.

Síguenos en Google Noticias