“Criticar a Timochenko no es ponernos en la línea de las disidencias”: Andrés París

Uno de los exintegrantes del equipo de paz de la exguerrilla dijo que hay menos excombatientes en los espacios de reincorporación y cuestionó la actitud del director del partido Farc, Rodrigo Londoño (Timochenko), frente “a Santrich y otros compañeros que denuncian inseguridad física y jurídica”. 

Andrés París ingresó a las Farc a mediados de los 80, hizo parte de la Comisión Internacional de las FARC y luego participó en los diálogos de paz del Caguán en 1999. / Archivo El Espectador.

Desde tempranas horas y de la mañana del pasado jueves, Jesús Emilio Carvajalino, conocido en la guerra como Andrés París, estuvo esperando que saliera de prisión su compañero Jesús Santrich. Ante la decisión de la Corte Suprema de Justicia de ordenar su libertad, la angustia para Carvajalino era grande, pues dos semanas antes Santrich había sido recapturado en la puerta de la cárcel La Picota mientras recobraba su libertad. Horas más tarde la Fiscalía dio a conocer un video en el que supuestamente el exjefe guerrillero estaba delinquiendo, aunque se trata del video completo que nunca llegó a la Justicia Especial para la Paz (JEP), primer tribunal en ordenar la libertad del exjefe guerrillero.

Desde entonces, el proceso de paz ha estado en un punto difícil por cuenta del caso Santrich. De un lado se conocieron algunos rumores sobre que el Gobierno pretendió decretar la conmoción interior para extraditar al exjefe guerrillero vía administrativa y, de otro, se hizo evidente una división al interior del partido FARC. Rodrigo Londoño, máximo jefe del ahora partido político, divulgó un comunicado cuestionando a Iván Márquez (exjefe negociador de paz) quien afirmó en días pasados, en medio de la recaptura de su compañero, que había sido un error dejar las armas.

"Desafortunadamente Iván no percibió la dimensión del puesto que nuestra larga lucha lo llevó a ocupar. Se fue, sin ningún tipo de explicación y se negó a ocupar su curul en el Senado, dejando acéfala nuestra representación parlamentaria en el momento que más requería su presencia", escribió Londoño. 

En contexto: Su actitud apunta a pisotear la autoridad moral del partido: “Timochenko” le responde a "Iván Márquez"

La carta no cayó tan bien al interior de un sector de la excomandancia de la exguerrilla, tanto así que varios de los congresistas ni siquiera compartieron el comunicado en sus redes sociales. De hecho, el jueves pasado después de que liberaran a Santrich y éste se dirigiera a la sede del partido en Bogotá, Londoño no estuvo presente. Santrich, en entrevista con este medio, respecto al tema dijo que ese era el sentido de un partido, abierto, amplio, democrático y que “al final tenemos que llegar a coincidencias, a consensos. De hecho, yo estoy aquí y estoy contando con el respaldo de todo el partido. Son puntos de vista pero son puntos para debatir”.

Por su parte, París sí estuvo en la sede del partido junto a Santrich.  

Andrés París ingresó a las Farc a mediados de los 80 en los albores del naciente partido Unión Patriótica. Hizo parte de la Comisión Internacional de las FARC que tuvo sede en Venezuela y que se constituyó durante la octava Conferencia Nacional Guerrillera. Luego participó en los diálogos de paz del Caguán en 1999 y posteriormente hizo parte de la columna urbana Antonio Nariño. En 2012 llegó a La Habana para integrar la comisión de paz de la exguerrilla. Con él conversamos sobre los momentos que vive el proceso de paz. 

¿Cuál su balance sobre la reincorporación de las Farc?

Lo que le sucedió a Santrich es el reflejo del estado del proceso y muestra con mucha fuerza elementos de inseguridad jurídica para los excombatientes que hemos decidido continuar en el proceso y acogernos a la JEP. Yo soy del equipo de 32 integrantes de Farc que se acogió a la JEP, pero vemos todo lo que está ocurriendo con mucha preocupación.

¿Cómo analiza la situación en los territorios en donde operaba antiguamente la exguerrilla?

Terminada la etapa insurgente y firmado el acuerdo nos instalamos en lo que fueron las zonas veredales que fueron un compromiso en La Habana. Posteriormente, cambió su nombre y ahora se llaman Espacios Territoriales de Reincorporación, pero el número de excombatientes en estos sitios se ha reducido con mucha fuerza. Ahora, para agosto, el Alto Consejero para el Posconflicto, Emilio Archila, ha dicho que se van a suprimir más de la mitad de los actuales espacios territoriales lo que dejaría en incertidumbre a otro grupo de excombatientes. Pastor Alape, miembro del Consejo Político de la Farc, ha dicho que esta es una decisión acordada sin Farc y esperamos que llegue a un acuerdo y no prive a los excombatientes de estos espacios donde vienen desarrollando su reincorporación.

 ¿Qué esperan tras la liberación de Santrich?

Esperamos que él retome todos sus derechos de ciudadano y como congresista electo se posesione y pueda incorporarse a todas las tareas que el partido de la Farc le ha asignado desde siempre. 

¿Qué cree que viene en el caso Santrich?

Cualquier cosa que él espere ya es una ventaja que se realice por fuera de las mazmorras de la Fiscalía. Nosotros estamos seguros de que si la causa de él triunfó ahora, pues va a triunfar enfrentando las contingencias legales que sigan. Esperemos que esta decisión incida positivamente para que todos los que han sido perseguidos puedan ser rodeados de garantías para que puedan presentarse a la JEP y seguir en el proceso de desarrollo de los acuerdos.

Se ha hablado mucho, después del cruce de cartas entre Iván Márquez y Timochenko, que hay una fractura dentro del partido. ¿Usted como analiza esa situación de discrepancias entre dos excomandantes guerrilleros?

En las cartas de Iván se ratifica la situación en que lo colocaron y que lo obligó a refugiarse en cualquier lugar del país. Las sospechas o dudas de fractura surgen con la carta de Timochencko que pone en cuestión nuevamente la postura de él respecto a nuestro compañero Santrich que está siendo víctima de un montaje. La prueba que tienen para continuar el proceso contra Santrich es un video editado y falsificado, además, grabado ilegalmente.

¿Qué piensan en los Espacios Territoriales y de Reincorporación sobre el caso Santrich?

Lo que registramos tanto en los espacios territoriales como a nivel nacional es que Santrich se ha hecho un símbolo de la justicia y de la perseverancia de las Farc por el cumplimiento pleno de los acuerdos de La Habana. No nos movemos por fuera de esa línea, estamos para que se cumplan esos acuerdos, hacemos énfasis en eso, en que se cumpla lo que se firmó sin temores a que se vaya a derrumbar el proceso por nuestras exigencias. En nuestros líderes del partido se nota mucho temor a exigir lo que es justo y correcto, lo que se torna en una postura política. La verdad es que ante un régimen como el colombiano no hay que temblar. Esto es un pacto firmado ante el país, ante el mundo, entonces esperamos sencillamente que se cumpla y si eso no pasa se generan acontecimientos indeseables para el desenvolvimiento tranquilo de la vida de los colombianos.

¿Con esto, todas las corrientes políticas que están dentro de las Farc ratifican que continúan en el proceso de paz?

Sí, claro. Pero le digo una cosa: criticar a Timochencko no es ponernos en la línea de ilegalidad o las disidencias. En el partido hay una decisión de trabajar por el acuerdo y en eso estamos todos, Santrich que fue de primera línea redactor y constructor del acuerdo, yo que estuve varios años en el mismo acuerdo, pues perseveramos, pero nos preocupa esa tendencia a legalizar y judicializar a los que puedan expresar opiniones en favor del acuerdo, pero sobre la base de que se cumpla lo incumplido. No es con temores, es pidiendo al partido postura firme y no dejar segmentar al partido entre los que defienden a Santrich y los que no. Tenemos que defender a Santrich como parte del proceso conjunto de paz que se firmó en La Habana.