26 Feb 2021 - 12:19 a. m.

Durante el confinamiento aumentaron homicidios y feminicidios contra personas LGBT en Colombia

De acuerdo con la Defensoría del Pueblo, en 2020 hubo 76 homicidios y feminicidios de personas LGBT en Colombia, de los cuales 30 se registraron en la región Caribe. Un informe de Caribe Afirmativo señala que hay un retroceso en los avances de derechos humanos LGBT, “porque con relación a 2019 hubo un aumento del 58% y un 80% frente a 2018″.

Un informe publicado por Caribe Afirmativo este 25 de febrero reveló que los homicidios y feminicidios incrementaron de manera alarmante en las personas LGBT. “Un retroceso en los avances de derechos humanos LGBT”, sentencia la organización. De acuerdo con la Defensoría del Pueblo, en 2020 hubo 76 homicidios y feminicidios de personas LGBT en Colombia, de los cuales 30 se registraron en la región Caribe.

“De esas 30 personas asesinadas en relación con 2019 hubo un aumento del 58% y un 80% frente al 2018. En 2020 y con 14 casos documentados, el mayor número de víctimas de homicidios y muertes violentas fueron los hombres gais; seguido de 8 muertes violentas de mujeres trans y a su vez las violencias se han agudizado por el lento avance del cumplimiento de los Acuerdos de Paz en los territorios donde hay visibles liderazgos LGBT”, señala el informe que, por primera vez, incluyó datos de la subregión de Urabá.

Debido al confinamiento obligatorio que se decretó el año pasado en el país por la pandemia, la organización que trabaja por defender los derechos de personas LGBT, tuvo que hacer todo el acompañamiento de manera virtual. El equipo socio jurídico desarrolló estrategias para el abordaje, recepción y acompañamiento de los casos a través plataformas para videollamadas.

Todos los casos que se recibieron fueron documentados por la organización y se consolidaron en una base de datos. Luego, se verificó y se amplió la información de hechos violentos, con una contrastación de fuentes y separando los casos por departamento, municipio, orientación sexual e identidad de género de la víctima.

Entre los factores que posibilitaron estas vulneraciones, se analizó que estas personas “fueron obligadas a permanecer en sus viviendas enfrentándose al hacinamiento, rechazo y en ocasiones violencia intrafamiliar, como también personas en condición de movilidad humana se vieron marginalizadas, especialmente las mujeres trans. A su vez los liderazgos LGBT de zonas del país que históricamente han padecido el conflicto armado han vuelto a vivir con miedo”, añade el documento.

La organización, luego de analizar los datos, determinó que el mayor número de víctimas son los hombres gais, que equivale al 47% de todas las víctimas reportadas. “Las muertes violentas de hombres gais confirman que la orientación sexual es motivo para acabar con la vida de otra persona y que muchas veces estos crímenes hechos con sevicia y odios profundos envían un mensaje de desprecio y rechazo a la orientación sexual, identidad y expresión de género”, señala el documento.

En cuanto a las mujeres lesbianas, añade el informe, sus feminicidios han estado precedidos de amenazas y hostigamientos, en el caso de las lideresas sociales y activistas sus muertes ocurrieron por disparos y armas cortopunzantes. En el caso de las mujeres trans, aún están inmersas en un contexto de desigualdad y exclusión que se acentuó durante el confinamiento. “Con la pandemia muchas de ellas han visto reducidas sus oportunidades de vida y han sido empujadas al trabajo informal y sexual”, añade el documento.

Del 27% de las víctimas trans que se reportaron, seis de ellas se dedicaban al trabajo sexual. “Una de ellas vivía con VIH y murió por negligencia estatal. Reclamaba atención y servicio médico”, agregó el documento. Además de la negligencia médica, también se reportaron casos por lesiones personales que, principalmente, “se dieron en espacios públicos y con participación de vecinos y personas particulares quienes instrumentalizan sexualmente y deshumanizan los cuerpos de las personas LGBT. Hay 13 casos que se dieron con estas características, pero se cree que hay un subregistro por el miedo a denunciar”, dice.

El miedo a denunciar, añade el informe, está acompañado de amenazas y desplazamientos. La mayoría de las amenazas se presentaron en Atlántico y Bolívar motivadas por prejuicios de vecinos y particulares. Los medios a través de los cuales reciben estas intimidaciones en su mayoría son amenazas directas, en algunas situaciones redes sociales con perfiles falsos y panfletos.

Además, la organización recopiló casos documentados de homicidios y feminicidios, tentativas de homicidio y feminicidio, lesiones personales, amenazas y violencia por parte de la fuerza pública contra personas LGBT. Uno de ellos fue reportado en Arboletes, en una estación de policía. “La víctima falleció en muy extrañas circunstancias”, sostiene la organización.

La organización documentó 12 casos que corresponden a violencia ejercida por parte de la Policía Nacional hacia mujeres trans. De acuerdo con las denuncias, ellas afirman que los policías llegaron a intidimidarlas y a impedir el ejercicio de su trabajo. La mayoría de los hechos ocurrieron en Atlántico, con tres casos, y Bolívar, con cinco.

Entre las recomendaciones de la organización está la inclusión en los planes de trabajo del gobierno, plantear acciones concretas para garantizar los derechos humanos, asignar recursos suficientes para recolectar información para tomar medidas eficaces y eficientes para prevenir, sancionar y erradicar la violencia motivada por prejuicios. También pide construir líneas de base que den cuenta de la situación real de las personas LGBT en sus territorios e implementar políticas públicas.

Comparte: