Colombia + 20
Haciendo País

Los desafíos de Otty Patiño para enderezar Paz Total tras salida de Danilo Rueda

Luego de más de un año tratando de hacer despegar la estrategia de paz, varios procesos están detenidos y los que parecían ir más avanzados (con el ELN y las disidencias de Mordisco) han atravesado crisis en las últimas semanas. ¿A qué se enfrenta Patiño, quien reemplazará al excomisionado de Paz?

Julián Ríos Monroy
22 de noviembre de 2023 - 11:12 p. m.
Danilo Rueda (izquierda) y Otty Patiño en Caracas.
Danilo Rueda (izquierda) y Otty Patiño en Caracas.
Foto: Agencia EFE

El saliente comisionado de Paz Danilo Rueda fue uno de los primeros funcionarios que nombró el presidente Gustavo Petro al llegar al poder. Sobre sus hombros recayó la apuesta de paz más ambiciosa y desafiante que se ha planteado en Colombia: negociar, en simultánea, con los principales grupos armados ilegales (ELN, disidencias de las FARC, grupos herederos del paramilitarismo e, incluso, bandas criminales de ciudades como Medellín, Quibdó y Buenaventura).

Aunque la idea de una Paz Total abrió expectativas, con el pasar de los meses se fueron diluyendo en medio de las dificultades para avanzar con tantos grupos al tiempo. Ahora, tras la salida de Rueda del cargo, las negociaciones quedarán en manos de Otty Patiño, quien se venía desempeñando como jefe de la delegación del Gobierno en los diálogos de paz con el ELN.

Puede leer: Danilo Rueda ya no dirigirá procesos de paz de Petro; Otty Patiño quedó al mando

Patiño recibe una Paz Total cuestionada y sobre la cual hay una exigencia común: un cambio urgente de estrategia.

Un barrido rápido al estado de las principales negociaciones da cuenta de los desafíos que se vienen: algunas están en pausa, otras en crisis y otras avanzan a mediana marcha.

Los dos procesos más adelantados son el del ELN y el del EMC (la disidencia de Iván Mordisco). Solamente con estos dos grupos se han logrado instalar mesas formales de diálogos. Sin embargo, en las últimas semanas han enfrentado duras crisis.

En cuanto a los acercamientos con el Clan del Golfo (o AGC) y la Segunda Marquetalia (disidencia comandada por Iván Márquez), parecen estar congelados hace meses. Entre tanto, el diálogo con las Autodefensas Conquistadoras de las Sierra Nevada y con las bandas de Medellín, Quibdó y Buenaventura no logra mayores avances ante la falta de un marco jurídico para dar rienda suelta a las conversaciones.

“La salida de Danilo Rueda es una oportunidad para darle un nuevo aire a un proceso que en los diferentes tableros de negociación estaba teniendo serios problemas. Otty Patiño ya se venía perfilando con una postura más solida, por lo menos en la mesa con el ELN, y estaba mostrando unas posiciones más firmes por parte del Gobierno, sintonizándose con el sentir nacional de que algunas cosas no estaban funcionando bien”, asegura María Victoria Llorente, directora de la Fundación Ideas para la Paz (FIP).

Francisco Daza, coordinador de la línea de Paz y Posconflicto de la Fundación Paz y Reconciliación, asegura que a Rueda se le debe reconocer que “había presentado una serie de avances en materia de acercamiento de estos grupos a la Paz Total”, pero plantea que quedan varias incógnitas sobre cómo va a ser la labor de su reemplazo.

Patiño tiene en sus manos reencausar la política de Paz Total. Por un lado, garantizar que se desarrolle prontamente el quinto ciclo de diálogos con el ELN, y por el otro, que el Estado Mayor Central ratifique su voluntad de paz en la mesa de negociación dispuesta con el Gobierno. Otro de los retos será revitalizar y potenciar mucho más los procesos de paz urbana que se vienen adelantando en diferentes zonas del país”, explica Daza.

En varios sectores no sorprendió la salida de Danilo Rueda de la Oficina del Alto Comisionado para la Paz (OACP). Desde hace al menos seis meses se rumoraba un posible cambio en el cargo, y las exigencias fueron subiendo desde inicios de noviembre, cuando fue citado a un debate de control político en el Congreso de la República, en el que varios representantes a la Cámara le pidieron dar un paso al costado y alertaron del significativo aumento del control de los grupos ilegales durante el Gobierno Petro.

En contexto: Las razones por las que congresistas piden renuncia de comisionado de Danilo Rueda

“Le estamos entregando el país a grupos cuyo interés no es la paz, es fortalecer su presencia para su negocio de narcotráfico ilegal. ¿Hasta cuándo, señor comisionado, vamos a tener al país sometido a esto? ¿No es hora, tal vez, de que usted dé un paso al costado y entienda que usted no planteó bien esta estrategia y se equivocó desde el principio, al punto de que el país tiene el peor retroceso en seguridad de los últimos 10 años?”, dijo la representante Catherine Juvinao, quien lideró el debate y entregó un informe que pone en duda la estrategia de paz del gobierno.

¿Qué le espera a Otty Patiño en los acercamientos de paz y mesas de diálogo?

Para Llorente, la duda central “es si Otty Patiño va a lograr darle la vuelta a las negociaciones. Es importante que se establezca una estrategia más clara entre todos las mesas. Mantenerlas todas es un trabajo monumental, y quizá tenga que concentrarse en unas en específico”.

De hecho, para algunos analistas el nombramiento de Patiño podría significar que se le dé preponderancia al diálogo con el ELN.

”Este nombramiento envía un mensaje de que el Gobierno eventualmente se va a concentrar en la negociación con el ELN– de la cual considero que depende el éxito de la política de Paz Total– y que las demás negociaciones pasan a un segundo plano, lo cual veo como una movida necesaria“, asegura Jorge Mantilla, investigador en temas de conflicto y seguridad.

En el caso del ELN, que esta semana cumplió un año de diálogos con el Gobierno Petro, el quinto ciclo está frenado por la crisis que desató el secuestro del padre del futbolista Luis Díaz, que llevó al Gobierno Nacional a exigirle una reunión extraordinaria para tratar el tema y llegar a un compromiso de la guerrilla de liberar a todos los secuestrados y eliminar la práctica del secuestro. El Ejecutivo sigue a la espera de respuesta del ELN sobre este encuentro.

Lea: Paz Total: Los tropiezos y las recomendaciones para que avancen las negociaciones

Le recomendamos: El secuestro del padre de Luis Díaz aumenta los cuestionamientos a la Paz Total de Petro

Con el Estado Mayor Central, los tropiezos se han reiterado por la falta de cumplimiento de las partes en el acuerdo de cese el fuego y la pugna por el control del cañón del Micay y el corregimiento de El Plateado, en Cauca, uno de los principales enclaves cocaleros del país, donde desde febrero el Ejército empezó a implementar la Operación Trueno para quitarle el dominio al Frente Carlos Patiño del EMC.

La tensión sobre este punto ha sido tal que llevó al aplazamiento de la mesa de diálogos y a su suspensión 20 días después de ser instalada, además de un polémico acuerdo en el que la delegación del Gobierno (incluyendo a Rueda) habría negociado con el EMC la salida de militares luego de las elecciones regionales del pasado 29 de noviembre.

En contexto: El polémico acuerdo de Gobierno y disidencia para sacar a Ejército de El Plateado

Con los demás grupos ilegales que se “matricularon” a la Paz Total el reto podría ser mayúsculo, pues varios canales de comunicación se han roto y la falta de definiciones jurídicas ha despertado tensiones, que también tendrá que entrar a mediar Otty Patiño si el Gobierno piensa mantener los esfuerzos por llegar al fin del conflicto con todos los grupos armados del país.

Otra de las inquietudes está relacionada con cómo los voceros y delegados de estas estructuras recibirán el cambio de mando por parte del Gobierno, pues con Rueda ya se habían dado pasos en la construcción de confianza.

En todo caso, la directora de la FIP asegura que este cambio es “una oportunidad grande para ordenar la casa, es decir, ver cómo se puede fortalecer la Oficina del Alto Comisionado para la Paz de manera que sea congruente con el trabajo de estas negociaciones pero también retomando la idea que se había planteado de separar la tarea de estas negociaciones y crear una infraestructura con mayor nivel político y mayor fuerza para la implementación de los Acuerdos de Paz de 2016 y de los acuerdos a los que se llegue con estos grupos”.

Puede leer: “Me borraron”: Gloria Cuartas sobre posible cambio en la entidad que implementa el Acuerdo de Paz

Las críticas a la labor de Danilo Rueda como comisionado de Paz

Desde enero de este año, cuando los acercamientos de paz empezaron a consolidarse, se empezaron a plantear dudas sobre la gestión de Rueda.

Uno de los primeros cuestionamientos fue por el cese al fuego bilateral con cinco organizaciones armadas que el presidente Petro anunció a la medianoche del 31 de diciembre, y que poco después algunos de los grupos desmintieron. Aunque fue el jefe de Estado quien dio a conocer esa información, se mostró una desconexión con Rueda, como cabeza de las negociaciones.

En contexto: Los tropiezos del alto comisionado para lograr la paz total

En febrero se presentaron otros episodios, como un fallido y confuso encuentro de paz en Montes de María que estaba organizando un abogado del Clan del Golfo a quien Rueda le concedió el estatus de gestor de paz meses atrás. A eso se sumó el cuestionado capítulo que casi deja en libertad al hijo de Enilse López (La Gata), y la denuncia que hizo el propio funcionario sobre un cartel de abogados que estarían cobrándole a capos a cambio de entrar a la Paz Total y recibir beneficios judiciales.

El pasado 7 de noviembre, en el debate de control político, algunos congresistas criticaron a Rueda por la “laxitud del gobierno” en las negociaciones de paz, la falta de verificación de la voluntad de paz de los grupos armados, la débil articulación en la Oficina del Alto Comisionado y el rezago en la seguridad del país.

En otras noticias: La historia de Caracas, el ex-FARC que será alcalde del pueblo más grande del país

Durante el debate, Rueda defendió su gestión, destacó que los acercamientos de paz nunca han implicado debilitar la acción de las fuerzas de seguridad del Estado, y puso de relieve los alivios humanitarios de las negociaciones en el país.

“Este proceso, inédito y ambicioso, está en articulación con todo el Gobierno, aquí no estamos negando ni se ha negado nunca el accionar de la Fuerza Pública. En el desarrollo de la fase de exploración, la Oficina de Paz ha logrado que 150 colombianos y colombianas que estaban secuestrados recuperaran su libertad”, aseguró.

Para varios analistas, exnegociadores de paz y personas cercanas a las mesas de diálogo consultadas por Colombia+20 en las últimas semanas, el principal llamado a Rueda y a la estrategia del Gobierno en la Paz Total es que debía subir el nivel de exigencia y autoridad, y dejar claras sus líneas rojas en las distintas negociaciones, tanto con las bandas urbanas como con los grupos de estatus político, que se han seguido expandiendo y fortaleciendo en medio de los acercamientos de paz y los ceses al fuego.

“Comprendemos las críticas, pero no las compartimos. La construcción de la paz muestra con creces la exigencia y los avances en este proceso”, dijo Rueda frente a los cuestionamientos.

Julián Ríos Monroy

Por Julián Ríos Monroy

Periodista y fotógrafo. Es subeditor de Colombia+20 y profesor de cátedra en la Universidad del Rosario.@julianrios_mjrios@elespectador.com

Temas recomendados:

 

DORA(2370)23 de noviembre de 2023 - 11:30 p. m.
Lograr la paz es soplar y hacer botellas, por eso es que ningún proceso de paz ha fracasado en el país del sagrado corazón, por eso fue tan rápido y tan fácil con las Farc, "varios representantes a la cámara" fueron dos nuevas locas de las naranjas. Esos influenciadores que llegaron al congreso por obra y gracia de las redes sociales son los que deben dar un paso al costado porque no saben donde están parados y solo se dedican a hablar mrd ventiada y ustedes a darles vitrina.
AMARANTO(u3to3)23 de noviembre de 2023 - 03:22 a. m.
Está crónica omite entre otros aspectos: La Paz Total no es una política estructurada, es una intencionalidad o narrativa impulsada por buenos deseos y emociones. Asimismo lo mas grave es la limitadisima capacidad institucional de la Oficina del Comisionado saliente y de la Consejeria para asumir la coordinación nacion- territorio y la operaciónalidad de los procesos y acciones. Ojalá se reestructure toda la informalidad e improvisación que asume O. Patiño.
Macondo(tzdi4)23 de noviembre de 2023 - 02:38 a. m.
Hasta que no haya una política coherente de Paz Total no habrá comisionado que funcione.
Rodrigo(24435)23 de noviembre de 2023 - 01:36 a. m.
Creo que Petro se equivoca queriendo abarcar todo al mismo tiempo y va a quemar a muchos funcionarios exigiéndoles resultados imposibles en el corto tiempo.
Rodrigo(24435)23 de noviembre de 2023 - 01:32 a. m.
No es nada fácil para un comisionado atender a varias organizaciones al margen de la ley al mismo tiempo, nunca se había planteado algo así, es iluso creer que una sola persona puede atender algo asi. Al mismo tiempo capotear la agresiva oposición y el ataque despiadado de los medios. Absurdo quienes pretenden que haya resultados en tan corto tiempo.
Ver más comentarios
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar