Los jóvenes del Catatumbo transforman su territorio con el arte

En los municipios de San Calixto, Teorama y El Carmen, 110 jóvenes están movilizándose con grafiti, rap y artes audiovisuales para impulsar sus liderazgos y rechazar los estigmas que les ha dejado el conflicto. El 80% son víctimas de la guerra.

El grafiti es una de las formas que arte que han usado los jóvenes del Catatumbo para hablar expresarse. / Fotos: Cortesía Fundación 5ta con 5ta Crew.

La guerra en el Catatumbo dejó, en 2018, más de cinco mil víctimas en Teorama y más de siete mil en San Calixto, según el Registro Único de Víctimas. Los niños y jóvenes del territorio sufrieron lo que eso significó: desplazamiento forzado, confinamientos, balas todos los días y mucho miedo. Sin embargo, sus vidas no son esa guerra. Tienen sueños, quieren ir a la universidad, mostrar sus talentos y liderar su territorio. El año pasado, cuando no había un respiro por causa del conflicto, no sabían cómo hacerse notar, cómo participar e incidir en las decisiones que se tomaban en sus municipios y que los afectaban a ellos. Peor, no sabían tampoco que podía haber muchos chicos y chicas interesadas en esto.

Este año el panorama cambió. La guerra territorial que libraban el Eln y el Epl desde marzo de 2018 empezó a desescalarse porque el primer grupo la ganó. No es una buena noticia, teniendo en cuenta que el Estado no llega a este territorio en forma de oportunidades, pero las víctimas registradas este 2019 en San Calixto y en Teorama cuentan 273 y 175, respectivamente.

Lea: El nuevo panorama de la guerra en el Catatumbo

En eso, este año llegó también una nueva oportunidad para los y las catatumberas. La Fundación 5ta con 5ta Crew ganó el apoyo del programa de Gobernabilidad Regional y empezó el proyecto Catatumbo Hereda la Paz, una apuesta para que los y las jóvenes de El Carmen, Teorama y San Calixto se capacitaran en sus derechos, sus mecanismos de participación ciudadana y construyeran una cultura de paz, todo mediante el arte.

 
 

En este territorio 110 niños, niñas y jóvenes se decidieron a trabajar con arte. Han pintado grafitis, han escrito y rapeado y han producido programas radiales y videos que dignifican su vida aquí y su historia. Quieren decir que el Catatumbo es más que guerra.

Clara Valencia, coordinadora técnica y artística del proyecto, explica que trabajan en la formación artística con artistas plásticos, raperos y comunicadores, y tienen un asesor pedagógico y ella desde el tema social. “hemos encontrado es que ellos no tienen desde la cultura cercana esta parte alternativa. Siempre las ofertas culturales han sido muy repetitivas, danzas o música de cuerda, entonces al ver grafiti o rap o poder agarrar una cámara y aprender les llama mucho la atención”. Y lo hacen juiciosos, siempre que pueden.

Le puede interesar: Chicas que luchan por la igualdad de género en zonas de conflicto armado

“Son municipios muy golpeados por el conflicto. Han pasado cosas como que en San Calixto estábamos planeando una iniciativa de liderazgo juvenil, que había surgido de ellos, y hubo cruce de disparos en el parque principal y los chicos nos decían que eso hace 19 meses no pasaba”, dice Valencia. Por eso varios han dejado de asistir, otros porque están en último grado escolar y se preparan para las pruebas Saber 11.

 
 

Pero los más de cien que se quedaron, están trabajando en varias cosas. Lo primero que hicieron fue identificar qué los aquejaba en su territorio. En el Carmen, por ejemplo, los chicos identificaron la falta de escenarios de participación, entonces generaron un ciclo de cine, “como un escenario alternativo que los pudiera unir y llamar a otros jóvenes, para empezar a hablar de lo que tiene que ver con las juventudes: el consejo y la plataforma de juventudes”, dice Valencia. En San Calixto la problemática encontrada fue el no reconocimiento de las capacidades que tienen los jóvenes. “A ellos los representan adultos, entonces dijeron "nosotros tenemos talentos y capacidades de liderazgo", y se hizo una toma cultural en el parque principal, que ellos organizaron en su totalidad, cantaron, pintaron, hicieron una galería fotográfica, danzaron. El mensaje para la comunidad era "miren los jóvenes tan valiosos que tienen, todo lo que pueden lograr y movilizar"”, cuenta Clara Valencia. Y en Teorama decidieron hacerle frente a la estigmatización que sufren en el Catatumbo. Se inventaron programas radiales en los que hablaron de la cultura, las fiestas y las historias de su territorio, dando el mensaje de que todo eso también existe, de que no es solo el conflicto.

Precisamente, en el proyecto Catatumbo Hereda la Paz se han encontrado con que ese estimgma es una queja general entre los chicos y las chicas. Dicen que no les reconocen que ellos tienen sueños, que quieren oportunidades y que por esa estigmatización no llegan las oportunidades que ellos necesitan. Este es un problema histórico en las zonas de conflicto, porque la guerra en Colombia se ha hecho con niños y jóvenes. Hasta 2015, el Centro Nacional de Memoria Histórica logró documentar 16.879 casos de reclutamiento forzado, y según el Registro Único de Víctimas, más de dos millones de menores han sido víctimas de la guerra.

 
 

La comunidad también pide salir de esos señalamientos. Durante las actividades públicas, varias personas se han acercado a los jóvenes y al equipo de la 5ta con 5ta para pedirles que no dejen de hacer actividades culturales, porque esos encuentros los necesitan. 

Lea también: El silencio de los fusiles dejó escuchar el canto de las aves

Y a pesar de que el 80% de los jóvenes que participan de este proyecto son víctimas del conflicto armado, su apuesta es por transformar su territorio. Desde ya están construyendo sus liderazgos. Saben y reconocen el peligro que acarrea esta actividad, porque, de hecho, Norte de Santander es uno de los departamentos donde más han asesinado líderes sociales desde la firma del Acuerdo de Paz, según la organización Somos Defensores.

“Ellos lo saben y lo manifiestan, pero también saben que en ellos está el poder salir adelante. Están aprendiendo a trabajar en conjunto, no se quedan estancados, independientemente de lo difícil que pueda estar siendo toda la situación. Además, confían en ellos y en su comunidad”, dice Valencia.

866751

2019-06-20T07:00:00-05:00

article

2019-06-20T07:00:01-05:00

bvaldes_250618

colombia2020

Beatriz Valdés Correa - @beatrijelena

País

Los jóvenes del Catatumbo transforman su territorio con el arte

64

7923

7987