Para el periodo 2020-2024

Los desafíos de la Unión Europea sobre DD.HH y democracia en el mundo

Noticias destacadas de País

Líderes internacionales, diplomáticos y expertos en derecho económico discutieron acerca de los alcances que proyecta la Unión Europea en el próximo cuatrienio para proteger la democracia, a través de un plan de acción, a la luz de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y la gestión global de la pandemia.

¿La democracia puede ser un factor crucial para mitigar los estragos de la pandemia? ¿Cómo se puede pensar en desarrollo a partir de las bases del estado social de derecho? ¿Qué papel juegan los liderazgos sociales a la hora de promover la democracia en el mundo? Estas preguntas fueron algunos de los ejes temáticos sobre los que discutieron este lunes Heather Grabbe, directora del Instituto Open Society -con sede en Bruselas, Bélgica-; Olivier de Shutter, relator especial sobre Extrema Pobreza y Derechos Humanos de la ONU; Patricia Llombart, embajadora de la Unión Europea (UE) en Colombia, y Kevin Casas Zamora, secretario general del Instituto para la Democracia y Asistencia Electoral (IDEA, por sus siglas en inglés), para explicar el Plan de Acción de la Unión Europea sobre Derechos Humanos y Democracia 2020-2024.

Este proyecto de la Unión Europea, tercer plan plurianual de la organización, en el papel tendrá como bases la construcción de sociedades democráticas, el aprovechamiento de oportunidades ante nuevas tecnologías y la promoción de un sistema mundial con amplios alcances en los derechos humanos.

Sin embargo, para los panelistas, el reto para la consolidación de este plan será llevar todos los objetivos a terreno, conformando espacios para que las políticas adaptadas puedan satisfacer necesidades locales.

En línea con esto, Heather Grabbe añadió que el espectro social actual debe tener en cuenta que los niveles de movilización a favor de las democracias aumentaron considerablemente, factor que ayudará a la Unión Europea a contar con más apoyos. “Estas manifestaciones crecieron un 49% respecto al año pasado y veremos su éxito si esto va acompañado por un marco legislativo robusto en cada Estado, que haga entender que la geopolítica se está acoplando cada vez más a las dinámicas locales”, comentó Grabbe.

Por su parte, Olivier de Shutter pidió ponerle mayor atención a los flujos de los mercados internacionales, para que a partir de allí las democracias se consolidaran. El funcionario de la ONU recalcó en que “tiene que haber monitorización de las cadenas de suministro, para contrarrestar los índices de corrupción y que de esta manera haya un cambio real en la globalización y en las relaciones internacionales”.

(También le puede interesar: Unión Europea señala la importancia de la implementación integral del acuerdo de paz)

De hecho, esta perspectiva fue caracterizada como algo de vital importancia, por el representante especial de la Unión Europea para los Derechos Humanos, Eamon Gilmore, quien también fungió como anfitrión del conversatorio y aseguró que “este es un buen momento para que las personas retomen la confianza en las instituciones, donde se tiendan puentes para dar mayor peso a los derechos a la información, de medioambiente y sostenibilidad. Si esto lo juntamos con lo ecoómico, podremos enfrentar la crisis actual y las que vengan de ahora en adelante”.

¿Cómo proteger a los defensores de DD.HH.?

La embajadora Patricia Llombart, además de analizar las virtudes de hacer prevalecer las democracias para afrontar las emergencias globales, como la pandemia por el COVID-19, enfatizó en que este plan de acción de la Unión Europea será determinante para consolidar estados sociales de derecho, siempre y cuando “se cuenten con visiones nuevas y se avancen en acciones sobre terreno, en donde aspectos como la protección de los defensores de DD.HH. y la abolición de la violencia contra la mujer estén en la primera línea de prioridades”.

Según Llombart, desde su experiencia personal, tras la inversión de más de 1.500 millones de euros dentro del Fondo de Paz en el posconflicto colombiano, los desafíos que se avecinan serán más enfáticos en un “programa con perspectivas democráticas para los próximos siete años”.

(Lea también: ‘En esta crisis no se puede dejar a nadie atrás’: embajadora de la Unión Europea)

Las conclusiones que arrojaron los panelistas sobre los enfoques de este nuevo plan de la Unión Europea fueron casi unánimes y las expuso tangencialmente el secretario Kevin Casas. La cabeza del IDEA reafirmó que debe haber una articulación entre instituciones y sociedad civil en aras de defender la democracia; que los escenarios electorales tienen que seguir siendo algo monitorizado; y que debe haber una lucha incesante contra las autocracias. De este modo, según Casas, “el mundo tendrá mejores diálogos políticos y la humanidad aprenderá varias nuevas lecciones sobre el uso de capacidades estatales”.

Comparte en redes: