11 Sep 2021 - 7:23 p. m.

Lideresas sociales escriben sus historias con Colombia+20

Por primera vez en El Espectador, un grupo de mujeres de Norte de Santander, Cauca, Nariño y Arauca participaron en la construcción de historias periodísticas para relatar sus historias de resistencia, de construcción de paz y los conflictos que hoy las aquejan. El proyecto cuenta con el apoyo de International Media Support (IMS), en asocio con la Alianza Iniciativa de Mujeres Colombianas por la Paz y la Agencia Noruega para la Cooperación al Desarrollo.

Hace 21 años, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, el máximo responsable del mantenimiento de la paz y la seguridad en el mundo, expidió la resolución 1325, que a grandes rasgos reconoció la importancia de la participación de las mujeres en la construcción, la negociación y la consolidación de la paz en el mundo.

Sin duda, fue un paso crucial para las mujeres que se juegan su vida por sus comunidades, pues la resolución subrayó “la importancia de que participen en pie de igualdad e intervengan plenamente en todas las iniciativas encaminadas al mantenimiento y el fomento de la paz y la seguridad, y la necesidad de aumentar su participación en los procesos de adopción de decisiones en materia de prevención y solución de conflictos”.

En Colombia, un ejemplo de buenas prácticas de esta resolución es el Acuerdo de Paz firmado con las Farc, en el que por primera vez hubo una importante participación de las mujeres no solo en la mesa principal, sino que se creó una subcomisión de género para garantizar que lo acordado tendría enfoque de género. En todo el proceso se reconoció la valentía de las lideresas, cuyo trabajo no logra ser tan visible como ellas mismas quisieran, a pesar de luchar contra los grupos ilegales y exigirle al Estado el bienestar de sus comunidades.

(Puede interesarle: Lideresas sociales en Colombia resisten en medio de la violencia y de la pandemia)

Con el objetivo de enaltecer esta labor y de que ellas tengan la oportunidad de contar cómo han consolidado la paz y han reconstruido el tejido social y la memoria de sus comunidades, Colombia+20 lanza “Las mujeres escribimos la historia”, un ejercicio de periodismo participativo con lideresas sociales de Norte de Santander, Cauca, Nariño y Arauca. Ocho mujeres participaron en talleres con las periodistas de la redacción de Colombia+20 para construir las historias, determinar los enfoques, los personajes y luego producir conjuntamente textos, productos audiovisuales y podcasts que empezaremos a publicar este lunes 13 de septiembre.

Esta iniciativa recibe el apoyo de la organización danesa International Media Support (IMS), en asocio con la Iniciativa de Alianza Iniciativa de Mujeres Colombianas por la Paz y el apoyo de la Agencia Noruega para la Cooperación al Desarrollo. “La idea nació gracias al programa “Implementando la resolución del Consejo de Seguridad 1325 a través de los medios”. Es un proyecto piloto que comenzó en Birmania, Siria y Colombia y que busca apoyar a periodistas y medios para hacer periodismo sensible al género en medio del conflicto. En este país estamos trabajando en Arauca, Norte de Santander, Cauca y Nariño”, explica la periodista Laura Gil, representante de IMS en Colombia.

El proyecto significó cambiar las rutinas de los equipos periodísticos, que estamos acostumbrados a ir a terreno, hacer las entrevistas y regresar a Bogotá a producir los contenidos para luego emitirlos siguiendo nuestros procesos internos. Esta es la primera que las protagonistas toman la decisión de qué contar, cómo contarlo, a dónde ir, a quién entrevistar, qué sale y qué no sale en el proceso de edición. Las periodistas orientaron en el ejercicio, pero las decisiones las tomaban las mujeres.

“Nos dimos cuenta de que las mujeres no se sentían representadas por las piezas periodísticas que se producían, que las revictimizaban y que los elementos con los que ilustraban sus historias no mostraban sus vivencias. Por eso se nos ocurrió esta alianza con Colombia+20 de El Espectador y así adelantar este proyecto de periodismo participativo. Estamos experimentando en la idea de que las lideresas no sean solo fuentes sino también coproductoras, para cerrar esa brecha de desconfianza entre periodistas y movimientos de mujeres de la organización Alianza Iniciativa de Mujeres Colombianas por la Paz”, agrega Gil.

Las lideresas contarán todo tipo de historias. En este primer capítulo se ahondará en una situación que ha disparado las alarmas: en los últimos cinco meses han sido asesinadas diez mujeres en Tibú, Norte de Santander, corazón de la región del Catatumbo, conocida por ser una de las más afectadas por la guerra. Las mujeres de este municipio decidieron contar sus temores, preocupaciones y anhelos, pues quieren que Tibú sea un lugar seguro para ellas.

Próximamente publicaremos la historia de lucha de las mujeres de los barrios Camilo Daza, Buenos Aires y La Ermita, de Cúcuta que lograron sobrevivir a la presencia de paramilitares y guerrillas. Gracias a las lideresas estas localidades no solo fueron declaradas sujeto colectivo de reparación, sino que también se adelantan procesos de reconstrucción de memoria. Y también contaremos la lucha de una lideresa para que las víctimas familiares de militares sean reconocidas y tenidas en cuenta en el país.

(Puede interesarle: Comience este año con un pódcast dedicado a mujeres que resistieron a la violencia)

Se realizaron talleres virtuales y presenciales en los que las periodistas y las lideresas compartieron conocimientos: mientras las primeras les enseñaron técnicas para entrevistar y organizar sus productos, las segundas orientaron qué y cómo deben ser contadas las historias.

“No me hubiera imaginado hacer esto. Habían escrito de mí, pero hasta ahora no había salido en el periódico y contando nuestra versión. Van a leer nuestra historias, con todas las voces de quienes hemos vivido el conflicto. Y además van a conocer lo que hacemos las lideresas comunales, que además somos trabajadoras y madres. El proyecto ha sido organizado, la gente ha participado y gracias a eso van a escuchar de primera mano nuestra realidad, porque la situación en Cúcuta sigue siendo difícil”, dice Digna Rosa Ortega, lideresa de Cúcuta y participante de “Las mujeres escribimos la historia”.

Los productos de estos talleres se publicarán desde este lunes 13 de septiembre. Cada semana, encontrará en el portal y las redes sociales de Colombia+20 las historias de estas lideresas que, a diario, trabajan para la implementación del Acuerdo de Paz y la resolución de conflictos en sus municipios.

Comparte: