1 Dec 2021 - 11:00 a. m.

Barranquilla está de moda porque ajá

La capital atlanticense recibe desde hoy al Congreso Mundial de Juristas y al Foro de Biodiverciudades de América Latina. El auge urbanístico, las facilidades para inversionistas y su diversidad cultural la convirtieron en una de las ciudades de moda en Colombia. Alcalde Jaime Pumarejo explica cómo lo lograron.
Élber Gutiérrez Roa

Élber Gutiérrez Roa

Productor general
El alcalde de Barranquilla, Jaime Pumarejo, pidió ayudar a que los migrantes se integren con los colombianos, que empiecen a generar trabajo y a buscar vivienda formal.
El alcalde de Barranquilla, Jaime Pumarejo, pidió ayudar a que los migrantes se integren con los colombianos, que empiecen a generar trabajo y a buscar vivienda formal.

Barranquilla está de moda. Más allá de su reconocida imagen como emblema del caribe colombiano, como escenario de una sinigual mezcla de culturas que involucra un fuerte componente sirio-libanés, como sede de la selección de fútbol o como musa de vallenatos, porros, cumbias y un montón de aires musicales venidos de todos lados, Barranquilla está muy de moda y su gente lo sabe.

Tiene los mismos desafíos de la mayoría del país en términos de seguridad, pobreza y desigualdad. Y está, como cualquier lugar del planeta, en plena contingencia por la pandemia del nuevo coronavirus. Pero en medio de esos y otros asuntos hoy se habla de la ciudad por todas partes y hay en ella una fiebre urbanística que coincide con la exposición mediática por la inauguración de obras y monumentos desde hace ya varios años.

También por la confluencia en la capital atlanticense de encuentros internacionales de todo tipo. Justo al momento de publicar esta historia de primer día decembrino hay dos ejemplos que lo ilustran: Barranquilla es la sede del Congreso Mundial de Juristas y del Foro de Biodiverciudades de América Latina. Ya hizo los Juegos Centroamericanos y del Caribe de 2018 y en 2027 será anfitriona de los Panamericanos.

Debe ser por eso que Jaime Pumarejo, quien desde 2020 es el alcalde de la ciudad, dice que no se cambia por nadie y promete que el asunto será aún más evidente durante los próximos dos años, cuando sea más acentuada la entrega de obras públicas. Administrador de sistemas, formado universitariamente en Estados Unidos y España y varias veces secretario de la alcaldía, Pumarejo habla con desparpajo y elocuencia sobre su ciudad, como si estuviera en permanente ejercicio de promoción de sus atractivos y construye su discurso en positivo. Admite que hay problemas, pero da la sensación de que no los expusiera como tales.

En Barranquilla se había visto todo tipo de eventos, pero eso de tener desde hoy a los más importantes jueces en el Congreso Mundial de Juristas ya es un asunto de otro nivel…

Imagínate. Esa institución empezó después de la Segunda Guerra Mundial y fue construida por abogados y las asociaciones de juristas del Reino Unido y de Estados Unidos. Y creció con una sola idea, la de que el imperio de la ley pudiera generar paz, estabilidad y democracia. Más que una discusión de juristas es una discusión sobre el imperio de la ley en la democracia, sobre la paz y sobre algo que en Colombia cobra mucha relevancia: que nunca la fuerza esté por encima de la ley. Que ni el más violento, ni el que más grite tengan más derecho que el ciudadano del común, que quiere simplemente vivir su vida bajo unos preceptos legales.

Y aparte del reconocimiento de sesionar en Colombia, cuando nunca habían estado en Suramérica, todos esos juristas se trajeron el Premio de la Paz y la Libertad para dárselo al país. Histórico por punta y punta.

Es un asunto increíble. Es que son juristas de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, de la Corte Penal Internacional, de las cortes supremas de Norteamérica y de Europa. Y vienen a entregarle a Colombia un premio que solo han dado a personalidades como Winston Churchill o el rey de España. Se lo darán al país por ser una de las democracias más estables en el mundo, la más estable en Latinoamérica y por los 30 años de la Constitución Política de 1991. Y Barranquilla no se quedará cruzada de brazos. Vamos a erigir un monumento en la Plaza de la Paz que recuerde los 30 años de la Constitución.

Y paralelo al encuentro de juristas habrá también Foro de Biodiverciudades de América Latina.

En el foro de alcaldes vamos a tener mandatarios de una buena parte de Latinoamérica, Norteamérica y el Caribe, inclusive algunos de Europa. Vamos a revisar cómo es que las ciudades tienen que apropiar el medio ambiente para generar crecimiento y para mejorar la calidad de vida de la gente.

También puede leer: Menor de 2 años que cayó de quinto piso sigue en cuidados intensivos

Les van a terminar haciendo un monumento por ser la ciudad de moda para los eventos internacionales. Por cierto, están ustedes poniendo monumentos por todo lado…

Lo más importante es que estamos trabajando en conjunto con el sector privado y eso permite hacer obras y hay mucha filantropía. El sector privado está ayudando a generar símbolos, por ejemplo, pero también nos ayuda para trabajar en el tema social. Uno de los monumentos más bonitos que acabamos de erigir es el Monumento al Trabajo Comunitario y Solidario en la Plaza Paloquemao. Fue construido con apoyo del sector privado, del sector público y nos enseña cómo salir adelante, como trascender con el trabajo comunitario. Fue creado en un centro comunitario por el padre Cyrilo Swinne. Yo creo que lo que estamos creando en Barranquilla no solo son símbolos, sino también espacios para la gente.

Hablando de espacios para la gente, vemos que están trabajando mucho, no solo usted, sino sus antecesores, que son del mismo grupo político, en reivindicar el río Magdalena y su relación con la ciudad.

Tenemos una preocupación por recuperar el río, darle la cara y reconocer que vivimos en un entorno hermoso, en un entorno que tenemos que cuidar y preservar al futuro. Ese creo que es el más hermoso monumento que tenemos. El segundo es la ciénaga de Mallorquín. La recuperación de la playa aportó mucho ahí, en 800 hectáreas vamos a crear el primer ecoparque Metropolitano de Barranquilla. Un parque natural dentro de la ciudad que va a recuperar la ciénaga donde antes estaba el primer botadero o basurero de la ciudad. Estamos recuperando todo ese entorno.

Pero díganos en concreto qué es lo que están haciendo en la zona de la ciénaga…

Estamos recuperando las aguas y vamos a tener estructuras palafíticas, obras de contemplación, la posibilidad de hacer deporte de remo y vela, de llegar hasta la desembocadura del río Magdalena a través de un tren eléctrico que sale de un barrio Barranquilla. Todo esto nos recuerda que no sólo tenemos monumentos construido, sino que tenemos monumentos naturales debemos preservar para mejorar la calidad de vida en la ciudad.

En materia arquitectónica y de creación de espacios de encuentro ciudadano a Barranquilla también la elogian mucho por el malecón del río Magdalena.

Es que es una maravilla que nos recordó la importancia de lo que teníamos, que era el río, al cual le habíamos dado la espalda durante muchas décadas.

Les recordó la importancia de río y de lo que hay pasando el río.

Es cierto. Frente al río Magdalena tenemos el Parque Isla Salamanca, que no solo es la vista desde la ciudad hacia el río, sino que es el lugar al que llaman “el aeropuerto de las aves migratorias en Colombia y el Caribe”. ¿Qué hizo Barranquilla? Frente al a la ciudad se creó un malecón de cinco kilómetros de longitud que tiene en promedio 50 metros de año y en el que tenemos canchas deportivas, áreas de esparcimiento, áreas de contemplación y sectores gastronómicos. Una plétora de oportunidades de espacio público. Se ganó el premio de la Bienal de Arquitectura como el espacio público mejor diseñado del mundo. Un premio internacional por la calidad del diseño y la calidad constructiva. Es el espacio público más visitado en Colombia. Más de diez millones de personas lo ven en un año y el 80 % de los visitantes son estrato uno, dos y tres. Es un espacio público de calidad en donde nos encontramos todos y nos damos cuenta de que una ciudad que se construye para su gente no segrega, nos une.

Mucha noticia positiva, pero el país está en alerta ante la inminencia de un cuarto pico de la pandemia del nuevo coronavirus. ¿Qué están haciendo para evitar que la crisis sanitaria se agrave y para prevenir que le pegue al proceso de reactivación de la ciudad?

En Barranquilla nuestra reactivación y nuestro manejo de la pandemia siempre fue con el trabajo articulado con los empresarios Hoy nos acordamos de que el secretario Desarrollo Económico fue quien lideró todas las estrategias de bioseguridad. Con expertos de la Universidad Simón Bolívar, porque queríamos vivir el menor traumatismo posible en las empresas, en los trabajos, en la generación de empleo, para que hubiera la menor destrucción de valor posible. Y eso nos resultó bastante bien porque nos dimos cuenta durante la pandemia de que las empresas no eran las que causaban los grandes brotes de contagio. Que no era en nuestro trabajo donde nos contagiamos, sino más bien en la casa, cuando nos quitábamos el tapabocas, o en las fiestas sociales y demás. Pues ahora estamos casi que a plenitud de nuestro restablecimiento de todas las áreas comerciales, de ocio y demás.

También puede leer: Comunidades ribereñas advierten sobre crecientes en el Canal del Dique

Pero les faltan vacunas.

En Barranquilla lo único que estamos requiriendo es que la gente tenga doble dosis de vacunación para entrar un restaurante, para entrar a un bar, para entrar a la discoteca, para entrar a eventos deportivos y culturales, pero ya tenemos aforo al 100 %. Lo hemos ido haciendo paulatinamente desde mayo y hemos notado que se ha comportado muy bien la recuperación del empleo y al mismo tiempo hemos podido mantener estables las cifras de contagios, de hospitalizaciones y fallecimientos. Estamos tranquilos, por ahora, y hemos recuperado un poco más de 160.000 empleos, de los 180.000 que perdimos por la pandemia.

¿Y el tema de la migración venezolana cómo le afecta sus cifras de inversión? ¿Ya las ajustó? Hablo, por ejemplo, de las de empleo.

Ese es otro reto. Entre el 7 % y el 8 % de nuestra población es inmigrante. Esa población requiere empleo y presiona el empleo formal y la informalidad. Estamos trabajando proyectos como la recuperación del Centro Histórico de Barranquilla, donde vamos a reubicar a más de cinco mil vendedores estacionarios en mercados de gran bazar, donde puedan vender sus servicios y productos. Queremos que se vuelvan microempresarios y apoyarlos con microcréditos para que se formalicen, generen más ventas, más calidad de vida y para que no estén en la calle. Hemos sido premiados por nuestro centro de inmigrantes, en donde tenemos un enfoque especial para las mujeres y ayudamos a hombres y mujeres a insertarse en nuestra fuerza laboral.

Lo veo muy tranquilo con el tema de los migrantes. Como que lo tiene bien controlado. Es curioso, porque algunos colegas suyos plantean la situación de manera más compleja y no faltan quienes hacen afirmaciones que francamente rayan con la xenofobia.

Claramente hay algunos migrantes que cometen fechorías. Algunos migrantes hacen parte de bandas de crimen organizado que vienen de Venezuela, pero la gran mayoría inmigrantes vienen buscando una vida mejor. Vienen con ganas de salir adelante, de integrarse a la sociedad, de buscar un trabajo, de vivir tranquilos. Como los colombianos: la gran mayoría nos levantamos para trabajar y hacer las cosas bien. Estigmatizar a la población migrantes es un error. Ya están aquí, no se van a ir. Lo que tenemos que hacer es ayudarlos a que se asimilen, que empiecen a generar trabajo, a buscar vivienda formal. Eso significa más empleo para todos los colombianos, eso ayuda incluso a la economía. Ya le ya les otorgamos el estatus temporal migratorio y eso no tiene reversa. Tenemos que individualizar y caerles con todo el peso de la ley a quienes delinquen. Eso no tiene discusión.

Usted dice que repuntaron en algunos indicadores de educación. ¿Qué fue lo que lograron y cómo lo hicieron?

Hace 14 años, en Barranquilla la calidad de la educación pública era muy mala. El 75 % de los colegios estaba en niveles de malo y muy malo según el gobierno nacional. Hoy, el 75 % ya están en las en las categorías superiores, es decir, bueno y muy bueno, dentro de las calificaciones del Ministerio de Educación. Y tenemos 10 colegios entre los 100 mejores de Colombia. Eso significa que tenemos, en proporción, el mayor número de colegios de esas categorías, porque Bogotá tiene nueve, pero tiene muchos más colegios que Barranquilla. Ese tránsito de la educación lo hemos hecho con los rectores y docentes que ya teníamos en la alcaldía, capacitándolos, trabajando juntos, dándoles la dignidad que merecen y haciendo equipo con nuestros estudiantes, quienes se apersonaron de la calidad educativa que les hemos ofrecido, la mejora, la infraestructura. Falta, pero vamos por buen camino. Promovemos doctorados y maestrías a los profesores y rectores, incentivamos la capacidad lectora de nuestros estudiantes. Y ahora le agregamos nuestro nuevo reto, que es que todos los colegios públicos de Barranquilla sean 100 % bilingües desde primaria. Y ojo, tenemos más de 210 mil estudiantes.

¿Y qué hay de la formación superior? Porque de nada sirve la secundaria si no hay chance de continuar en otros procesos de formación.

El año que viene entregaremos más de diez mil becas para técnicos universitarios y para personas que quieran aprender inglés. Hicimos una alianza para ayudar a emplear a quienes tengan nivel B2 de inglés certificado. La meta es enganchar a 15 mil. Ese es solo un ejemplo de lo que hacemos en la ciudad.

También puede leer: Médica fue asesinada en el suroccidente de Barranquilla

Otra sorpresa desde el punto de vista deportivo es que Barranquilla, después de hacer los juegos centroamericanos de 2018 acaba de asegurarse los Panamericanos de 2027.

Los centroamericanos de Barranquilla fueron considerados los mejores juegos que ha hecho Colombia y los hicimos inclusive con la mitad del dinero y la inversión que tuvo México, en Veracruz, el año antepasado. Es decir, hicimos los mejores Juegos cuidando la plática. Entonces, la Organización Panamericana, que va de Estados Unidos y Canadá hasta Argentina, determinó por aclamación (primera vez en su historia que no hizo un concurso o convocatoria) que Barranquilla debe ser la sede de los Juegos Panamericanos. Por aclamación de la junta directiva, de todo el comité del Consejo Directivo. Llevábamos dos años demostrando que teníamos la capacidad para hacer unos Juegos Panamericanos a la altura, cuidando la plata, siendo eficientes. Van a venir más de siete mil atletas a los Juegos Panamericanos Barranquilla 2027.

¿Y cuál fue el secreto de Barranquilla para quedarse con los juegos?

Creo que lo importante es el mantenimiento de nuestras obras, de los escenarios. Los que construimos para los centroamericanos fueron visitados y avalados en su gran mayoría por la Organización Panamericana, que determinó que sirven y están en óptimo estado. Nuestra inversión en los Panamericanos va a ser muy inferior a lo que han invertido otros, porque tenemos el legado de los centroamericanos. Tendremos que ampliar algunos escenarios, construir algunos, pero -en general- estamos preparados.

Tres razones por las que crea usted que hay que ir a Barranquilla.

Primero, porque es una ciudad que genera optimismo. Los barranquilleros están trabajando unidos por un propósito de salir adelante, de ayudarnos, pese a los problemas del país y de la ciudad. Eso es refrescante en un país que a veces se convulsiona y se divide. Segundo, porque vemos una ciudad que está pujante, en que tiene una calidad gastronómica, cultural, deportiva y turística que vale la pena visitar, conocer y replicar. Y tercero, porque Barranquilla tiene oportunidades de empleo, de emprendimiento, de aprendizaje. Tiene ofertas para todo tipo de personas. Estamos con una capacidad de ofrecer no sólo grandes eventos, sino también de atraer inversión y personas que quieren trabajar y tener calidad de vida.

Deme un ejemplo de esos beneficios en calidad de vida.

Por ejemplo, acabamos de lanzar un proyecto donde cualquier persona jubilada tiene diez años de excepción de predial. Otro ejemplo, cualquier persona que se muda a Barranquilla tiene uno de los mejores sistemas de salud de Colombia, con más del doble del promedio nacional de UCI por habitante, (siete por cada 10 mil habitantes, mientras que en Bogotá hay cuatro, para dar un ejemplo). Tenemos espacios públicos de calidad y para completar, acá se vive con menos, porque la ciudad es mucho más barata que otros grandes centros poblacionales de Colombia. Y, además, está muy pegada a otras mágicas joyas del Caribe como Santa Marta y Cartagena. Estamos haciendo un empuje para atraer gente que quiera venir a vivir acá porque, como dijo Juan Gossaín, el barranquillero se da el lujo de nacer donde le da la gana. Tú puedes haber vivido toda la vida en Bogotá, pero igual te recibimos en Barranquilla con los brazos abiertos.

Regáleme la última: para hacer todo eso que usted menciona se necesita plata y justo ahora hay un debate por el tema de la contratación en época de campaña electoral, debido a la reforma a la ley de garantías que el Gobierno promovió en medio de protestas de todos los sectores. ¿Qué opina del debate y cómo lo piensa resolver?

Mi posición es que nosotros firmamos el 95 % de los convenios que teníamos que firmar y logramos contratar el 80 % de los proyectos estratégicos que teníamos en el plan de desarrollo. Lo que nos queda en estos dos años es ejecutar.

Ah, lo que dice es que a usted no lo cogió mal parado el debate porque ya había hecho la tarea...

Así es. Nosotros no nos quedamos quietos, sino que somos proactivos. Hay que trabajar muy rápido. Lo que si considero es que hay que adaptarnos y buscar la manera de preservar la democracia y asegurarnos que no se malversan los recursos con fines políticos. Pero, al mismo tiempo, no ralentizar o no detener la ejecución del Estado. Ese debate merece ser dado en el Congreso en tiempos suficientemente amplios. Pero hoy en día nosotros nos adaptamos a las condiciones y jugamos con las reglas de juego que tenemos.

Recibe alertas desde Google News