Publicidad
20 Jan 2021 - 10:29 p. m.

Revitalizar la ciencia, la promesa de Biden

El nuevo presidente de Estados Unidos, Joe Biden, envió una carta a su asesor científico, Eric Lander, para “revitalizar la ciencia para vivir en un mundo más sano, seguro, justo y próspero”. También prometió reintegrarse al Acuerdo de París, que el ex presidente Trump abandonó poco antes del término de su presidencia.
Tal era el miedo porque Trump y su negacionismo climático y científico volvieran a la Casa Blanca que revistas científicas como Nature o Scientific American (que nunca habían apoyado candidaturas presidenciales) invitaron a votar por Biden.
Tal era el miedo porque Trump y su negacionismo climático y científico volvieran a la Casa Blanca que revistas científicas como Nature o Scientific American (que nunca habían apoyado candidaturas presidenciales) invitaron a votar por Biden.
Foto: Democracy Now

The Endless Frontier es un manifiesto publicado hace 75 años por el asesor científico de la Casa Blanca en ese entonces, Vannevar Bush, y que marcó la hoja de ruta para innovación e investigación científica en universidades de ese país durante décadas.

En febrero, cuando aún no se habían celebrado las elecciones y la comunidad científica temía que Donald Trump repitiera otros cuatro años de mandato presidencial, la Academia Nacional de Ciencias organizó un simposio que reunió a los principales líderes empresariales, académicos y gubernamentales para explorar si la arquitectura de investigación moderna que impulsa la innovación de los Estados Unidos.

Fue justo este informe, y la famosa frase “Ciencia, la frontera sin límites”, lo que el ahora presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, escribió en una carta de seis páginas a su principal asesor científico, Eric Lander, para revitalizar la investigación científica en Estados Unidos. (Reintegrar a EEUU al Acuerdo de París, promesas de Biden).

En la carta, le pide que responda cinco preguntas sobre el futuro de la ciencia y la tecnología, y que haga recomendaciones sobre cómo su administración puede combatir las amenazas a la salud pública, mitigar el impacto del cambio climático, mantener al país como líder mundial en innovación, usar la ciencia para mejorar las condiciones sociales. equidad y fortalecer la empresa de investigación estadounidense. Todo esto para “revitalizar la ciencia para vivir en un mundo más sano, seguro, justo y próspero para nuestros hijos e hijas”.

Una de sus preguntas (“¿qué aprendimos de la pandemia y qué es posible, o que debería ser posible hacer para cubrir las necesidades en salud pública?”) tiene que ver con la adaptación de los antibióticos a los sistemas inmunitarios (considerado por la OMS como una amenaza mundial a la salud) y qué ensayos clínicos o investigaciones deberían desarrollarse para luchar contra enfermedades como el cáncer. También pregunta por soluciones “creativas” para la crisis climática de la que Estados Unidos tiene gran parte de la responsabilidad (al ser uno de los grandes emisores de Gases de Efecto Invernadero), y se pregunta cómo alcanzar la meta de cero emisiones de GEI para 2050.

¿Quién es Eric Lander?

Eric Lander, de 63 años, es presidente y director fundador del Broad Institute, que es administrado conjuntamente por la Universidad de Harvard y el Instituto de Tecnología de Massachusetts. Un matemático convertido en biólogo molecular fue copresidente del Consejo de Asesores en Ciencia y Tecnología (PCAST) durante 8 años (bajo el mando de Barack Obama).

De acuerdo con la revista Science, Lander ha tenido durante mucho tiempo un alto perfil científico. Codirigió el Proyecto Genoma Humano público hasta la finalización de un primer borrador en 2001. En 2003 fundó y ahora dirige el Broad Institute, una potencia de secuenciación del genoma. Lander es conocido por su entusiasmo por los grandes proyectos científicos. Hace unos años fue criticado por restar importancia al papel de algunos científicos en el desarrollo de CRISPR, la herramienta de edición de genes que ha transformado la biología en los últimos años.

Cambio climático y el Acuerdo de París

De acuerdo con AFP, hay voluntad del presidente electo para revertir el legado de su predecesor en la Casa Blanca, Donald Trump. El exvicepresidente demócrata ya ha esbozado a lo largo de la campaña y tras las elecciones algunas de estas iniciativas.

“Cambiar el curso” de la pandemia de coronavirus es uno de sus objetivos prioritarios, para lo cual Biden, que ya ha recibido las dos dosis de la vacuna contra la COVID-19, exhortará población a llevar mascarilla al menos durante 100 días. También promulgará una orden ejecutiva para obligar a su uso en todas las instalaciones federales.

Biden entiende que la OMS sigue siendo “clave” en la coordinación a nivel mundial de la lucha contra la COVID-19, en contra del criterio de Trump, que acusó a la agencia internacional de favorecer la versión de China sobre el origen del virus. Por este motivo, Estados Unidos revertirá su salida e incluso enviará un delegado, el epidemiólogo Anthony Fauci, a la junta directiva del 21 de enero.

En materia de cambio climático, la medida más simbólica de la nueva Administración será la de volver a comprometer a Estados Unidos con el Acuerdo de París, con vistas a retomar el “liderazgo global” perdido, mientras que también prevé gestos en materia económica que van desde la prórroga de los pagos de préstamos estudiantiles a la extensión de la moratoria de los desahucios, asumiendo que la pandemia ha empeorado la situación financiera de numerosos hogares.

Síguenos en Google Noticias