21 Aug 2018 - 10:22 p. m.

Resuelven la duda: sí hay hielo en la Luna

Un equipo de científicos observó “evidencias definitivas” de la existencia de agua helada en la superficie de la Luna. Se encuentran en las zonas más oscuras y frías de sus regiones polares.

Con información de la Nasa y Efe

La duda sobre si hay o no agua en la Luna acaba de ser resuelta. La Nasa, en su página web, anunció que ya se cuenta con “evidencia definitiva” que confirma la existencia del líquido en la superficie del satélite. Se trata de depósitos de hielo que se encuentran en las regiones más frías y oscuras de las regiones polares. (Lea Ocho años persiguiendo a Humboldt)

El equipo de científicos que hizo el hallazgo estuvo liderado por Shuau Li de la Universidad de Hawaii y de la Universidad de Brown (Estados Unidos). También participó Richard Elphic, del Centro de Investigación Ames de la Nasa. (Lea Las normas que la industria farmacéutica quiere que frene el nuevo ministro de Salud)

Para lograrlo, los investigadores se valieron de los datos recopilados por el Moon Mineralogy Mapper (Cartógrafo Mineral de la Luna). Más conocido como M3, este instrumento fue lanzado al espacio en 2008 por la Organización de Investigación Espacial de la India y tenía como propósito confirmar la presencia de agua en el satélite. 

Como se lee en el comunicado de la Nasa, la mayor parte del hielo encontrado está concentrado en los cráteres lunares, donde las temperaturas más altas nunca superan los -250 grados Fahrenheit (unos -156.6 grados Celsius). La pequeña inclinación del eje de la Luna hace que la luz solar nunca llegue a esas regiones.

La investigación, publicada en Proceedings of the National Academy of Sciences, advierte que en esta ocasión no solo se recogieron datos que evidenciaban las propiedades reflectantes que se suelen esperar del hielo. También midieron las moléculas que absorben la luz infrarroja, lo que permite diferenciar si se trataba de agua, hielo o vapor.

Anteriormente se habían logrado algunas observaciones que indicaban la existencia de agua en la superficie del Polo Sur, pero eran registros que podían ser explicados por otros fenómenos. Por ejemplo, que el suelo lunar fuera “inusualmente reflectante”.
Los depósitos están distribuidos de forma irregular y “podrían posiblemente ser antiguos”. En el polo sur, la mayoría del hielo está concentrado en los cráteres de satélite terrestre, mientras que en el polo norte la presencia de agua helada está más generalizada, pero escasamente extendida.

Aunque por el momento es difícil de confirmar, la Nasa asegura que, posiblemente, ese hielo pueda ser utilizado como recurso en futuras expediciones. Aprender cómo llegó el líquido hasta allí y cómo interactúa con el resto de la superficie será una de las preguntas que deberá resolver la agencia espacial. “Será un objetivo clave”, apuntan en el comunicado.


 

Temas relacionados

LunaHieloNASAAstrofísica
Comparte: