Publicidad
16 Sep 2022 - 2:00 a. m.

La hora cero para el Continental Towers en Medellín

Los habitantes de la urbanización Interclub fueron evacuados temporalmente de sus apartamentos por un problema que no les pertenece y que se originó por su vecindad con Continental Towers, unidad residencial que tiene riesgo de desplome hace casi una década. Un estudio de la firma Castañeda Muñoz Ingeniería Civil dictaminará qué hacer en un plazo de 10 días: ¿derribar a Continental o recuperar sus restos?
Luisa Fernanda Orozco

Luisa Fernanda Orozco

Periodista de la sección Colombia
Desde 2013 la estructura del  Continental Towers amenaza con desplomarse y ha puesto en riesgo a los inmuebles vecinos y sus moradores.
Desde 2013 la estructura del Continental Towers amenaza con desplomarse y ha puesto en riesgo a los inmuebles vecinos y sus moradores.

En 48 horas se cumplió lo que los habitantes de la urbanización Interclub de Medellín temían hace casi una década: la evacuación temporal de las dos torres, donde vivían 140 familias, por un riesgo inminente que comprometía sus vidas. Pero la emergencia ni siquiera está vinculada con fallas propias de la infraestructura de sus edificios, sino con las de uno vecino, el Continental Towers, que desde 2013 amenaza con desplomarse.

Carlos Rueda, residente de Interclub, en charla con El Espectador comenta que los residentes de la unidad tuvieron que evacuar durante un fin de semana. Algunos lograron una mudanza grande, pero ese no fue el caso de la mayoría, quienes apenas pudieron agarrar equipaje ligero, joyas, enseres y a sus mascotas.

Después de la evacuación, ciertas ayudas fueron ofrecidas a las familias por parte de las autoridades: acompañamiento psicológico, alojamiento en un hotel del sector Estadio, cupos en el resguardo La Perla para los animales de los residentes y un subsidio de arriendo entre los 400 mil y 500 mil pesos.

“Para las familias de Interclub no fue favorable esa oferta institucional, aunque unos pocos la aceptaron. Unos lograron pagarse arriendos por su cuenta en otros lugares, mientras que los demás estamos quedándonos con nuestras familias o amigos, sin tener claridad si podemos permanecer en esos lugares mientras pasa la situación”, cuenta Carlos.

La permanencia de las familias en el Interclub depende de la fecha para intervenir el inmueble contiguo. Aún no se tiene certeza, pues desde el 10 de septiembre se anunció que la firma Castañeda Muñoz Ingeniería Civil encabezaría un estudio para determinar si las torres de Continental Towers serán repotenciadas o demolidas. En caso de que se decida la segunda opción, las 140 familias de Interclub permanecerán en sus albergues temporales por más de 25 días y esperar a que se complete el derribamiento del edificio.

“Esto lo tomamos con nerviosismo, zozobra y miedo, porque representa sacarnos de nuestra zona de confort y buscar un lugar para vivir en un corto periodo de tiempo”, continúa Carlos. Tanto Continental Towers como las urbanizaciones Asensi y Space, ubicadas en El Poblado, barrio estrato 6 de Medellín, fueron desarrolladas por la constructora CDO. Ahora, mientras las primeras dos continúan en pie a pesar de las múltiples advertencias que se han hecho sobre ellas, hace nueve años la torre 6 de Space se vino abajo cuando todavía había personas adentro. Como consecuencia del accidente, 12 hombres y mujeres perdieron la vida, y posterior a eso se decidió demoler el resto de torres del complejo en un episodio emblemático para la ciudad, incluso transmitido por televisión.

Pero ¿pudo evitarse esta situación? Según John Jairo Blandón, ingeniero civil de la Universidad Nacional, sí. “Desde 2013, tanto Continental Towers como Asensi fueron evacuadas porque la carga de los materiales estaba por encima de lo que podían soportar. La constructora tiene una gran responsabilidad, pues muchos de los problemas de estos edificios giran en torno a sus diseños estructurales.

Ahora, para el caso de Continental, si bien CDO construyó un edificio que estaba enfermo, la Alcaldía le dio largas al asunto al no repotenciar el edificio en su momento ni determinar su demolición, cosa que sí sucedió con Space”, asegura Blandón. Incluso, hay otras diez infraestructuras en Medellín identificadas bajo el adjetivo de “edificios enfermos” por el riesgo que representan para sus residentes. Según el ingeniero, esto sucede porque en la ciudad no se está cumpliendo con la reglamentación exigida.

“En algunos casos, por ejemplo, los constructores entregan planos provisionales mientras el diseñador termina su trabajo. O sea que se está construyendo con unos planos diferentes a los aprobados por el curador, y las inspecciones de Policía se limitan a mirar que se cumpla con una licencia de construcción, pero no a verificar si los planos con los que se está construyendo son los mismos de la curaduría. Por eso, habría más edificios enfermos en Medellín“, advierte Blandón.

Lea también: Alerta por caracoles africanos en Barranquilla, ¿por qué son peligrosos?

¿Una evacuación anunciada?

Después de que en octubre del 2013 se demoliera el edificio Space y se evacuara a los residentes de Continental Towers y a los de Asensi, en 2020 comenzaron los saqueos a las infraestructuras desalojadas: duchas, sanitarios, cableados, drywall y otros materiales empezaron a desaparecer.

“Nosotros como comunidad nos comunicamos con la policía, pero ellos tenían la instrucción de no entrar al edificio por el riesgo del colapso. Sin embargo, los robos continuaron y nuestros apartamentos de Interclub se desvalorizaron”, cuenta Carlos, y aclara que esa urbanización no fue obra de la constructora CDO, que por lo demás no ha dado declaraciones en ningún medio de comunicación y tiene deshabilitada su página web. “Interclub es un edifico sano que no tiene problemas constructivos”.

Le puede interesar: Hallan el cuerpo del joven que cayó al río Magdalena tras salvar a su hermano.

El 9 de septiembre, tras la visita de varias secretarías al consejo y la administración de Interclub, el rumor de una evacuación temporal se esparció con el voz a voz, y el sábado 10 se confirmó oficialmente que la comunidad debía irse por un tiempo de sus apartamentos mientras se decidía el futuro de Continental Towers. Sin embargo, no sólo la urbanización en la que habita Carlos está comprometida, sino también sus calles aledañas.

“La vía del padre Marianito (cercana a la carrera 24 D) estará cerrada hasta que se defina qué va a suceder”, explica la fuente. Además, si Continental Towers se desplomara por cuenta propia, no se sabe hacia qué lado caerían los restos.

Por ello, probablemente también se comprometería la vía a Las Palmas, una de las principales carreteras en el sur Medellín. Por ahora deberá esperarse el dictamen del estudio en cabeza de la firma Castañeda Muñoz Ingeniería Civil para determinar si Continental deberá demolerse o no. Mientras tanto, los residentes de Interclub están en medio de lo que parece una larga batalla por su derecho a habitar en un lugar que no represente un peligro para sus familias.

Luisa Fernanda Orozco

Por Luisa Fernanda Orozco

Periodista de la Universidad de Antioquia.@luisaorvallorozco@elespectador.com
Síguenos en Google Noticias
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.