Plazas Acevedo y Rito Alejo del Río darán su versión en la JEP en diciembre

Noticias destacadas de JEP

Los exmilitares deberán rendir cuentas sobre la situación de conflicto armado que se vivió en la región del Urabá. Las audiencias, que por ahora son reservadas, se llevarán a cabo el 10 y 11 de diciembre de este año.

La Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) confirmó este viernes las fechas en las que el coronel (r) Jorge Eliécer Plazas Acevedo y el general (r) Rito Alejo del Río Rojas tendrán que rendir su versión voluntaria sobre el caso 04 (situación territorial del Urabá) por el que están involucrados en la justicia transicional. De acuerdo con la JEP, la diligencia se centrará en el papel que tuvo la Brigada 17 del Ejército, a la que ambos pertenecían y por la que también se les investiga por posible complicidad con grupos paramilitares para cometer los mal llamados “falsos positivos”, entre otros delitos.

Las fechas que esta entidad estipuló para escuchar las versiones voluntarias, por ahora reservadas, serán el 10 de diciembre del 2020 (Plazas Acevedo) y 11 de diciembre (Rito Alejo del Río). Por este caso, la JEP también ha vinculado a 249 miembros de la Fuerza Pública, 146 excombatientes de las Farc y un tercero civil, quienes podrían estar involucrados en las violaciones a los derechos humanos que se cometieron en el conflicto armado.

Según el comunicado de la JEP, con las diligencias judiciales buscan conocer el papel de Plazas Acevedo en esta Brigada entre el 1 de diciembre de 1996 y el 19 de agosto de 1998, “para robustecer los hallazgos de la Sala de Reconocimiento durante este periodo”. En el caso del general (r) Rito Alejo del Río, como ya lo había dado a conocer El Espectador, pretenden conocer su desempeño en esta división del Ejército entre el 17 de diciembre de 1995 y diciembre de 1997.

Aunque ambos comparecientes están llamados a responder, la JEP hizo énfasis en la contribución a la verdad que podría llegar a hacer Rito Alejo del Río, quien llegó a ser conocido como el "Pacificador de Urabá” por su guerra con la otrora guerrilla de las Farc en esta zona del país. Hasta septiembre del 2017 él pagaba una condena por 25 años por el asesinato del líder chocoano Marino López Mena, ocurrida en 1997. El alto exoficial estaba siendo investigado por otros casos, como la masacre de Mapiripán (Meta), cometida en julio de 1997por parte de las Autodefensas Unidas de Colombia, o el magnicidio del periodista Jaime Garzón, caso por el cual rindió versión libre el año pasado.

"La Sala considera determinante que el compareciente Rito Alejo del Río contribuya, de viva voz, a la construcción de verdad para avanzar en la investigación de los hechos victimizantes ocurridos en diez municipios bajo jurisdicción de la Brigada XVII y de todos los presuntos responsables de las conductas que fueron cometidas por fuera de los territorios priorizados por el Caso 04, pero cuyos actos preparatorios fueron ejecutados en el seno de los territorios priorizados y/o por comparecientes adscritos a unidades militares con jurisdicción en dichos territorios”, se lee en el documento.

Plazas Acevedo fue condenado a 40 años de prisión en la justicia ordinaria por el secuestro y la muerte del empresario israelí Benjamín Khoudarin. En su condena quedó clara su alianza con los paramilitares que violentaron y despojaron a los campesinos y comunidades étnicas del Urabá y Chocó. También ha sido investigado por el homicidio de Jaime Garzón y la masacre de Mapiripán.

(Lea también: El llamado de la JEP a los comparecientes para que digan la verdad)

En su caso, esta sería la primera diligencia judicial por el caso 04 a la que asistiría, luego de que, en mayo de este año, la JEP mediante el Auto 490 del 2020 hiciera un duro llamado de atención al coronel (r) por no estar cumpliendo, en su momento, a su compromiso de contar la verdad y aportar al sistema de justicia transicional.

Para la Jurisdicción, esta es una oportunidad para que los exmilitares investigados aporten pruebas contundentes sobre lo que conocen del conflicto armado en esta región del país y para que haya garantías de no repetición para las 35.210 víctimas del Urabá, acreditadas en esta justicia.

Comparte en redes: