24 Jun 2021 - 7:51 p. m.

Guardia indígena perdió una pierna tras pisar una mina antipersonal en Dabeiba (Antioquia)

Horacio Carupia Pernía, es el nombre del joven de 22 años que fue víctima de estos artefactos explosivos que han sido instalados en los territorios indígenas de Antioquia, aparentemente por el Eln. Esta semana perdieron la vida una madre y su hija recién nacida por estos objetos.

La Organización Indígena de Antioquia (OIA) informó de otro caso de lesiones causadas por una mina antipersonal. En este caso, la víctima fue Horacio Carupia Pernía, un guardia indígena de 22 años que perdió su pierna derecha. Los hechos ocurrieron el pasado martes 22 de junio de 2021 en el municipio de Dabeiba, al occidente de Antioquia. Esta misma entidad había denunciado esta semana que una madre y su hija recién nacida perdieron la vida a causa de estos artefactos en Murindó, en el mismo departamento.

El joven pertenecía al resguardo indígena Amparradó, ubicado en Dabeiba. Una vez se conocieron los hechos, el programa aéreo de salud de la Gobernación de Antioquia hizo presencia en la zona. De ahí Carupia fue trasladado a Medellín para recibir la atención de salud necesaria en estos casos.

También puede leer: Mueren una mujer indígena y su hija por mina antipersonal en Murindó (Antioquia)

La OIA rechazó estos actos e hizo un llamado a los grupos armados que hay en la zona para que dejen a las comunidades fuera de la guerra. La minas antipersonales llegaron a los resguardos indígenas de Antioquia en 2019 y son instaladas por el Eln. Las comunidades denuncian que este grupo armados ha sacado panfletos y mensajes de audio de WhatsApp para amenazarlos y advertirles de estos peligros.

El mismo martes 22 de junio que sucedieron estos hechos, la organización también había informado sobre la muerte de una madre y se hija recién nacida en Murindó. Según la información suministrada por la OIA, la mujer estaba realizando trabajos de agricultura, cuando pisó una mina antipersonal, lo que le causó la muerte a ella y su bebé. La mujer tenía tres hijos más y pertenecía al resguardo Río Murindó.

“Hay que destacar que desde 2020, hasta la fecha este tipo de explosivos deja un saldo en la Antioquia indígena de nueve personas muertas, de las cuales cuatro son menores de edad, seis personas heridas y dos mutiladas. Estas cifras nos llenan de horror y son suficientes para que las instituciones del Estado y los organismos internacionales activen sus protocolos de acompañamiento y reparación a las familias y comunidades víctimas”, aseguró la OIA.

Este año ha sido particularmente violento para las comunidades. En enero más de 2.000 indígenas del occidente antioqueño fueron obligados a confinarse tras recibir un panfleto y un audio a través de Whatsapp, en el que estructuras del Ejército de Liberación Nacional les advertían que habían sembrado minas en la zona.

Le puede interesar: Minas antipersonales, el drama de las comunidades indígenas en Antioquia

Amelia Cruz, consejera mayor de la OIA, le dijo a este medio hace unos meses que los municipios más afectados son: Murindó, Dabeiba, Frontino, Ituango y el Bajo Cauca antioqueño. Los resguardos embera eyabida y los zenúes son las poblaciones más expuestas ante estos artefactos. En esta zona hacen presencia el Eln y el Clan del Golfo, quienes están en medio de una disputa por el control del territorio.

Según Descontamina Colombia, de la Oficina del Alto Comisionado para la Paz, los departamentos más afectados por la minas antipersonales son Antioquia, Norte de Santander y Cauca. Esta misma entidad aseguró que en 2020 hubo 165 víctimas de estos artefactos en todo el país. La información contrasta con el último reporte del Comité Internacional de la Cruz Roja en Colombia (CICR) que registró 181 víctimas de estos explosivos, entre enero y junio de 2020.

Comparte: