Publicidad
7 Jul 2021 - 2:00 a. m.

Los hechos que desencadenaron las denuncias de abuso sexual en jardín de Medellín

Dieciséis días después de la primera alerta de abuso sexual contra un niño en un jardín infantil de Santa Cruz, Comuna 2 de Medellín, las autoridades emitieron una orden de captura por acceso carnal violento contra Ismael Darío Lopera, alias “Manolo”, un hombre que trabajaba en el lugar.
El primer caso de denuncia de abuso sexual en el jardín se conoció el sábado 19 de junio. Imagen de referencia.   / Getty Images
El primer caso de denuncia de abuso sexual en el jardín se conoció el sábado 19 de junio. Imagen de referencia. / Getty Images
Foto: JudsonCastro

El sábado 19 de junio Laura* se enteró de que su hijo de tres años había sido abusado sexualmente en el Centro Infantil Pequeños Exploradores B, jardín al que asistía en Santa Cruz, Comuna 2 de Medellín. Lo supo porque su hijo le había contado la noche anterior a su abuela y a su tía que el “amigo grande” que trabajaba en el lugar le había tocado sus partes íntimas. “Llamé a la profesora Trinidad para que me explicara qué era lo que estaba pasando. Ella me dijo que conocía muy bien al señor del centro infantil y que era imposible que eso pasara”, recuerda.

Laura llevó a su hijo al Hospital Infantil Concejo de Medellín para que activaran el código fucsia de atención a víctimas de violencia sexual y allí fue hospitalizado. “Tuvo entrevista con la psicóloga. Dio toda esa información cuando yo le preguntaba. Ahí contó muchos detalles: que el tipo le hacía besarle el pene, que le besaba las orejas. Dijo que fue en el baño, nos mostró cómo le bajo los interiores. También contó que él le dijo a la profesora Trinidad y que ella no le prestó atención”, afirmó la mamá del niño.

El hombre al que hacía referencia el hijo de Laura es Ismael Darío Lopera, alias Manolo, quien, según contaron los papás de otros niños que también asistían al jardín, no fue a trabajar el lunes siguiente a que se conociera de este caso. “La profesora le dijo que él había recibido amenazas y por eso no fue. Después le dijeron que no, que lo habían transferido”, expresó Luis*, padre de otro de los niños que dijo haber sido abusado sexualmente por Lopera. Después de que el caso se hizo público y comenzaron a surgir más denuncias, la profesora Trinidad aseguró que había sido víctima de amenazas y que incluso su casa había sido vandalizada.

Lea también: En busca de la reivindicación histórica del Pacífico nariñense.

La psicóloga que valoró al hijo de Laura remitió el caso al Centro de Atención Integral Víctimas de Abuso Sexual (Caivas) y al Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF). El niño salió de hospitalización y al día siguiente, 24 de junio, Laura lo llevó al Caivas para que lo evaluara un médico legista. Ese mismo día fue a la sede de Coomulsap, operadora encargada de la administración del centro infantil, para exponer el caso y pedir que le dieran el nombre del trabajador. “No me quisieron dar información, prácticamente salí regañada”, contó. Frente a lo sucedido, Coomulsap informó en un comunicado que era la primera vez que pasaba algo así en los 33 años que llevaban prestando el servicio. Aseguraron que hicieron las denuncias a la Fiscalía y que siguieron el debido proceso, como orientar a la familia, el sábado 19 de junio, y alertar al programa Buen Comienzo.

En la noche del jueves siguiente algunos padres fueron a la casa de Laura para evaluar la veracidad de los rumores que circulaban de lo ocurrido en la institución. “La encontramos totalmente angustiada, pero con documentos en la mano. El niño hablaba y apuntaba directamente al ‘amigo grande’. Nosotros sabíamos quién era porque era el único hombre que trabajaba allí. A él le entregábamos los niños, prácticamente todos los días”, narró Luis. Él y su esposa sospechaban que su hijo de cuatro años también había sido víctima de abuso sexual, puesto que desde hacía aproximadamente ocho meses habían notado cambios en su comportamiento. Su hijo hablaba poco, tenía pesadillas constantes, se orinaba en la cama o en cualquier parte, su comportamiento había cambiado y estaba muy grosero.

Laura, Luis y su esposa fueron el lunes 28 de junio al Caivas. “El médico legista lo evaluó detalladamente y dijo que el ano del niño estaba completamente accedido. Dio positivo para abuso. Nos alarmamos, ya era el segundo caso. La denuncia quedó puesta automáticamente ese día”, contó Luis. Aun así, fue hasta el 1° de julio que el niño fue atendido y se le activó el código fucsia.

Le puede interesar: “La migración por el Darién va a continuar y se va a transformar”.

Los padres de los niños del grupo de Laura se reunieron en la institución el martes 29 con un funcionario de la Secretaría de Educación. “Hasta ese día había niños en el centro infantil”, denunció Laura. Al día siguiente, miércoles, hicieron otra reunión con todos los papás junto con funcionarios de Buen Comienzo y la Secretaría de Educación, entre otros. Ese día cerraron el centro infantil y los hechos se dieron a conocer. “Hicimos público el caso con el fin de que la opinión conociera lo que estaba sucediendo y alertar a los padres. Todas las denuncias fueron reunidas en un caso, con un fiscal para acelerar la investigación”, dijo José Wílmar Sánchez, director de Buen Comienzo.

“Son 15 denuncias en la Fiscalía y va a aumentar porque son 72 niños los que estaban en el jardín. Son padres de familia con la misma angustia que mi esposa y yo tuvimos al principio”, aseguró Luis. En todos los casos las víctimas fueron menores de cinco años.

Por su parte, el alcalde de Medellín, Daniel Quintero, lamentó lo sucedido y afirmó que la Alcaldía activó el protocolo para la atención de los casos y dispuso una recompensa que permita la detención del hombre señalado, contra quien se libró orden de captura este lunes en la tarde. “No vamos a descansar hasta dar con la captura de Ismael Darío Lopera, tiene orden de captura por el delito de acceso carnal violento. Esto merece todo el castigo de la ley y por esa razón la Alcaldía de Medellín ha dispuesto una recompensa de $50 millones a quienes nos ayuden a capturar a este sujeto”, anunció el mandatario este martes 6 de julio. La Policía también dio a conocer algunas fotos del sujeto para que la ciudadanía ayude a dar con su paradero.

Lea: La eterna crisis financiera de Transmetro en Barranquilla.

La Alcaldía también anunció que iniciará un proceso sancionatorio por negligencia contra Coomulsap. “Es evidente que hubo negligencia por parte del operador, si una persona viola e incluso dormía en el lugar, hay negligencia por todas partes, pero además tiene orden de captura esta persona, pero no hubo verificación por parte de la Fundación”, señaló el alcalde. Fuentes oficiales aseguraron que los niños de ese jardín no serán atendidos por dicho operador, que serán trasladados y que la sede en la que ocurrieron los hechos será cerrada definitivamente.

“Nosotros nos sentimos impotentes porque queremos una respuesta rápida. Este señor no puede estar por el mundo como si nada. Ellos tenían el deber de darle una detención preventiva desde el primer momento en que di a conocer el caso de mi hijo. Yo me sentía sola luchando contra una entidad gigante, cuando yo estaba sola hasta se me reían en la cara. Sentí que querían que dudara de mi hijo. Hasta que llegó la segunda mamá (la esposa de Luis) y con ella luchamos”, puntualizó Laura.

* Los nombres fueron cambiados por petición de las fuentes para proteger la privacidad y los derechos de los menores de edad.

Recibe alertas desde Google News