Colombia va por los 'baby boomers'

Estudio revela que traerían al país inversiones por US$4.270 millones, pero es necesaria una ley de segunda vivienda.

En el verano del 2007, justo cuando los ‘baby boomers’, personas con mucho dinero nacidas en la posguerra   (entre 1945 y 1960), estaban a punto de pensionarse, especialmente en Estados Unidos, Canadá, Australia y algunos países de Europa como Inglaterra, en Colombia el Gobierno presentaba el proyecto de ley de segunda vivienda (proyecto 148 de 2007) con miras a  crear incentivos para  motivarlos a elegir al país como  destino para tener una segunda vivienda. Lamentablemente, el proyecto se quedó engavetado en una de las cámaras del Congreso.

La semana pasada se inauguró el hotel Trump Panamá, el cual fue diseñado y construido por las  firmas colombianas Espacios Urbanos y Arias Serna Saravia, quienes durante su presentación en Bogotá señalaron que este proyecto pudo estar en Cartagena, Medellín, Bogotá o cualquier ciudad colombiana, pero por falta de esa ley de segunda vivienda, tuvieron que hacerlo en el exterior, lo que impide por ahora ese flujo de inversiones.

Según Carlos Alberto Serna, gerente de Espacios Urbanos,  compañía que diseñó el hotel con forma de velero en el sector de Costa Pacífica de Ciudad de Panamá,  nuestro país está preparado para incursionar en este tipo de proyectos. “Prueba de ello es que  Donald Trump ya estuvo en Cartagena y otras ciudades observando la posibilidad de invertir en el país, pero la falta   de la ley de segunda vivienda se atravesó en el camino”, indicó.

Sin embargo, hay buenas noticias. El viceministro de Vivienda, Julio Miguel Silva, confirmó a El Espectador que el proyecto de ley de segunda vivienda estará este semestre en las mesas de trabajo del Congreso de la República, lo cual ayudaría a impulsar la locomotora de la construcción, con la cual el Gobierno pretende dinamizar la economía.

Si bien el país incursionó en incentivos a las empresas nacionales o extranjeras que construyeran hoteles, lo que, por ejemplo, los exoneraría del pago del impuesto de renta durante 30 años, esta herramienta no fue suficiente  para catapultar la intención del Gobierno;  por ello se requiere sacar adelante esta ley, que permitiría la llegada de cientos de estos personajes que ven  a Colombia como un lugar apropiado para invertir.

En 2004 los ‘baby boomers’ de Inglaterra eran los propietarios de más de 80% de las riquezas del  Reino Unido. Compraron  80% de toda gama de automóviles,  80% de los cruceros y 50% de los productos de cuidado de la piel. Este  tipo de inversionistas es el que el Gobierno quiere tener  en el país, por eso impulsará el proyecto de ley para competirles a los países del Caribe y Centroamérica, que ya tienen este tipo de normas y brindan incentivos a los compradores extranjeros.

De acuerdo con el viceministro Silva, el proyecto contempla la creación de una franja, parecida a las zonas francas, donde desarrolladores o inversionistas puedan construir vivienda que sería comprada por extranjeros con un alto poder de adquisición.

“Lo que pretende el Gobierno es ‘descartagenizar’ el proyecto de la ley de segunda vivienda e incluir otras zonas, como la Costa Caribe, el Eje Cafetero, los Llanos Orientales, el Valle del Cauca, el norte del Valle y otros sectores del país”, explicó el funcionario.

Se entienden como segunda vivienda los inmuebles que pueden ser adquiridos por personas nacionales o extranjeras no residentes en Colombia, pensionados en el exterior o inversionistas de capital externo.

Esta clase de vivienda, según el proyecto de ley, podrá ser usada como lugar de residencia permanente o para ser ocupada temporalmente en épocas vacacionales.

Para Sandra Forero Ramírez, nueva presidenta de Camacol, la ley de segunda vivienda es fundamental, ya que se pueden desarrollar grandes proyectos como los que se han construido en Panamá, Costa Rica, República Dominicana y otros países caribeños. Agregó, además, que Camacol seguirá muy de cerca esta iniciativa que presentará el Gobierno al Congreso.

De acuerdo con los estudios de Espacios Urbanos, quienes durante cuatro años (2006-2010) han analizado las cifras para calcular el tamaño del mercado potencial para Colombia, 40 % del total de ‘baby boomers’ del primer mundo tiene ingresos superiores a US$50.000 mensuales, es decir, 120 millones  de ellos tienen la capacidad adquisitiva para establecerse en otro país.

Otra de las conclusiones de esta compañía es que sólo  el 20% de este segmento adquiere su segunda vivienda fuera de su país de origen (24 millones), y   10% de ellos escoge como su lugar de retiro la cuenca del Caribe (República Dominicana, México, Costa Rica, Panamá, Colombia, entre otros).

Se prevé que 15% de los 2,4 millones de ‘baby boomers’ que escogen la cuenca del Caribe se establecería en Colombia, es decir, 360.000.  Y como el rango de tiempo de su jubilación es 18 años (1946 a 1964), el promedio cada año sería de 20.000.

“Se estima que de los 20.000 ‘baby boomers’ anuales que elijan Colombia, 60%  viene en pareja y 40%  solo. Lo anterior implica que el número de viviendas requeridas por año sería de 14.000  unidades y no 20.000”, explicó Serna.

El estudio señala que el tamaño promedio de una segunda vivienda es de 180 m²  y su valor es de US$305.000, lo que representaría una inversión en Colombia de US$ 4.270 millones de los ‘baby boomers’ durante 14 años.

La construcción de cada casa generaría 8 empleos directos y 32 indirectos, lo que representaría 112 mil empleos directos y 448 mil indirectos en este período.

Si vemos que estas personas empezaron a jubilarse desde hace cuatro años, el país se ha quedado atrás en las tendencias internacionales de desarrollo inmobiliario.

Entre tanto, el empresario Guillermo Rincón considera que la ley de segunda vivienda es importante para el país, pero que las zonas libres de segunda vivienda deben ser más amplias: “Se debe incluir también a la Costa Pacífica, donde hay gran potencial turístico y gran riqueza ecológica”.

En los próximos días los empresarios se reunirán con el Gobierno  para reorientar el proyecto 148 de 2007, el cual se presentará en la nueva legislatura que inicia el próximo 20 de julio.

Los ‘baby boomers’
En la primera fase, el ‘baby boomer’ compra  una vivienda fuera de su país, una exportación cuyos beneficios permanecen en la nación elegida. En la segunda fase, la casa genera dinamismo para el sector de la construcción. La casa permanece y continúa generando gastos que representan ingresos para el país. En la tercera fase, en el inversionista que ya está familiarizado con la nación puede surgir un deseo de invertir en un negocio en el nuevo país, señala el estudio de Espacios Urbanos.

Temas relacionados