26 Apr 2018 - 12:51 p. m.

Sofía Gómez se sumergió en Parque Explora para que estudiaran su corazón (video)

La apneista colombiana realizó una inmersión en el acuario de Medellín para que un grupo de médicos estudiaran qué pasa en su cuerpo bajo condiciones extremas.

Redacción VIVIR

Sofía Gómez sumergida en el acuario de Parque Explora. / Camilo Díaz
Sofía Gómez sumergida en el acuario de Parque Explora. / Camilo Díaz

La inmersión que la apneista colombiana Sofía Gómez realizó anoche en el acuario de Parque Explora en Medellín tenía un objetivo diferente a todas las otras inmersiones de la deportista. Esta vez se pretendía medir qué pasa con su cuerpo cuando se somete a la privación de oxígeno bajo el agua.

Para esto un grupo de médicos le practictaron una ecocardiografía, una fonocardiografía, una electrocardiografía y una oximetría simultáneamente. Antes se habían realizado algunos de estos exámenes solo individualmente, debido a la complejidad que representa hacer que funcionen los aparatos necesarios bajo el agua.

"Estas pruebas permitieron conocer el funcionamiento fisiológico, eléctrico y acústico del corazón de la campeona colombiana Sofía Gómez Uribe, quien recientemente obtuvo dos nuevos récords panamericanos en apnea en los Juegos Bolivarianos de Santa Marta", explicaron los voceros de Parque Explora en un comunicado.

El escenario de la inmersión que duró cerca de tres minutos fue la pecera central del Acuario del Parque Explora de Medellín, una representación en gran formato de un bosque amazónico inundado, que es uno de los ecosistemas más diversos de la Tierra, en cuyas aguas nadan los peces más grandes del acuario: pirarucús, arawanas, cachamas y bagres.

Este evento científico estuvo conducido por el ingeniero eléctrico colombiano Jorge Reynolds, y el cardiólogo experto en hipertensión, Dagnóvar Aristizábal, director científico del centro clínico de Soluciones Integrales de Conocimiento en Riesgo Cardiovascular –Sicor.

 

"El corazón de Sofía es igual al de cualquier persona en términos de tamaño y funcionamiento en condiciones de reposo, pero cuando se somete a la apnea, cambia totalmente: después de los primeros 30 segundos ella es capaz de mantener su corazón funcionando en desconexión con el cerebro y su sistema cardiovascular empieza a ahorrar oxígeno", apuntaron los médicos en el comunicado.

La frecuencia cardíaca normal de un adulto en reposo está entre los 60 y 100 latidos por minuto. En el caso de Sofía Gómez, tan pronto se sumerge en el agua, las pulsaciones empiezan a bajar hasta 30 por minuto, lo cual en muchos de nosotros es incompatible con la vida porque perderíamos el conocimiento y moriríamos bajo el agua. "Cuando una persona se sumerge en el agua hay un reflejo que hace que el cerebro le indique al corazón que debe latir más rápido y que las arterias deben relajarse. En Sofía no. Ella es capaz de mantener las pulsaciones del corazón bajas y la presión arterial estable. Eso requiere una preparación enorme. El caso de ella es asombroso”, anotaron los encargados de la prueba. 

Ahí radica el reto del deporte practicado por Sofía Gómez. Durante los años de entrenamiento, una de las tareas principales  consiste en adaptar el cuerpo a altos niveles de CO2, bajos niveles de O2, altos niveles de ácido láctico y, lo más importante, adaptación a la profundidad, pues la presión puede ser peligrosa en el cuerpo si uno no se está adaptado.

La apneísta colombiana aseguró que esas condiciones también las ha logrado “entrenando y entendiendo mi cuerpo, la experiencia es lo más importante en este deporte, ir de a poco, explorando lo que podemos lograr sin arriesgar nada. He tenido la suerte de tener de mi lado un entrenador que me ha enseñado mucho y que cada día me motiva a seguir explorando y avanzado”.

En cuanto al escenario en el que se sumergió esta vez, Gómez comentó que “poder ver a los pirarucús en el agua, sabiendo que en el Amazonas son imposibles fue una experiencia increíble”.

Síguenos en Google Noticias