8 Aug 2018 - 7:14 p. m.

¿Qué tan cierto es que en agosto una tormenta solar golpeará a la Tierra?

Unas declaraciones de especialistas rusos del Laboratorio de Astronomía de Rayos X del Sol comenzaron a circular esta semana. En ellas, aseguraban que esta tormenta causaría diversos problemas a las personas y tendría perturbaciones en el campo magnético. Aquí les contamos la verdad.

- Redacción Ciencia

Las tormentas de Sol afectan, principalmente, a los satélites.  / Pixabay
Las tormentas de Sol afectan, principalmente, a los satélites. / Pixabay

En los últimos años, las redes sociales se han convertido en un medio de desinformación en el que las noticias falsas han prevalecido. Y, los medios de comunicación no se salvan de estas.

Recientemente, varios portales replicaron la información de que, en agosto, específicamente, el 20 una tormenta solar golpearía la Tierra y dejaría a los seres humanos con dolor de cabeza.  (Lea: El Sol se extinguirá en unos 10.000 millones de años, ¿y después qué?)

Con el objetivo de aclarar esta información, El Espectador habló con el director del Observatorio Astronómico de la Universidad de Nariño, Alberto Quijano Vodniza, quien explica los argumentos que impulsaron esta teoría. 

¿Qué es una tormenta solar? 
"Es cuando se produce un estallido inmenso en el Sol y este envía una gran cantidad de partículas eléctricas, fundamentalmente protones, electrones y nucleones. Estas partículas pueden llegar a la Tierra y, en algunos casos, pueden penetrar su campo magnético, pero, eso únicamente pasa cuando la tormenta es de gran intensidad", explica Quijano.

Las tormentas solares se dividen en niveles, que van desde el G1, que es el de menor intensidad, hasta el G5. Durante un año, generalmente, hay varias, pero su magnitud es pequeña.

Como aclara Quijano, este tipo de eventos no se pueden precedir con mucha antelación. "En esas noticias dicen que ocurrirá el 20 de agosto, pero no se puede calcular con tanta antipación. Con la tecnología que hay ahora, sólo se puede predecir con un día, máximo dos". 

La noticia añade que este fenómeno podría causar problemas en los seres humanos, como dolores de cabeza, irritabilidad, ansiedad, nerviosismo y agotamiento, sin embargo, Quijano desmiente esta teoría. "Científicamente no está comprobado que las tormentas produzcan estos efectos en las personas".

Añade que la mayor contradicción de esta noticia es cuando afirman que "pese a indicarse que la tormenta está catalogada como G1, este hecho igual podría provocar problemas". El director del Observatorio Astronómico, dice que: "con este nivel de tormenta (el G1) no pasa nada, ni siquiera en los satélites. Menos va a existir interrupción de energía. No está verificado que ese tipo de fenómenos tenga algo efecto negativo en las personas". (Puede leer: Lista la primera nave que llegará al sol)

¿Afectarían la Tierra?

Quijano explica que para que las partículas expulsadas de este tipo de erupciones, llamadas eyección de masa coronal, lleguen a la Tierra dependen de la dirección del campo magnético en el Sol. "No se le puede detectar sino con poco tiempo, generalmente se tienen pocos minutos cuando hay una eyección de ese tipo para saber si va a incidir sobre la Tierra o no".

Consecuencias de las tormentas solares 

La principal consecuencia es la desviación de los satélites, que se pueden extraviar en la órbita. También, podría generar problemas en la trasmisión de la energía eléctrica o producir voltajes muy grandes. "En Estados Unidos y Canadá para 1859 suspendieron la energía eléctrica y hubo apagones. Las zonas de latitudes grandes fueron las más afectadas". 

¿Por qué en Colombia no se pueden ver con frecuencia?

Quijano aclara que el campo magnético que hay en la Tierra evita que esas partículas lleguen a la zona del Ecuador. "Nosotros no podemos ver en condiciones normales esas luces fantásticas que, si se pueden ver en el Polo Norte. Esto se debe a que en ese lugar el campo magnético es mucho más débil y las partículas pueden penetrar fácilmente". (Lea también: Así es Parker: la primera nave que llegará al Sol)

La gran tormenta solar de 1859

También llamada: el evento Carrington, fue demasiado grande, tanto así que, en la parte norte de Colombia, se pudieron ver auroras en el cielo y según Quijano, es imposible tener es tipo de experiencias en condiciones normales. "Las auroras boreales son una especie de luces de neón de diferentes colores y son ocasionadas por las partículas eléctricas que llegan del Sol. Cuando entran en la atmósfera, convierten sus gases y se producen unas luces parecidas a las que hay en una lámpara de neón".

Síguenos en Google Noticias