9 Jul 2020 - 3:00 a. m.

COVID-19: en Barranquilla, las funerarias no dan abasto

Las muertes en medio de la pandemia han hecho que las empresas prestadoras de servicios exequiales y los cementerios doblen los trabajos para atender la demanda, sobre todo en municipios y ciudades en los que la tasa de de letalidad es muy alta.
Martín Elías Pacheco

Martín Elías Pacheco

Periodista Colombia
En algunos casos, las funerarias demoran hasta siete horas en recoger a la persona desde el lugar en que fallece.
En algunos casos, las funerarias demoran hasta siete horas en recoger a la persona desde el lugar en que fallece.

En Barranquillla, por ejemplo, ya se han lanzado varias alertas pues hay solo cuatro empresas funerarias habilitadas para cremación, y atender de manera adecuada y a tiempo la demanda ha sido un proceso de mejoramiento sobre la marcha. De hecho, el 25 de junio la Procuraduría General ordenó al alcalde Jaime Pumarejo crear una plataforma para llevar el control de las personas fallecidas sospechosas o portadoras del COVID-19 y garantizar un mejor manejo de los cadáveres.

“Barranquilla ha dado cumplimiento estricto a las directrices del Ministerio de Salud para el manejo, traslado y disposición final de cadáveres. Para informar a la población se ha creado una guía educativa”, explicó Humberto Mendoza, secretario de Salud de esa ciudad.

También le puede interesar: Sorprenden a 14 personas en un motel en Barranquilla incumpliendo el confinamiento

El Ministerio de Salud ordena que los cuerpos sin vida de contagiados por coronavirus no sean velados, por lo que el transporte y la cremación o inhumación se deben realizar en el menor tiempo posible. La cremación de un cadáver demora alrededor de dos horas, luego de ello hay que esperar a que se enfríe el horno y nuevamente comenzar el proceso.

Según el secretario de Gobierno de Puerto Colombia (Atlántico), Leonel Morrón, el proceso para llevar los cuerpos hasta los cementerios se está demorando por la alta demanda. “Se ha visto que las funerarias demoran hasta siete horas en recoger a la persona desde la clínica o del lugar donde fallece. Luego entra en un turno dentro del horno crematorio donde hay hasta 10 fallecidos en cola. Estaríamos hablando que el tiempo para llegar al horno es de 30 horas aproximadamente. Eso nos ha llevado a encender las alarmas por la contaminación que puede generar un cuerpo en estado de descomposición debido a las horas que pasan entre la muerte y la sepultura o cremación”, explica Morrón.

El llamado que hacen desde Puerto Colombia se debe a que en la jurisdicción del área metropolitana se encuentran seis cementerios, de los cuales cuatro son privados y tres de ellos cuentan con un horno crematorio, por lo que desde Barranquilla trasladan cadáveres hasta esos lugares. Pero para eso las funerarias y los cementerios deben expedir un permiso con la Secretaría de Gobierno de Puerto Colombia, y muchas veces no lo hacen. “De los tres cementerios solo han cumplido La Eternidad y Jardines de la Paz. De funeraria Los Olivos no tenemos un reporte ni una solicitud de autorización para ingresar a las personas que fallecen en la ciudad de Barranquilla. El control que tenemos es parcial, porque no hay información de esa funeraria”, asegura Morrón, quien dice que en un día han llegado a recibir hasta 40 solicitudes.

También le puede interesar: Cierran edificio de la Alcaldía de Cali por casos de COVID-19

La alta demanda de cadáveres también se refleja en las inhumaciones, teniendo en cuenta que algunos familiares prefieren inhumar antes que cremar. Por ejemplo, en el cementerio católico Calancala se dispararon las sepulturas. “Desde el 26 de mayo, luego de que el Distrito de Barranquilla autorizara a los cementerios para inhumar a las personas fallecidas por COVID-19, se nos ha incrementado la demanda. Antes teníamos entre 5 y 6 inhumaciones diarias, ahora estamos entre 15 y 18”, cuenta José Franco Gómez, coordinador de operaciones del Calancala.

“La atención se ha triplicado, de 150 exequias por mes, ahora se llega a 450. El proceso final de cremación, aunque no ha colapsado, cada día es más complejo”, asegura Eduardo Ruiz, director de la funeraria Capillas de la Fe sede Barranquilla, funeraria que dispone de horno crematorio.

Para el secretario de Salud de Barranquilla, uno de los desafíos más duros frente a la emergencia por el COVID-19 está centrado en la cifra de fallecimientos. Frente a la ocupación de cementerios y la demanda de hornos crematorios, Mendoza dice que “el seguimiento adelantado desde marzo evidencia que la capacidad de respuesta ha sido suficiente para atender la demanda”.

Según Martha Lucía Ospina, directora del Instituto Nacional de Salud, el pico más alto de contagios en Barranquilla, probablemente, será durante este mes. Mientras tanto, el reto de las funerarias se centra en poder cremar o inhumar los cuerpos en el menor tiempo posible. “Le hemos indicado a la Policía que no debe dejar pasar cadáveres que no tengan la autorización del municipio de Puerto Colombia”, concluyó Morrón.

Nueva morgue en Puerto Colombia

Ante el aumento de fallecimientos y la demora de atención por parte de las funerarias, la Alcaldía de Puerto Colombia comenzó los trámites para construir una morgue, a donde se puedan llevar los cadáveres que fallezcan en un hospital o en las casas. “Actualmente hay unas instalaciones que por la falta de uso están en deterioro. Además, es muy pequeña y no cumple con las especificaciones técnicas. Por eso, el alcalde decidió usar dos espacios que hay disponibles para la construcción de la morgue”, explicó Leonel Morrón, secretario de Gobierno de Puerto Colombia.

Uno de los objetivos de ese lugar será evitar que los cuerpos de las personas que mueren demoren mucho tiempo expuestos al ambiente, pues Morrón asegura que se ha visto el caso donde han esperado hasta un día para que se pueda recoger un cadáver en las casas. “La idea es que la morgue esté y cuando una vez la persona fallezca se lleve hasta allá mientras que la funeraria se demora las 10, 12 o 15 horas”, agrega el secretario de Gobierno.

También le puede interesar: “Nos han tratado como si no fuéramos humanos”: haitiano atrapado en Colombia por la pandemia

Puerto Colombia es un municipio del área metropolitana de Barranquilla y tiene en su territorio cuatro cementerios que atienden la demanda de la capital. Según el Instituto Nacional de Salud, en ese municipio van 521 casos positivos para coronavirus, de los cuales 20 han perdido la vida.

Comparte: