21 Jul 2021 - 2:48 p. m.

El trazador presupuestal que deja en evidencia al Gobierno con los afros

El Plan de Desarrollo creó trazadores de paz, de equidad de la mujer y de grupos étnicos. Un análisis muestra que no existe el mismo compromiso con los tres, contrario a lo dicho por el presidente Duque ante el Congreso este 20 de julio.

Steffy Lorens Riquett Bolaño*

Uno de los compromisos del gobierno de Iván Duque en el Plan Nacional de Desarrollo 2018-2022 “Pacto por Colombia, pacto por la equidad” (PND) que más interés internacional despertó fue concretado en los trazadores presupuestales de construcción de paz, de equidad de la mujer y de grupos étnicos. Los artículos 219, 220 y 221 de la Ley del Plan, la 1955 de 2019, plasmaron ese compromiso. Dos años después, el balance es variopinto, con una clara desventaja para el trazador de grupos étnicos.

El presidente dijo en la instalación de las sesiones del Congreso de la República que “con hechos también estamos atendiendo deudas históricas con nuestras comunidades étnicas”. No mencionó ningún hecho, pero estos no le favorecen.

Un trazador presupuestal es una etiqueta que sirve para evidenciar los recursos que destina una entidad nacional a una política u objetivo del Plan de Desarrollo. En el caso de los grupos étnicos, esta herramienta de registro, seguimiento y control de la información de gasto público fue propuesta por el entonces subdirector general de Planeación Nacional (DNP), Diego Dorado, para desatascar la negociación con el Espacio de Consulta Previa del PND de las comunidades negras, ante la ausencia de información sobre cuánta inversión se destina a estas comunidades.

La importancia final del trazador pactado en aquel espacio radicaba en dos aspectos: por un lado, era la oportunidad que tenía el gobierno para brindarles a estas comunidades un balance anual con información precisa. Por otro lado, representaba la posibilidad de dichos grupos para realizar veedurías y, lo más importante, sentir un verdadero compromiso e interés de diálogo.

Sin embargo, ahí es donde comienzan las decepciones, al comparar el tratamiento que se le ha dado a este trazador con respecto a los otros dos.

Le puede interesar: El discurso de Duque para la instalación del Congreso en clave electoral.

Trazador para la paz

La Construcción de Paz es un pacto transversal del PND que se empalmó con el Plan Marco de Implementación del Acuerdo de Paz (AF). En el artículo 220 quedan designadas la Consejería Presidencial para la Estabilización y el DNP a cargo del Sistema de Información Integral para el Posconflicto (SIIPO), plataforma donde se reportan los datos del trazador periódicamente.

Si bien ha habido observaciones críticas sobre su ejecución, este trazador tiene un diseño que lo blinda. De un lado, el gobierno debe presentar al Congreso un anexo de Gasto de Construcción de Paz con el proyecto de Ley del Presupuesto General de la Nación (PGN), y del otro, Planeación Nacional debe identificar los proyectos con este trazador en la elaboración del Plan Operativo Anual de Inversiones.

El gobierno tiene al consejero Emilio José Archila al frente del trazador de paz y su cumplimiento se examina en el Congreso.

Trazador de equidad de la mujer

El primer informe del Trazador presupuestal para la Equidad de la Mujer, que abarca la vigencia 2019, fue consolidado por la Consejería Presidencial para la Equidad de la Mujer, encabezada por Gheidy Gallo, y presentado por la Vicepresidenta Martha Lucía Ramírez ante el Congreso. En cuanto a cumplimiento formal, todo en orden.

Sin embargo, un análisis de La Silla Vacía muestra que para el 2021 la inversión del gobierno nacional en el trazador sería menor en un 8% con respecto al año anterior, sabiendo, además, que este trazador solo representa el 0.58 por ciento del PGN. Esta cifra resultó preocupante teniendo en cuenta el aumento en las brechas de género a causa de la crisis económica provocada por el Covid-19.

Ahora bien, el análisis de La Silla fue posible porque existió una rendición de cuentas estructurada en un informe final, algo que resulta imposible de realizar con el trazador de grupos étnicos.

Trazador de grupos étnicos

Este trazador tiene varios problemas de diseño en la ley que lo creó: i) no cuenta con una entidad a cargo de centralizar la información, como sí ocurre con los de paz y género; ii) tampoco tiene un destinatario dentro del poder del Estado, sino “las instancias de concertación y consulta de nivel nacional de cada uno de estos pueblos y comunidades”, cuya debilidad institucional y técnica es manifiesta; y iii) no tuvo el honor de ser vinculado con el Plan Operativo Anual de Inversiones. En otras palabras, es el pariente huérfano o pobre de la familia de los trazadores.

Esto se le hizo notar públicamente al gobierno con motivo del informe de 2019, incluso por parte del mismo exsubdirector de DNP Diego Dorado, pero no tomó correctivos y la situación para el informe de la vigencia de 2020 empeoró.

Las entidades responsables de reportar los recursos marcados con este trazador deben registrar la información en la plataforma de Sinergia. Sin embargo, como nadie se está haciendo cargo de la consolidación del informe final, lo que se generan son múltiples documentos por entidad que dificultan la verificación y comparación de los datos. En pocas palabras, la información existente sobre este trazador está dispersa, incoherente, incompleta y desorganizada.

El documento “Balance de Resultados 2020” presentado por el DNP ha sido el único por parte del gobierno que ha permitido una mediana visibilización del panorama. Según el DNP y Sinergia, los menores avances en los indicadores de los compromisos del PND con las comunidades negras, afrocolombianas, raizales y palenqueras se dieron en los sectores de transporte con un 0 por ciento y vivienda con un 12,5 por ciento, mientras que los mayores se dieron en los sectores de TIC, Relaciones Exteriores y Cultura con un 100 por ciento.

Así pues, la información termina siendo una simple recolección de cifras. No se habla de proyectos con nombre propio y mucho menos se exponen los impactos generados como, por ejemplo, sí se hace con el trazador de la equidad de la mujer al decir que “Durante 2020, se otorgaron 22.023 subsidios familiares de vivienda a mujeres cabezas de familia”.

Ya deberían haberse entregado dos informes consolidados. No se ha hecho y eso refleja otro problema.

Lea también: “Su discurso refleja falta de visión y legado”: oposición arremete contra Duque.

Pocas entidades reportan la información

En una entrevista a finales del 2020, Diego Dorado señalaba que solo 35 de las 192 entidades nacionales, es decir, únicamente el 18 por ciento, había presentado su informe.

Para el 2021, uno de los dos representantes a la Cámara por negritudes, Jhon Arley Murillo, solicitó información al director de Planeación Nacional. Este optó por remitir la solicitud a las entidades generando, según Murillo, “informaciones parciales, dispersas, descontextualizadas y algunas de ellas sin ninguna relación con el tema del trazador presupuestal”, de apenas 21 entidades.

La verdad es que el gobierno no puede saber bien cuáles son los hechos para responderles a las comunidades étnicas, debido al tratamiento que le ha dado al trazador presupuestal que justamente buscaba ayudar a la transparencia y el compromiso del PND con ellas.

Lo que sí parece un hecho es que la Comisión Legal Afro del Congreso de la República hará control político al respecto, de acuerdo con anuncio del presidente saliente de la misma, el representante Murillo.

*De la Fundación Color de Colombia.

Comparte: