Ejército dice que su muerte está en investigación

Brandon Cely, el soldado que se suicidó, quería ser médico

En un video que se conoció en redes sociales, el soldado anunció que se quitaría la vida tras sufrir matoneo por parte de sus compañeros. Dijo que fue estigmatizado por apoyar el paro y denunciar falencias en la institución. Su familia pide que el Estado les brinde a sus hermanos las oportunidades de estudio que él no tuvo.

Brandon Cely tenía 21 años, era auxiliar de Enfermería y técnico en Sistemas. Entró al Ejército en diciembre de 2018. / Archivo personal.

“Yo peleo por un futuro mejor, por mis padres, por mí y por tus hijos”. Este es el mensaje cifrado que el soldado Brandon Cely Páez escribió en su cuenta de Instagram. La foto que acompaña la frase  es de una mujer que sostiene una pancarta en la que se lee: “Quiero estudiar Medicina, pero no puedo pagar un semestre que cuesta entre $8 y $22 millones”. 

(Lea también: “El mejor homenaje es que no haya más disturbios”: hermana de Dilan Cruz)

Brandon se suicidó el pasado sábado, a sus 21 años, después de denunciar en un video el matoneo y la estigmatización de los que fue víctima por parte de algunos de sus compañeros en el Ejército por defender el paro nacional y el derecho a la educación. “Me han quitado la voz acá. No tengo derecho a decir las falencias del sistema de salud militar o las irregularidades, porque podría acarrear acciones penales para mí”, dice al comienzo del video de tres minutos, conocido en redes sociales este martes. Y agregó: “Apoyo total y plenamente el paro colombiano por las inconformidades del pueblo, y como soy soldado y no puedo decir esto, he decidido acabar con mi vida”. 

 

Ser médico era su sueño, pero no tuvo las condiciones económicas para lograrlo. Vivía, junto a su mamá, Heidy, y sus tres hermanos menores en una casa humilde en el barrio Ciudad Latina en Soacha. Hizo un técnico en sistemas y se graduó como auxiliar de enfermería en la Escuela de Salud San Pedro Claver, en 2017, con la ilusión de acercarse más a la profesión que quería ejercer.  

En su colegio, la Institución Educativa Ciudad Latina, siempre ocupó los primeros puestos y fue el personero. Tenía espíritu de liderazgo, era soñador y muy inquieto por la vida, así lo describen sus tías. 

“Apoyo a mis compañeros estudiantes. Reitero que estoy muy feliz porque han dejado de callar”, señala también en el video. Como muchos jóvenes de estrato socioeconómico bajo, entrar el Ejército fue su única opción para tener una mejor calidad de vida. Sus dos prioridades eran comprarle una casa a su mamá, mujer cabeza de hogar, y darles estudio a sus hermanos: Daniel, John y Katherine. 

(Lea: Un policía resultó herido tras disturbios en Neiva)

Heidy, de 38 años, es vendedora ambulante en el centro de Bogotá. Brandon fue testigo de cómo ella era perseguida por la Policía y llegaba la casa sin ningún producto, pues todo se lo habían decomisado por la supuesta ocupación del espacio público. 

En diciembre de 2018 decidió entrar al Ejército para “servirle a la patria”; pero en el video demostró su desencanto por esta institución. Les dijo: “No somos de derecha, no somos de izquierda, somos el pueblo. Piensen por qué se constituyó el Ejército”. 

Su tía María Luisa cuenta que Brandon llamaba a su madre constantemente, llorando por las presiones que sufría en el Ejército desde hace dos meses, justo cuando fue trasladado a la base militar de Limoncito, en Nilo (Cundinamarca). Allí le decían que era un disociador y un hombre de izquierda extrema por hablar públicamente de las falencias que él veía en esa institución.

El día antes de su muerte volvió a llamar a su madre para decirle que no aguantaba más y que se iba a ir. Ella le dijo que aguantara un poco más, que ya le quedaba poco menos de dos meses para terminar su servicio militar. Según su tía, su meta era terminar el servicio, irse a vivir solo, buscar trabajo y estabilidad económica antes de conformar una familia.

Brandon ya les había manifestado esta decisión a otros de sus familiares con los que era muy cercano, como su primo hermano Sebastián. Los dos habían pensado en formarse como soldados profesionales. “Él fue perdiendo el anhelo en el Ejército”, señala. “Sus compañeros nos dijeron que empezó a averiguar lo que significaba su deserción, se enteró de que podría pagar en la cárcel entre dos a seis años, pero que no quería dejarle ese legado a su familia”. 

Este martes 26 de noviembre su familia, amigos y miembros del Ejército lo enterraron en el cementerio Jardín del Apogeo. Su familia prefirió guardar silencio, no dar declaraciones sobre lo que vivió Brandon en el Ejército por temor a retaliaciones. Solamente dijeron: “A quien le hizo esto queremos dejarle la reflexión de que aprenda a ser humano con los demás. Que la muerte de Brandon no sea un motivo más de muertes en las marchas”.

 
 

Foto: Cristian Garavito - El Espectador. 

Su tía María Luisa no quiere que se repita la misma historia con sus tres sobrinos. Daniel ha aplicado dos veces al SENA para estudiar Ciencias del deporte, pero no ha obtenido cupo. John quería entrar a la Marina antes de lo que ocurrió con su hermano. Katherine se gradúa del colegio el otro año y quiere estudiar Psicología. Su madre no puede costearles educación superior. 

“En estos momentos no queremos solo los lamentos, sino que necesitamos una oportunidad”, afirma María Luisa. “Si alguien quiere ayudar en la causa de Brandon, hay tres hermanos que necesitan entrar a una universidad. Es lo que él quería para ellos”.

(Vea: Así se ha reprimido a las universidades públicas en Colombia)

Ejército abrió investigación por muerte de Brandon

Minutos después de conocerse el video de Brandon Cely Páez, donde anuncia su intención de suicidarse y las razones que lo llevaron a este hecho, el Comando de la Décima Tercera Brigada del Ejército emitió un comunicado en el que lamenta la muerte del joven, quien llevaba 15 meses de servicio militar en el Batallón de Artillería N°13. 

“Se puso en conocimiento de las autoridades competentes y de la Justicia Penal Militar, la cual abrió la respectiva investigación”.

También se afirma que el Comando conformó una “comisión interdisciplinaria con el objetivo de establecer las circunstancias de modo, tiempo y lugar en que ocurrieron los hechos”. Y que estarán trabajando con las autoridades competentes, Fiscalía y el Cuerpo Técnico de Investigación, aportando la información necesaria para esclarecer el hecho.

A la familia Páez le expresó sus condolencias. “Elevamos plegarias para que Dios les brinde fortaleza y les permita soportar este difícil momento”.
 

893082

2019-11-26T21:51:24-05:00

article

2019-11-26T22:07:43-05:00

cavila_250616

colombia2020

Carolina Ávila Cortés / @lacaroa08

País

Brandon Cely, el soldado que se suicidó, quería ser médico

61

8629

8690