Publicidad
23 May 2022 - 11:00 a. m.

Con sistema eólico-solar U. Santo Tomás provee energía en zona rural de Usme

Contenido patrocinado por la Universidad Santo Tomás

Con energías limpias la Universidad Santo Tomás llegó hasta una escuela en la Vereda La Unión, en la localidad de Usme, al sur de Bogotá.
30 niños son los principales beneficiarios del proyecto de la Facultad de Ingeniería Ambiental de la Universidad Santo Tomás.
30 niños son los principales beneficiarios del proyecto de la Facultad de Ingeniería Ambiental de la Universidad Santo Tomás.
Foto: Cortesía

Por medio de las actividades de apropiación territorial lideradas por la Unidad de Proyección Social de la Universidad Santo Tomás, la Facultad de Ingeniería Ambiental de la Institución llegó hasta la Vereda la Unión, para dar solución a la difícil situación de energía eléctrica y conectividad que tenía la Escuela Rural La Unión, en Usme.

En la localidad de Usme, la Universidad Santo Tomás hace presencia entre otras cosas, a través del Centro de Proyección Social, desde hace 22 años. Cabe destacar que la Institución cuenta con estos escenarios también en otras localidades de Bogotá como Chapinero, Suba, Ciudad Bolívar y en Soacha.

A través del trabajo en equipo de la Universidad con los habitantes de la localidad de Usme, se identificó que en la Escuela Rural La Unión existía un serio problema de energía y conectividad. La Facultad de Ingeniería Ambiental encontró que la dificultad radicaba en las constantes fallas en el servicio de energía. Esto, entre otras cosas, provocaba que la docente que vive en la institución de lunes a viernes quedara a oscuras en las noches y en el día no pudiera dar clases, así lo explica la Coordinadora de Centros de Proyección Social de la Santo Tomás, Mariana Peña.

Una mirada de desarrollo a través de la energía

Según el profesor François Herrera de la Facultad de Ingeniería Ambiental y líder docente de Proyección Social, el proceso para aportar energía sostenible desde la Universidad inició en el año 2019, a través de una convocatoria de desarrollo comunitario liderada por la Santo Tomás. Además, desde la Facultad se diseñó el planteamiento de la instalación de sistemas eólicos para colegios, principalmente rurales, y que estuvieran asociados a los Centros de Proyección Social.

El docente explicó que también la primera instalación se hizo en Altos de Cazucá, en la comuna cuatro de Soacha, “luego nos comentaron de la necesidad de servicios eléctricos en este en este sector de Usme. Posteriormente hicimos un inventario de los colegios y sus necesidades, al final escogimos la Escuela Rural de la Vereda la Unión.”

Por su parte, Nidia Penagos docente de Ingeniería Ambiental especializada en eficiencia energética y balance de materia de energía, precisó que estos proyectos son importantes porque desde la academia se promueve la sensibilidad por las problemáticas sociales: “hay que arriesgarse incluso sin temor a equivocarse, es como verdaderamente se aprende”, puntualizó.

La importancia de promover desde la academia, y especialmente desde la Universidad Santo Tomás proyectos de energía limpia y renovable, en estos territorios radica en que los estudiantes de zonas rurales conocen que hay otras formas de acceder al servicio de energía, de cara al cumplimiento de los propósitos de desarrollo sostenible, que nos unen como sociedad.

Cabe mencionar que 30 niños son los principales beneficiarios de este proyecto de la Facultad de Ingeniería Ambiental de la Universidad Santo Tomás. Además, los dos paneles solares dispuestos tienen un tiempo estimado de vida de hasta 30 años y surten de energía eléctrica a la Escuela.

“Qué dicha saber que desde la Universidad se están trabajando con estos sistemas de energía limpia, sin contaminar el medio ambiente, es muy beneficioso. También es importante dar a conocer a los niños para que ellos se den cuenta y sepan que se pueden hacer todo este tipo de trabajos, sin contaminar las lagunas, los ríos y cuidar nuestro ecosistema”, aseguró Nora Ayala, docente a cargo de la Escuela La Unión, quién también aseguró que estas iniciativas son una oportunidad para la comunidad.

Por su parte, Eduardo Quijano, líder de la localidad de Usme, explicó que los principales beneficiarios son los niños puesto que la capacidad energética a través del cableado es muy baja y cada vez que se va la luz los niños tienen que utilizar veladoras para poder leer y seguir con sus clases.

De igual manera, Quijano dijo que este tipo de proyectos benefician a la localidad en general “el aerogenerador y todas las plantas que están montando aquí a través de la Universidad, van a fortalecer el proceso del alumbrado de los niños y no va a tener esa problemática de la intermitencia de la energía”.

Finalmente, Natalia Serrato, estudiante de Ingeniería Ambiental y líder del proyecto, comentó que “actualmente con la situación que estamos viviendo frente al tema de cambio climático, me parece importante la implementación de este tipo de energía renovables y enseñar a niños tan pequeños que conozcan este tipo de energías y las repercusiones que puedan tener”.

Síguenos en Google Noticias