22 Nov 2021 - 2:00 a. m.

Las dos caras de los PDET en Urabá y Arauca

Los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial cumplen dos años de implementación. Colombia+20 habló con los líderes que han impulsado los programas en Apartadó y Tame. Les preocupan las demoras en la ejecución de las obras, las cuales son vitales para transformar a sus comunidades afectadas por el conflicto armado.
Las y los líderes que asistieron al evento simultáneo en las 16 regiones donde se están implementando los PDET dibujaron sobre lienzos los sueños que tienen sobre sus comunidades.
Las y los líderes que asistieron al evento simultáneo en las 16 regiones donde se están implementando los PDET dibujaron sobre lienzos los sueños que tienen sobre sus comunidades.

Se cumplen dos años de implementación de los PDET, o Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial, que fueron establecidos en el punto 1 del Acuerdo de Paz firmado en 2016 con las Farc para transformar los lugares más afectados por el conflicto. A través de este programa, habitantes de los 170 municipios priorizados eligieron la construcción de vías, el mejoramiento de infraestructura (como vivienda, casetas comunitarias o acueductos), proyectos productivos y mejores condiciones para el acceso a la salud y educación.

A lo largo de estos dos años, se eligieron 32.808 iniciativas en todo el país en un proceso de concertación con las comunidades. A la fecha 1.116 obras ya fueron entregadas, 274 están terminadas y 372 en ejecución.

Le puede interesar: “Los PDET están divorciados del Acuerdo de Paz”: los reclamos de las comunidades

De acuerdo con la Agencia de Renovación del Territorio, ART, se han invertido $10.1 billones en estas obras, con recursos de cooperación internacional, gubernamentales y que llegan a través de regalías, con los cuales buscan impactar a más de 6.6 millones de personas en el país.

Sin embargo, según el Plan Marco de Implementación y el Conpes 3923, a ese ritmo (2 billones anuales) tomaría 39 años implementar por completo esos programas. El costo total estimado para los PDET es de $79,6 billones. Para implementarlos en los 15 años definidos según el Acuerdo de Paz, la inversión anual debería de $5.3 billones. Es decir, a la fecha ya debería superar los $26 billones.

El gobierno de Iván Duque, a través de la Consejería para la Estabilización y Consolidación y la ART, definió el pasado 18 de noviembre como el “Día PDET”. Ese jueves, ministros y altos funcionarios viajaron a las 16 regiones donde se están implementando para conocer y visibilizar las obras que comunidades y líderes pidieron para sus municipios.

El Consejero Presidencial para la Estabilización y Consolidación, Emilio Archila, señaló desde Aracataca (Magdalena) que “se hace necesario continuar aunando esfuerzos para garantizar la irreversibilidad de estos planes que les pertenecen a las comunidades, y construir sobre lo ya construido”. Agregó que por primera vez en la historia del país los 6.6 millones de colombianos que habitan en las zonas PDET y padecieron la violencia en su territorio están sintiendo la presencia del Estado.

Vea: (En cifras) Los PDET cinco años después de la firma de la paz

Colombia+20 acompañó esta jornada en Apartadó, en el Urabá antioqueño, y en Tame, Arauca. En ambos lugares el balance de las comunidades beneficiadas de estas obras es el mismo: que sí han sido escuchadas en la definición de las obras PDET y que las ya terminadas han generado importantes cambios en sus comunidades, como la posibilidad de sacar sus productos agrícolas de forma más ágil y fácil gracias a las vías pavimentadas.

Aun así, advierten que la ejecución de las obras está demorada, que las administraciones locales no priorizan los proyectos que ellos eligieron o que se debe hacer más veeduría sobre el manejo de los recursos.

La visita a una vía en Apartadó

En la mañana del 18 de noviembre, en la vereda La Balsa de Apartadó, se reunió el director de la Unidad de Restitución de Tierras, Andrés Castro; el viceministro de Vivienda, Carlos Ruiz Martínez; Felipe Cañizales, alcalde de Apartadó y líderes de Apartadó, Carepa, Chigorodó, Dabeiba, Mutatá, Necoclí, San Pedro de Urabá y Turbo, los ocho municipios del Urabá que han trabajado en la obras PDET.

Durante el evento se hizo una visita a la construcción de la vía que conecta a Apartadó con el corregimiento de San José de Apartadó, que fue una petición de los habitantes para minimizar el tiempo de transporte de 40 a 20 minutos.

En total son 8.510 metros de vía, de los cuales han sido pavimentados alrededor de dos kilómetros. La obra cuenta con una inversión de más de 5 mil millones de pesos y beneficiaría a 5.380 personas que viven a lo largo de esta vía.

Vea: Para sembrar la paz, hay que aflojar la tierra

Pero durante el evento, los habitantes de La Balsa le reclamaron a gritos a la Alcaldía y a los funcionarios presentes que la obra tiene importantes demoras: se establecieron nueve meses para su construcción, y ya van en año y dos meses; que los materiales no son los de mejor calidad porque en este año ya la han reparchado y, además, que ha dejado graves daños en algunas viviendas, por lo que pidieron que les respondan con los arreglos.

Visitamos una de las casas con daños estructurales. Está ubicada en un pequeño montículo de tierra por donde pasa una curva de la vía. La dueña, doña Ofelia, nos aseguró que la retroexcavadora quitó un pedazo de tierra, lo que ocasionó que parte del montículo se desprendiera. Eso está dañando gravemente la estructura de la casa. Dentro de la vivienda se observan fisuras en las paredes y una zanja en el piso que divide por la mitad la sala.

Vea: Los PDET tienen enorme potencial, pero necesitan a todo el Estado

Los secretarios de Planeación e Infraestructura de la Alcaldía de Apartadó le respondieron a este medio que están hablando con el contratista para que la póliza de seguro cubra los daños. Además, que también se está proyectando la construcción de un muro de contención para evitar que la tierra se siga deslizando. Eso sí, enfatizaron en que es importante poder ampliar esa curva para que la construcción siga adelante.

Esta vía de 8 kilómetros es uno de los 24 proyectos PDET en Apartadó, los cuales tienen una inversión de $72.901. Entre estas obras hay pavimentación de vías, la construcción de baterías sanitarias y redes de alcantarillado.

El alcalde Cañizales sostuvo que es la primera vez que este municipio recibe tanta inversión por parte del Estado. “La gente se ha sentido históricamente abandonada, pero creo que con toda esta dinámica que se está dando vamos a llegar a esas familias, a mejorar su calidad de vida con paciencia”, añadió.

Los ocho líderes del Urabá que acompañaron el evento tienen tienen opiniones diversas: José Peña, de Chigorodó, sostuvo que sí se siente la participación de ellos y de las comunidades en los PDET. “Nos retroalimentan periódicamente en reuniones, nos dicen cómo va la ejecución e inversión”. Además agregó que “la entrega de la placa huella en la vereda Tierra Santa dio mucha satisfacción, porque los productores tienen más tranquilidad para sacar sus productos”.

Sobre la participación de las comunidades, James Restrepo, de Apartadó, señaló que al comienzo de la socialización y las propuestas de obras PDET sí los tuvieron en cuenta, “pero cuando ya se llega a la ejecución de los proyectos hemos sido invisibilizados”.

“También hay operadores y contratistas que dicen que nosotros no podemos ejecutar, y vienen con su personal en vez de contratar gente local. No nos permiten participar”, añadió Rodrigo Rodríguez, de Dabeiba.

Otra de las dificultades que han presentado estas obras es la demora en su entrega. “Los alcaldes no tienen en cuenta la priorización de las obras que nosotros elegimos. Las escogen ellos porque son las obras con las cuales les van a apostar para destacar de su mandato”, sostuvo Delcy García, de San Pedro de Urabá.

A pesar de esto, entre los ocho líderes el balance es positivo. Sienten que sí se están gestionando los proyectos que en sus comunidades propusieron, como el arreglo de escuelas, la construcción de casetas comunales, centros de acopios o canchas polideportivas. Agregaron que además estos programas no se han enfocado solo en obras de infraestructura sino en establecer proyectos de reconciliación y de recuperación de saberes ancestrales de comunidades indígenas para que vendan sus productos.

Camas para el hospital de Tame

En el Hospital San Antonio, ubicado en este municipio de Arauca, la ART en compañía de autoridades departamentales, municipales y la presencia de un puñado de lideresas y líderes campesinos, dieron su balance de cómo van estos programas. Allí la sensación unánime fue que, a pesar de que ven logros en los programas en temas de salud, acceso al agua y alcantarillado, persisten un sinfín de retos que deben ser trabajados mediante obras por impuestos, intervención de sector privado e iniciativas comunitarias.

Vea: Cinco años del acuerdo de paz: ojo al catastro multipropósito

Así lo analizó Álvaro Castellanos, coordinador de la Agencia en Arauca, quien le dijo a este diario que “el mayor éxito hasta ahora de los PDET ha sido que hemos mostrado una evidencia real de que el Estado puede llegar a estas zonas del país con más propuestas más allá de la militar. Necesitamos la comprensión y paciencia de todos porque hay mucho por hacer. Hasta ahora hemos hecho proyectos que oscilan los $50 y $100 millones, en obras escolares, intervención de vías, arreglo de alcantarillados, pero apenas es el comienzo”.

Según cifras oficiales, desde que arrancaron los PDET en Arauquita, Tame, Fortul y Saravena se han desarrollado más de 2.300 iniciativas con participación comunitaria. Ha habido una inversión que ronda los $390.000 millones, se han aprobado 19 obras en el marco de OCAD Paz y se han ejecutado más de 28 proyectos estructurados, incluyendo áreas de infraestructura rural, reactivación económica, emprendimiento no agropecuario, gestión ambiental y mejoramiento en el sector salud.

En el encuentro de balance este último punto fue central. No fue casualidad que el evento del jueves pasado se haya dado en un centro de salud, pues al Hospital San Antonio se le están destinado importantes recursos de los PDET.

Durante estos dos años han llegado mamógrafos, equipos de rayos X, camas hospitalarias, ventiladores mecánicos y dispositivos para la atención de cuidados intermedios e intensivos. Esto, antes de la firma del Acuerdo de Paz era impensado y tenía a los tameños en un rezago de salud que era extensivo en la región.

En la jornada se entregaron otras cuatro camas hospitalarias. Aún así, se presentaron quejas: “aplaudimos el mejoramiento de nuestro hospital en estos cinco años, pero si no nos dan la posibilidad de contar con médicos especialistas para que los manejen de una forma óptima, ningún aparato, por sofisticado y moderno que sea, va a poder atender las necesidades reales de la gente si llega a enfermar de forma grave”, alegó Xiomara Barrera, lideresa que está dentro de los PDET en Arauca.

“Necesitamos sacar mejor nuestros productos”

Maira Castillo es lideresa campesina y una de las voceras del grupo Cacaoteras del Sarare, un colectivo de mujeres que desde 2017 se han dedicado a la producción de chocolate en los campos de Saravena. Es una mujer entusiasta, orgullosa de su oficio y quien, según los que la conocen, sabe detectar bien oportunidades de mejora en los negocios. Según ella, los PDET le salvaron su vocación y le permitieron impulsar los sueños de más de 34 mujeres araucanas con las que trabaja. Puso un puesto de venta de sus productos al lado de las sillas de los asistentes al evento y se mostró como una cara visible de lo que puede llegar a significar un proyecto exitoso, si es constante y cuenta con respaldo institucional.

“La guerra nos quitó todo, pero ahora trabajamos para recuperarlo. Hace dos años, por medio de los PDET, nos enlazamos con ONU Mujeres para impulsar nuestro proyecto cacaotero y los resultados que vemos hoy me dan mucho orgullo. Nos han ayudado con más de $40 millones para conseguir maquinaria y mejorar así nuestra labor productiva, hemos sido beneficiarias de capacitaciones con el Sena y todo esto en conjunto nos permitió impulsar nuestra marca.”

Y añadió “tenemos cosas pendientes como conseguir y formalizar tierras o contar con mejores vías para sacar de una manera más efectiva nuestros productos del campo, pero se irá dando. Somos pacientes y confiamos en que llegará a su momento… claro, ojalá que sea pronto”.

Lea también: 2021, clave para la implementación de los PDET

Esa misma petición la hizo el alcalde de Fortul, Javier Alonso Cabrera, convencido de que en Arauca hay un potencial campesino deseoso de mover todos sus frutos y demás cosechas por todo el país. El mandatario local dijo que “de nada nos sirve tener buena maquinaria o hacer un buen trabajo en el campo si después de dos aguaceros se nos terminan de estropear las vías que tenemos en las veredas. Necesitamos con urgencia un mejoramiento de ellas, sin que esto desconozca que hemos avanzado en otras áreas”.

Mientras se dieron estos diálogos para impulsar los pendientes de los PDET en Arauquita, Tame, Fortul y Saravena, los líderes que participan en este programa mantienen el optimismo de que la implementación de este punto del Acuerdo llegará a buen puerto, mientras se mantenga la buena voluntad de las comunidades y los planes de desarrollo municipales se armonicen con los trazos de los PDET.

“Las víctimas estamos en el corazón de estos proyectos. Faltan muchas cosas, pero los acueductos veredales que se han hecho, las mejoras a los hospitales en los cuatro municipios, el impulso a las iniciativas productivas y el cariño con el que se han acogido todas las ideas son muestra de que a pesar de los problemas, esta es una paz robusta. Vamos a gozar de un final feliz”, concluyó Xiomara Barrera.

Comparte: