Colombia + 20

7 Jun 2022 - 12:20 a. m.

Informe del Dane muestra enormes rezagos en calidad de vida en los municipios PDET

El documento fue realizado con base en tes encuestas que focalizaron a los municipios priorizados en los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial que surgieron del Acuerdo de Paz. Hay brechas en acceso a servicios públicos y en salud. Acá algunos de sus resultados.
Los 170 municipios priorizados en los Planes de Desarrollo con Enfoque Territorial hacen parte de las regiones que más sufrieron con la violencia. / Mauricio Alvarado Lozada.
Los 170 municipios priorizados en los Planes de Desarrollo con Enfoque Territorial hacen parte de las regiones que más sufrieron con la violencia. / Mauricio Alvarado Lozada.
Foto: Mauricio Alvarado - Mauricio Alvarado Lozada

Juan Daniel Oviedo, director del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane), ofreció este lunes una rueda de prensa para dar a conocer los resultados de un informe que analiza datos de tres encuestas nacionales con enfoque en los municipios donde se implementan los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial más conocidos como PDET.

Los territorios PDET son un producto del Acuerdo de Paz con las Farc y su propósito es priorizar varias de las regiones más afectadas con el conflicto armado para que sean sujetos de inversión con planes y programas de desarrollo diseñados en un proceso conjunto con las mismas comunidades.

Hay que aclarar que el análisis que realizó el Dane no tiene como objetivo evaluar el alcance de los PDET ni su implementación, sino ofrecer un panorama general de cultura política, calidad y de vida y pobreza multidimensional en esas 16 subregiones que comprenden 170 municipios del país. Este panorama sirve de contraste con la situación en el resto del país, de cara a mostrar brechas o diferencias.

Lea: Ocho productos colombianos con sabor a paz

Los tres encuestas nacionales realizadas por el DANE durante el 2021 fueron: La Encuesta de calidad de vida, cultura política y pobreza multidimensional. “Algo muy valioso es que pudimos hacer una desagregación entre la zona urbana y la zona rural”, aseguró Oviedo durante la rueda de prensa. De los 89.203 hogares consultados en estas encuestas, 19.665 se encuentran en los llamados municipios PDET, lo que en palabras del director del Dane es una muestra bastante representativa.

Las revelaciones del informe muestran principalmente el rezago en acceso a derechos básicos que ocurre en los territorios PDET, algo que se sabía de antemano, pues se trata de regiones selváticas o con poca presencia institucional donde la ausencia del Estado ha sido estructural. No obstante, el informe permite un punto de comparación más preciso con el promedio nacional y además con otras zonas rurales que no fueron priorizadas por los PDET.

Acceso a servicios públicos y a salud

Por ejemplo, en materia de servicios públicos se detectó una gran brecha entre las cabeceras municipales y las zonas rurales, donde el acceso a estos y al saneamiento básico es muy bajo. Mientras que el acceso a la energía eléctrica es del 99% en las zonas urbanas de los municipios PDET, en el área rural desciende al 86%. Las cifras empeoran con otros servicios como el servicio de acueducto que registra coberturas del 89% en las cabeceras y del 33% en las áreas rurales. El alcantarillado es aún más preocupante pues tiene coberturas del 76% en las zonas urbanas y de apenas el 9% en zonas rurales.

Le puede interesar: Las deudas del Estado con las comunidades negras e indígenas

Para tener un punto de comparación basta saber por ejemplo que el promedio nacional de la cobertura en acueducto alcanza al 87%, lo que revela el enorme atraso que existe en las áreas rurales de las zonas PDET.

Otra brecha notable fue la afiliación al sistema de salud. Aunque la cobertura en términos generales es alta y cercana al promedio nacional -el 92% de los consultados declararon estar afiliados-, en las zonas rurales de los municipios PDET esa afiliación corresponde en su gran mayoría al régimen subsidiado con el 83% del total, mientras que el promedio nacional es del 53%.

Para Juan Daniel Oviedo esta brecha revela de fondo un grave problema de informalidad laboral, y en últimas es un indicador de pobreza. “Con esta perspectiva vemos que tenemos unas brechas de acceso a seguridad social en los municipios PDET: cuatro de cada cinco personas está afiliada al régimen subsidiado, lo que significa que las condiciones de informalidad laboral y el acceso a salud están más cerca de la ruralidad”.

En las zonas urbanas y las grandes capitales del país la cobertura del régimen contributivo es mayor, bien sea porque la población tiene empleos formales y sus empleadores los afilian al sistema de seguridad social, bien sea porque los trabajadores cotizan de forma independiente gracias a contratos laborales que se lo permiten, algo que no sucede en las zonas rurales donde muchos empleadores contratan de manera irregular sin aportar al sistema de seguridad social o los ingresos de los empleados no alcanzan para cubrir afiliaciones independientes, eso explica la elevada prevalencia de afiliados al régimen subsidiado en salud. En las zonas PDET el trabajo informal, sin contratos ni garantías legales, asciende al 88% del total.

Vea también: Café, panela y leche, tres proyectos del PDET en Dabeiba

Otro elemento preocupante tiene que ver con el acceso a la educación. “En los municipios PDET hay menor cobertura educativa y más específicamente en las áreas rurales”, declaró Juan Daniel Oviedo, “se vuelve más presente en la población a partir de los 17 años”. Las causas más frecuentes para no estudiar aducidas por los encuestados son la necesidad de trabajar, la falta de dinero y los costos educativos elevados. Por ejemplo, de acuerdo con el informe el porcentaje de niños que asiste a hogares infantiles o centros de desarrollo infantil es menor en las zonas PDET que en el resto del país, además hay brechas de acceso y uso a tecnologías de la información y las comunicaciones”, de acuerdo con Oviedo.

La pobreza y cómo es percibida por la población también revela una diferencia entre las zonas PDET y el resto del país. De acuerdo con Oviedo hay una “brecha de casi 18 puntos porcentuales en exceso de percepción de pobreza subjetiva”, lo que significa que la gente de las zonas PDET se siente más pobre que el resto del país.

“Con esta perspectiva vemos que tenemos unas brechas de acceso a seguridad social en los municipios PDET: cuatro de cada cinco personas está afiliada al régimen subsidiado, lo que significa que las condiciones de informalidad laboral y el acceso a salud están más cerca de la ruralidad”

Juan Daniel Oviedo, director del Dane

En cuando a la pobreza multidimensional, que se mide según diversos índices de cobertura en educación, salud, trabajo, condiciones de vivienda y condiciones de la niñez y la juventud, también hay una gran diferencia con el resto del país. Mientras el promedio nacional de pobreza multidimensional se ubicó en el 16% de la población, en los territorios PDET esta cifra se eleva hasta el 28%, lo que significa que abarca a más de una cuarta parte de la población en esas zonas.

La cultura política en las zonas PDET

Quizá los datos más interesantes del informe tienen que ver con la cultura política y las opiniones de los encuestados. “Hay una sensación de que Colombia es un país democrático mucho más alta en los 170 municipios PDET”, sostuvo Oviedo. Según el informe el 83% de los habitantes de las zonas PDET creen que Colombia es un país democrático, una cifra que en el resto del país desciende levemente al 81%.

Los reparos al texto del Acuerdo de Paz también son considerablemente menores en las zonas PDET, lo que significa que hay menos rechazo al acuerdo. Mientras en el promedio nacional el 43% de los encuestados no se sintió satisfecho con el Acuerdo de Paz, en las zonas PDET esta cifra desciende al 39%, lo que según Oviedo significa que “tenemos [en esas regiones] una mayor percepción de satisfacción con el Acuerdo de Paz”.

Consulte el informe completo aquí.

Síguenos en Google Noticias