18 Sep 2019 - 8:00 p. m.

“Bojayá, entre fuegos cruzados”: un documental para no olvidar el horror de la guerra

Este jueves se hará la primera proyección en Colombia de este largometraje, realizado por una productora de cine extranjera. Recoge la memoria de los habitantes de Bojayá (Chocó) después de 17 años de ocurrida la masacre cometida por las Farc, donde murieron 79 personas.

Colombia en Transición

Cuando Leyner Palacios recibió en 2017 el Premio Global por el Pluralismo en Canadá, gracias a su lucha para la reparación de las víctimas de la masacre de Bojayá, llamó la atención del director de cine irlandés Oísín Kearney quien, minutos después, le propuso realizar un documental sobre esta tragedia, contado desde las voces de sus habitantes y su lucha para conseguir la paz en su territorio.

Esta ha sido una de las peores masacres en Colombia. El 2 de mayo de 2002, paramilitares y la extinta guerrilla de las Farc se enfrentaron en el casco urbano de Bojayá. La gente fue usada como escudos humanos, mientras que las balas salían disparadas desde lados opuestos. Muchos de los habitantes decidieron encerrarse en la Iglesia de Bellavista en busca de refugio, pero una de las pipetas que lanzó las Farc cayó dentro del templo, asesinando a 79 civiles. Leyner fue sobreviviente de la masacre, pero perdió a 32 familiares y amigos.

Alrededor de él y otras cinco familias transcurre el hilo narrativo del documental. Retrata su cotidianidad y cómo, después de 17 años, aún viven con las secuelas de la guerra. El relato transcurre a través de la música tradicional como forma de cohesión social o la pérdida de su espiritualidad y sus creencias religiosas después de la masacre.

(Le puede interesar: ¿Alguien quiere acordarse de Bojayá?)

“Son muchos los daños psicológicos, emocionales, materiales que hemos sufrido y que toman mucho tiempo en recuperar”, dice Leyner. “Yo cuento la historia con mi familia, de cómo la guerra nos impactó de tal manera que hasta el día de hoy estamos intentando superar”.

También muestra al territorio como la primera víctima del conflicto. El río Atrato se convirtió en uno de sus protagonistas. “Para nosotros, el Atrato era fuente de alimentación, de dónde sacábamos los peces, pero durante el conflicto armado se convirtió en un cementerio. Allí lanzaban a las personas después de matarlas. La masacre no solo fue un golpe directo al lugar donde habitamos, sino también a nuestra cultura”, señala.  

Dos años tomó la documentación y grabación del documental que este 19 de septiembre sale a la luz pública en Colombia. En la Cinemateca Distrital de Bogotá, será el lanzamiento del documental “Bojayá, entre fuegos cruzados”. Fue realizado por el director Oísín Kearney junto al productor Trevor Birney y un equipo cinematográfico internacional, con el respaldo financiero del Centro de Pluralismo Global de Canadá, la Embajada de Suiza y el apoyo de la Comisión Interétnica de la Verdad del Pacífico (CIVP), de la cual Leyner es secretario general actualmente.

(Lea: Pueblos del Pacífico lanzan su propia comisión de la verdad)

La proyección del documental se da en medio de la incursión de nuevos grupos armados en varios territorios de Colombia donde el Estado no llegó a pesar de que las Farc salieron allí después del acuerdo de paz. Ahora se están disputando la explotación de los recursos y el tráfico ilegal de drogas. Este también es un aspecto que trata el documental: cómo en Bojayá no se ha ido por completo la guerra.

Según Leyner, en este territorio la violencia está en los mismos niveles de esa época. Grupos paramilitares autodenominados Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC) ocupan de nuevo los puntos de tránsito que manejaban en los años 2000 y ahora no son las Farc, sino el Eln, el grupo armado que se está disputando ese territorio.

“Queremos que el país sea consciente de lo que implica la guerra, pero no para recriminarnos más, sino para encontrar el camino a la reconciliación. También es un llamado hacia dónde vamos como colombianos, justo hoy cuando el proceso de paz está en peligro, cuando hay iniciativas de rearme. Es un llamado a que como sociedad nos comprometamos más con la construcción de paz”, puntualiza Leyner.

Vea el tráiler de este documental:

Comparte: