31 Oct 2021 - 2:00 p. m.

Contenido patrocinado por la Fundación Liga Contra la Violencia Vial - Por la vía por la vida

Entrevista con Mary Bottagisio: “La seguridad no puede ser un lujo”

La líder y promotora de la seguridad vial en Colombia y Latinoamérica busca alertar a la sociedad sobre el riesgo que representan los carros con bajos estándares de seguridad para los actores viales.
María Alejandra Castaño

María Alejandra Castaño

Periodista Especiales Editoriales
Mary Bottagisio, fundadora de la Liga Contra la Violencia Vial - Por la vía, por la vida.
Mary Bottagisio, fundadora de la Liga Contra la Violencia Vial - Por la vía, por la vida.

“La vida de los colombianos es tan valiosa como la de cualquier otro ciudadano del mundo”, dice Mary Bottagisio, fundadora de la Liga Contra la Violencia Vial, creada en septiembre de 2007, que defiende y reivindica el derecho de todos a una movilidad segura, incluyente y sostenible, con una misión clara: transformar la cultura de la Seguridad Vial en Colombia en un valor social compartido donde ninguna muerte en las vías es aceptable.

Actualmente, la también cofundadora de la Federación Iberoamericana de Asociaciones de Víctimas Contra la Violencia Vial y de la Global Alliance of NGOs for Road Safety, está desarrollando, junto a su Fundación, la segunda fase de la campaña Carros Más Seguros, cuya misión es defender el derecho de los colombianos a acceder a carros con el equipamiento de seguridad exigido en otros países con mayor tasa de motorización e indicies de mortalidad y morbilidad muy inferiores a los de Colombia.

Existe una correlación positiva entre los países miembros de las Naciones Unidas que han adherido a los acuerdos promovidos por el Foro de Armonización Vehicular, que fija los reglamentos de los estándares mínimos de seguridad de los carros que se comercializan en estos países, y el número de vidas que se pierden cada año. Con esta iniciativa se busca alertar a la sociedad en general sobre el riesgo que representan los carros con bajos estándares de seguridad para todos los actores viales y cómo desde la acción ciudadana se pueden exigir vehículos más seguros; diseñados, fabricados y comercializados para proteger vidas en las calles. Es una cruzada por la vida.

Entrevista con Mary Bottagisio, quien afirma que “no podemos seguir conviviendo con tanto muerto y no hacer nada”.

  • ¿Por qué es importante hablar de seguridad vial en Colombia?

Los países como Colombia, que tenemos economías emergentes, concentran más del 90 % de las muertes del mundo. Pero tenemos menos del 58 % del total del parque automotor del mundo, como si fuéramos ciudadanos de quinta categoría. Por lo tanto, cada colombiano tiene que meterse en la cabeza que todos estamos expuestos al riesgo y exigir que todos los componentes del sistema sean seguros para perdonar y corregir el error humano. La movilidad de las personas es, indirectamente, el bien jurídico protegido, porque es el medio para acceder a todos los otros derechos ciudadanos: la salud, la educación, ir a trabajar... Todos tenemos que movilizarnos en algún momento de la vida; por lo tanto, el sistema vial tiene que ser seguro para todos los usuarios de la vía, no podemos trasladar el riesgo a los más vulnerables.

  • ¿Entonces, los siniestros viales no solo son responsabilidad del ciudadano?

Yo rechazo esa premisa de que los colombianos nos estamos matando porque nos hace falta cultura vial como si tuviéramos vena ácrata, la cultura es lo último que nos queda cuando hemos olvidado todo. Está bien responsabilizar al ciudadano por su conducta individual, pero estaría mejor si las medidas de política pública para frenar este flagelo realmente fortalecieran el sistema vial y lo hicieran más seguro para todos. Nosotros somos como cualquier ente biológico. Adecuamos nuestras conductas y comportamientos al sistema en el que nos estamos movilizando. Si el sistema es entrópico, así mismo serán las conductas, pues lo que hacemos es adaptarnos para poder sortear ese desorden: es la homeostasis social.

  • ¿Por qué la importancia de una campaña como Carros Más Seguros?

Porque nos estamos matando en las vías. Porque el vehículo es el componente que introduce riesgo al sistema vial y por lo tanto su seguridad es determinante. Las casi 40.000 vidas deploradas en los últimos cinco años nos están marcando el camino, pues de esas 40.000 vidas perdidas, tenemos que más del 84 % son actores vulnerables. En los últimos cinco años tenemos cerca de 150.000 lesionados que guardan una discapacidad permanente de porvida, más de 1,5 millones de personas que pasaron por el sistema de salud por una lesión. Eso parece un tema estadístico, pero detrás de las estadísticas hay personas, hay familias destrozadas, hay sueños suspendidos y una enorme inequidad social que agudiza las trampas de pobreza porque es la base de la sociedad la que está sufriendo esta otra pandemia silenciosa.

Para el año 2019, según los datos del Instituto Nacional de Medicina Legal, el 89 % de quienes fueron víctimas de un mal llamado accidente de tránsito correspondían a la base de la sociedad; es decir que estamos enfrentados a una nueva lucha de clases donde quien puede comprar un vehículo ajustado a su poder adquisitivo termina trasladándole ese riesgo a la sociedad.

  • ¿Qué busca la campaña?

Que todos los componentes del sistema vial sean seguros, necesitamos reforzar cada componente y la seguridad de los carros es determinante. Necesitamos igualmente fortalecer nuestra infraestructura para que perdone el error humano, porque la conducción es una actividad de riesgo. Por años hemos transferido la responsabilidad al ciudadano, pero resulta que esas conductas de riesgo tienen mucho que ver con la acción institucional. Cuando una persona infringe una norma de tránsito, y lo que subyace detrás de ella que son valores sociales, está poniendo en riesgo a un gran colectivo. Y cuando el Estado se equivoca o hay ausencia de ese control, se está poniendo en riesgo todo el equilibro del sistema vial. La ley y su aplicación deben ser preventivas y efectivas, lo que no está pasando.

Todas las vidas que se lograron salvar durante la pandemia por las restricciones de movilidad las hemos dejado perder con creces en este 2021. Hoy tenemos más de 5.590 de los mal llamados accidentes de tránsito. Este año, de aquí al 31 de diciembre, morirán otras 2.300 personas si no hacemos lo necesario para evitarlo. Es decir que en este momento, este año 2021, justo el año que comienza el Decenio de Acción para la Seguridad Vial 2021-2030, que ya fracasamos en la década pasada, va a ser el año más negro y mortífero de lo corrido de este siglo.

  • ¿Por qué la campaña se dirige a los carros?

Porque son los que introducen el riesgo al sistema vial. Un carro más seguro tiene que protegerme a mí, que voy en el habitáculo, pero también tiene que proteger a los otros, porque yo los estoy exponiendo al riesgo. Nos han metido en la cabeza que la seguridad es un lujo, pero la seguridad no puede ser vista como un lujo para unos pocos y sí un riesgo para muchos.

Además, Colombia se ha convertido en la despensa de los vehículos que no aceptan en otros países. Existe el Foro de Armonización Vehicular, WP29, que es administrado por las Naciones Unidas, donde se sienta toda la industria automotriz y se hacen unos acuerdos, se definen unos reglamentos con los mínimos elementos de seguridad que deben tener los vehículos que ingresan a los países que han adherido a esos acuerdos. Colombia es parte de las Naciones Unidas, pero no ha adherido a esos Acuerdos. Es decir, la misma normativa colombiana está permitiendo que introduzcamos riesgo al sistema con máquinas que no pasarían esos mínimos estándares de seguridad en otros países y claro que la seguridad vial cuesta, pero ese costo se lo estamos trasladando al conjunto social y lo están pagando los colombianos con su vida.

Y sí, la seguridad cuesta, pero ¿en cuánto valuamos la vida de un colombiano? ¿Cuánto cuesta un día en una Unidad de Cuidado Intensivo o la atención por una deformación de rostro o de una mutilación de miembro? ¿Cuánto cuestan las incapacidades medicolegales de más de 1,5 millones de colombianos que han pasado por el sistema hospitalario en los últimos cinco años? ¿Cuánto cuesta la condición de discapacidad permanente con la que quedaron más de 150.000 personas en los últimos cinco años? Y es ese costo el que estamos trasladamos a la sociedad.

  • ¿La industria está cumpliendo?

Quienes tienen el deber de proteger la vida y la integridad física de los colombianos, porque para eso han sido instituidos, no lo están haciendo. No porque no les importe, sino porque no logramos ponernos de acuerdo en lo fundamental: ¿cómo hacerlo?, y el “cómo” pasa por hacer compatible el interés general con el interés particular.

De hecho, la industria está cumpliendo con lo que manda la norma en Colombia, pero sabe que estos mismos carros no podrían ingresar a otros mercados que exigen mayores estándares de seguridad, por lo tanto, ¿el problema es de la industria o es una falla de regulatoria?

Debemos actuar rápido, unidos y con firmeza, ya que es todo el conjunto social el que está expuesto al riesgo y la evidencia así lo demuestra. Según el informe de la Organización Panamericana de la Salud, desde marzo y en lo corrido de la pandemia hemos tenido cuatro veces más muertes en niños y adolescentes por siniestros viales que por COVID-19. ¿Qué tipo de sociedad somos? ¿Quiénes están gobernando los destinos de los colombianos? ¿Qué candidato a la Presidencia habla de seguridad vial? Y, sin embargo, a tenor de los resultados nos encontramos en guerra en las vías del país. ¿Qué guerra ha dejado 40.000 bajas en la población civil en los últimos 5 años?, Estamos viviendo solapadamente una guerra con la que todos cohonestamos y aceptamos que, como en cualquier guerra, todos ponen; hombres jóvenes, viudas, huérfanos. Necesitamos hacer de la Seguridad Vial un verdadero propósito Nacional.

Comparte: