29 Jul 2015 - 3:01 a. m.

El Caribe colombiano se cotiza para exploración “off shore”

Ecopetrol y Anadarko anunciaron un hallazgo de hidrocarburos en el mar Caribe. Inicialmente es gas.

Oscar Güesguan Serpa

El rumor que rondaba hace más de un mes sobre un hallazgo importante de gas en el mar Caribe fue confirmado ayer por Ecopetrol. Según la petrolera, “se verificó la presencia de hidrocarburos en el pozo Kronos-1, a 3.720 metros de profundidad”. 

El descubrimiento -ubicado en el bloque Fuerte Sur, entre el golfo de Morrosquillo y el golfo de Urabá- es una noticia importante para el sector, pues sienta un precedente del potencial para el desarrollo de actividades costa afuera.

El presidente de la Agencia Nacional de Hidrocarburos, Mauricio de la Mora, aseguró que “esto significa el fortalecimiento del off shore en la parte de gas y/o líquidos, porque todavía no se ha confirmado, podríamos aumentar las reservas de gas. Estamos a 1.600 metros de profundidad, hay muestras de que existen 180 pies de arena, promedio neto, que puede ser productora de gas”.

El sector energético atraviesa por una difícil situación no sólo por la caída de los precios, sino por la amenaza de déficit de gas, que se agudizaría en 2017. Por esta razón, el presidente de Naturgas, Eduardo Pizano, señaló que esta noticia muestra que “hay una política de exploración y búsqueda de hidrocarburos que es exitosa. Esto sustituye las reservas de gas que nos estamos consumiendo. A medida que se perfore se conocerá el tamaño del yacimiento”.

Ecopetrol y Anadarko confirmaron que esta zona tiene grandes prospectivas y las empresas podrían aumentar su interés por desarrollar actividades costa afuera. Según el minminas, Tomás González, “es la confirmación del potencial del Caribe, de que los modelos geológicos son aceptados y que allí sí hay hidrocarburos. Se valoriza la cuenca”.

Por su parte, el presidente de la ACP, Francisco Lloreda, advirtió que el reto es asegurar que el país cuenta con las condiciones para que el hallazgo sea comercial, porque operar en aguas ultraprofundas es costoso y por eso, en ocasiones, no es viable.

Comparte: