25 May 2021 - 4:10 p. m.

Arquidiócesis de Cali niega haber convocado marcha del silencio

El arzobispo de Cali, monseñor Darío de Jesús Monsalve Mejía, aseguró que la atención de la iglesia está en el acompañamiento a los diálogos que buscan llegar a acuerdos que beneficien a toda la ciudad. Aclaró que respeta y aplaude todas las iniciativas de paz impulsadas por cualquier comunidad religiosa.

Durante el fin de semana y la semana pasada se habló de la marcha del silencio como una propuesta de protesta de aquellos que no están de acuerdo con los bloqueos y el Paro Nacional. Este martes 25 de mayo, desde las 10:00 a.m., caleños se movilizan entre el bulevar del Río Cali y la plazoleta Jairo Varela. Aunque en un inicio se dijo que la iglesia había convocado a los ciudadanos a unirse a esta manifestación, la arquidiócesis de Cali anunció que esa información era falsa y que por el momento sus objetivos son otros.

“En nombre del arzobispo de Cali, monseñor Darío de Jesús Monsalve Mejía y sus vicarios, informamos que la iglesia católica de Cali acompaña un proceso delicado de acuerdos y concertaciones entre las primeras líneas y el Gobierno local, departamental y nacional, con el acompañamiento de la comunidad internacional y el ministerio público”, se lee en el comunicado.

La arquidiócesis asegura que por esa razón no han convocado ninguna marcha en la ciudad, pero que respeta las formas de movilización de todos los creyentes y personas de Cali. Asimismo aseguran que lo primordial es manifestarse en paz y con el respeto a los derechos humanos como principio.

También puede leer: Arranca la marcha del silencio por el desbloqueo de Cali

“Respetamos y aplaudimos todas las iniciativas en favor de la paz convocadas por la sociedad civil en general y por otras iglesias. Se les suplica respetar el dolor de la víctimas y evitar cualquier provocación hacia la violencia”, finaliza la arquidiócesis de la capital vallecaucana.

La arquidiócesis también hizo un llamado a todos los marchantes para que las marchas se realicen siempre bajo la primicia de la protección de la vida como derecho de todos los colombianos. También rechazó cualquier tipo de provocación de parte y parte para que las manifestaciones sean de manera pacífica e hizo un llamado al Estado colombiano para que en los contextos de la protesta social no se utilicen armas letales.

En estos momento la iglesia católica hace parte de las mesas de diálogo que se están llevando a cabo en la ciudad y que ayer dieron sus primero resultados cuando se llegó a algunos acuerdos para poder proteger a los manifestantes y darles garantías para que no se les vulnere un derecho constitucional como la protesta.

Ayer el padre Dagoberto Cárdenas Artunduaga, estuvo presente en las mesas de diálogo y desde allá aseguró que “después de intensos diálogos se ha concluido con algo conjunto muy alentador y esperanzador para nuestra ciudad de Cali, que es poder seguir caminando juntos en el marco de la manifestación pero con el deseo de unir fuerzas para movilizar por la vida, flexibilizar los puntos y fortalecer la dinámica conjunta para revindicar los derechos fundamentales”.

Comparte: