25 Mar 2021 - 4:09 p. m.

María Aidé, la mujer que convirtió su casa en la despensa de Ebéjico (Antioquia)

Antes las dificultades para abastecerse en este municipio antioqueño, María Aidé Parra inició a vender elementos básicos como aceite y galletas. Hoy es la principal fuente de abastecimiento de los pobladores de la vereda Nariño.

Agencia EFE

Agencia EFE

En la parte más alta de un caserío del municipio colombiano de Ebéjico, María Aidé Parra empezó a comercializar su mercado para cubrir las necesidades de su comunidad, que pasaba dificultades para abastecerse ante la falta de alternativas.

Aceite, galletas y papel higiénico fue lo primero que le compraron los vecinos de la vereda Nariño como un ejercicio espontáneo de subsistencia que terminó poniendo las bases de la tienda “La Ilusión”, la despensa de ese caserío ubicado en el departamento de Antioquia y que actualmente cuenta con más de cien productos.

“Era una frustración para todos no conseguir lo que buscaban, y pensé: si yo tengo un poco de lo que ellos necesitan, por qué no lo empiezo a vender”, contó a Efe María Aidé, quien fue exaltada en el Famiempresario Interactuar del año como “Mujer emprendedora en el Campo” en 2020.

También puede leer: Proyectos productivos rurales: estrategia de resistencia

El negocio empezó a marchar. Anotaba todo en una libreta, reinvertía la ganancia y poco a poco fue sumando clientes, a quienes les ahorra un viaje de unos 40 minutos y varios pesos con lo que tiene en su alacena.

Según su relato, inicialmente recibió la visita de varios lugareños que desconfiaban del naciente negocio al no ver vitrinas, estantes y una caja registradora. Se encontraban con una sencilla casa de familia y una ama de casa con deseos de progresar.

“Yo les decía: ‘Pidan que esto es una tienda mágica’. En ese momento yo todo lo tenía organizado en cajas”, evocó la emprendedora sobre lo que vivió años atrás cuando buscó independencia económica y darle mayor estabilidad a su hogar.

“La situación no estaba para quedarse de brazos cruzados y que solamente mi pareja trabajara”, acotó la mujer, quien sacó adelante su negocio durante la pandemia.

Inicialmente surtió su pequeña tienda con lo que encontraba en los mercados en la cabecera municipal. Después empezó a desplazarse hasta municipios vecinos como San Jerónimo y posteriormente llegó hasta Medellín, donde actualmente tiene proveedores en la Central Mayorista de Antioquia.

ACCESO FINANCIERO Y UN EMPUJÓN A “LA ILUSIÓN”

Para dar ese salto y convertir su casa en una verdadera tienda, se aventuró a tomar un crédito ante las dificultades que tenía para dotar su negocio con todos los productos que le solicitaba en su comunidad.

Un millón de pesos (unos 274 dólares) fue la primera inyección económica que recibió su emprendimiento, en medio de las dudas de su esposo por los riesgos que estaba tomando.

Ya son cinco los préstamos que lleva con Interactuar, una corporación social que apoya la creación de microempresas en más de 200 municipios y que atiende a más 55.000 empresarios colombianos.

Allí, además de dinero, recibió la asesoría de expertos para transformar su tienda en una empresa que ha incrementado sus ventas en más del 1000 % en los últimos tres años.

Actualmente, Interactuar acompaña a 22.041 mujeres con servicios financieros, que representan el 52 % de la totalidad de sus empresarios.

Ahora en “La Ilusión”, los clientes de la vereda Nariño encuentran una mayor variedad. Hay desde café en varias presentaciones hasta productos de aseo personal y productos para el pelo.

La tienda también se convirtió en una plataforma para productores locales, que ahora pueden vender allí panela, huevos y maíz, entre otros productos, de una manera más sencilla y a precios justos.

“Si uno se proyecta en la vida, todo lo puede lograr”, expresó María Aidé, quien aspira a que su microempresa se convierta en algún momento en un supermercado, como un premio a “trabajar de manera ordenada, reinvertir las ganancias y pagar cumplida mis créditos”.

MUJERES MOVIENDO A COLOMBIA

La jefe comercial de la Corporación Interactuar, Yuly Betancur, señaló que el desempleo durante la pandemia afectó especialmente a jóvenes y mujeres, quienes vieron en el emprendimiento una salida a su situación.

Por ello, en el último año se han enfocado en ser aliados de “mujeres inspiradoras” y de apoyar los emprendimientos que, de diversas maneras, mueven nuestro país.

Le puede interesar: Nuevamente maestros son amenazados por grupos armados ilegales en Ituango (Antioquia)

“Cada vez más las mujeres buscan más generar sus propios ingresos y el autoempleo. Tienen una participación muy fuerte en el ecosistema de emprendimiento”, dijo a Efe Betancur.

De los 28.115 créditos que entregó Interactuar en 2020 durante la crisis por la pandemia, 15.035 fueron otorgados a mujeres por un valor de 113.000 millones de pesos (unos 30 millones de dólares), con el propósito de impulsar su “inclusión financiera”.

Para mantener en firme esa apuesta, en marzo de este año sacaron una línea especial, denominada ‘Mujeres moviendo a Colombia’, que ofrece a las emprendedoras productos financieros con condiciones diferenciales y tasas preferenciales.

Comparte: